Mueren 28 personas en manifestación contra el presidente sirio

viernes, 15 de julio de 2011
MÉXICO, D.F. (apro).- Al menos 28 personas murieron este viernes durante una manifestación en la que participaron alrededor de un millón de personas para exigir, de nueva cuenta, la renuncia del presidente Bashar al-Assad. A través de las redes sociales, organizaciones no gubernamentales y de derechos humanos afirmaron que la manifestación de hoy fue la más numerosa de las que se han realizado desde el inicio del conflicto, a mediados de marzo pasado. Desde su página en Facebook, la organización Syrian Revolution 2011 convocó a los sirios a manifestarse, en homenaje a los “rehenes por la libertad”, es decir los miles de “presos políticos” y manifestantes detenidos en las prisiones del país. Miles de personas acudieron a la convocatoria de Syrian Revolution 2011, pero las manifestaciones no estuvieron exentas de víctimas mortales y numerosas detenciones. Abdel Karim Rihaui, activista de la Liga Siria de Derechos Humanos, informó que 16 de los 28 fallecidos cayeron en Damasco, capital de Siria, luego de que las fuerzas de seguridad abrieran fuego para dispersar a los manifestantes. Además, un niño murió en Jobar, en las inmediaciones de Damasco, cuatro más en Duma y otras dos en Kadam. Las fuerzas de seguridad también asesinaron a tres personas en Idleb y a dos más en Daraa, precisó Rihaui. Sin dar una cifra aproximada, el activista también señaló que hubo varias decenas de heridos y detenidos en todo el país. “Más de un millón de personas se manifestaron hoy (viernes) en Hama y Deir Ezor. Es un mensaje a las autoridades de que las manifestaciones se extienden en todo el país”, apuntó por su parte Rami Abdel Rahman, del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Y, según dijo, en la ciudad de Hama más de 500 mil personas salieron de nueva cuenta a las calles y un número similar en Deir Ezor. Destacó que las de hoy han sido las manifestaciones más importantes contra el gobierno sirio desde el 15 de marzo, cuando inició la revuelta en demanda de reformas democráticas y la renuncia de al-Assad. También hubo numerosas manifestaciones en Raqa, Alepo y Homs, donde los activistas reportaron al menos 15 personas heridas de bala. Por otra parte, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, manifestó que la situación en Siria es delicada porque “no se puede regresar al pasado”, y el presidente sirio –añadió– ha perdido su legitimidad por la represión ejercida contra su pueblo. En tanto, Robert Ford, embajador de EU en Siria, quien la semana pasada provocó la furia de los seguidores de al-Assad por apoyar una marcha de la oposición, afirmó hoy que el régimen se arriesga a ser “borrado por las manifestaciones populares”, y llamó a al-Assad a “tomar la difícil decisión” de realizar reformas. Por separado, la Unión Europea manifestó que estaba lista para “continuar y hacer avanzar” su política de sanciones a Siria, que el próximo lunes 18 será dada a conocer oficialmente por los ministros europeos de Relaciones Exteriores.

Comentarios