Por segunda vez en la semana, policía reprime a "indignados" en Madrid

jueves, 4 de agosto de 2011
MADRID (apro).- La policía antidisturbios desalojó por la fuerza a cientos de “indignados” del movimiento 15-M que pretendían realizar esta noche una protesta frente al Ministerio del Interior, en el Paseo de la Castellana. Esta es la segunda ocasión en la semana que la policía madrileña desaloja a los indignados. La primera vez, el martes pasado, retiró por la fuerza el campamento informativo que el movimiento mantenía en la Puerta del Sol. Dos jóvenes fueron detenidos, con lo que suman cinco desde el desalojo del martes, y una decena sufrió contusiones por los golpes propinados por los antidisturbios a la hora de dispersar a la multitud. Los indignados iniciaron desde el martes pasado una jornada de protesta continua con distintas convocatorias, hoy mismo al mediodía en la Plaza de Oriente, a un costado del Palacio Real, y por la tarde una más en la Fuente de Cibeles, donde acordaron marchar para protestar en la sede del Ministerio del Interior. Desde el lunes pasado la Puerta del Sol se encuentra materialmente blindada por cientos de elementos de la Policía Nacional y de la Policía Municipal de Madrid. Los “indignados” atribuyen este operativo de desalojo a la próxima visita del Papa Benedicto XVI, para encabezar la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) que se celebrará en esta ciudad del 16 al 21 próximos. “La visita del Papa, con mis impuestos no”, decía una de las muchas pancartas que enarbolan los jóvenes indignados en las inmediaciones de la Plaza del Sol, hoy alrededor de las 20:00 horas, según se pudo constatar. En Cibeles coreaban consignas: “Nosotros no somos la juventud del Papa”, gritaban en esa la confluencia del Paseo de Recoletos y Alcalá, donde Benedicto XVI celebrará uno de sus eventos iniciales de su visita. Fue en Cibeles donde los jóvenes decidieron manifestarse frente al Ministerio del Interior. Otros proponían dirigirse a las sedes del Partido Popular (PP) y del Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Después del desalojo matutino del martes pasado, los jóvenes del 15-M han realizado varios intentos infructuosos, hasta ahora, de reposicionarse en la Puerta del Sol La noche del miércoles, los jóvenes bloquearon la Gran Vía para realizar una multitudinaria asamblea, donde acordaron seguir con sus acciones, para tratar de repudiar el desalojo, que sea presuntamente por la visita papal. Después del desalojo en las inmediaciones del Ministerio del Interior, que encabeza Antonio Camacho, el Paseo de la Castellana permanece cortado al tráfico vehicular, hasta las 23:45 (hora de España). El desalojo tuvo inicio alrededor de las 23:00 horas, luego de que recorrieron desde la plaza de Cibeles. Según los primeros reportes extraoficiales, hay dos personas detenidas y una decena sufrió contusiones. El periódico El País, en su página web, consideró que “posiblemente es el incidente más grave ocurrido en las movilizaciones del 15-M en Madrid desde que comenzaron las protestas”. Decenas de policías antidisturbios permanecen custodiando las inmediaciones del Ministerio del Interior -del que depende la Policía Nacional-, en medio de gritos de “asesinos” que lanzaban los inconformes. Hasta ahora un grupo de indignados se encuentra en una plaza cercana, en la calle Colón, a unos metros de la Audiencia Nacional, a una calle del Ministerio del Interior. Hasta el momento, la delegación del gobierno central o el ayuntamiento se han negado a dar información sobre la causa del desalojo del martes y el blindaje de la Puerta del Sol. Las organizaciones de comerciantes de la zona de Sol y de la calle Preciados, el área comercial del centro madrileño, han pedido a la policía el uso de la fuerza pública, “si es necesario”, y han reclamado la pasividad de sólo blindar la Puerta del Sol. La movilización y acampada de los jóvenes “indignados” tenía 79 días en la Puerta del Sol; luego de que levantaron su campamento completo en junio pasado, habían dejado un campamento de información, el cual fue desalojado el martes.

Comentarios