Rechaza Obama admisión de Palestina como miembro de la ONU

miércoles, 21 de septiembre de 2011
WASHINGTON (apro).- El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, reconoció la necesidad de los palestinos de contar con una nación soberana e independiente, aunque pidió a los países miembros de las Naciones Unidas (ONU) rechazar la petición de declarar a Palestina como miembro de la institución. Durante su participación en la 66 Asamblea General de la ONU, Obama sentenció que la única manera de que Palestina alcance el estatus de nación independiente y soberana es por medio de las negociaciones de una paz con Israel. “Hace un año me presenté en este podium para hacer un llamado por una Palestina independiente. Creía en ese entonces, y lo sigo creyendo ahora, que el pueblo palestino merece tener su propia nación, pero también dije que una paz genuina sólo se puede consolidar entre los propios israelitas y palestinos”, subrayó Obama ante jefes los jefes de Estado y de Gobierno que asisten a la Asamblea General. El discurso de Obama –con la exigencia a la ONU de no intervenir en la edificación de Palestina como nación soberana–, dedicado a “la búsqueda de la paz en un mundo imperfecto”, se dio en el preámbulo de que la Asamblea General someta a consideración la entrega de la membresía completa a los palestinos como el país miembro número 194 de la organización multilateral. Este viernes se tiene previsto que Mahmoud Abbas, presidente de la autoridad palestina, entregue la solicitud de membresía completa a Ban-Ki-Moon, secretario general de la ONU, para que a su vez la someta a votación del Consejo de Seguridad del organismo que preside. “Estoy convencido de que no hay atajos para poner fin a un conflicto que ha perdurado por décadas. La paz es un trabajo difícil y no se alcanza por medio de declaraciones y resoluciones en las Naciones Unidas, si fuera así ya lo hubiesen logrado”, enfatizó Obama en su discurso. El gobierno de Estados Unidos ya advirtió a los 193 países miembros de la ONU que, como miembro permanente del Consejo de Seguridad, vetará la petición de Abbas de declarar a Palestina como nación soberana e independiente. Si Abbas entrega la petición formal al secretario general de la ONU, el Consejo de Seguridad, aun con la amenaza de Estados Unidos, tendría que realizar el proceso de votación. De vetarlo el gobierno de Obama, la solicitud pasaría entonces a consideración de la Asamblea General, donde sólo requiere del apoyo de la mayoría de los países que integran a la ONU para ser aprobada. Con la designación de Palestina como nación soberana e independiente, su gobierno tendría acceso a organismos multilaterales adherentes a la ONU para cualquier disputa de carácter internacional, de ahí la preocupación de Obama y del primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu. Como miembro completo de la ONU, Palestina podría llevar ante la Corte Internacional la disputa de territorios ocupados con Israel, o denunciar ante la Comisión Internacional de Derechos Humanos los asentamientos humanos, sanciones económicas y ataques que lleve a cabo en su contra el gobierno israelita. “Hay un asunto que se coloca como una prueba para los principios y la política exterior de Estados Unidos, y es el conflicto entre Israel y los palestinos”, insistió Obama. En un intento más por evitar la solicitud de Palestina de membresía completa en la ONU, en el marco de la Asamblea General en Nueva York, Obama se reunió por separado con Natanyahu y posteriormente con Abbas. El mandatario estadunidense también sostendrá un encuentro con ambos para instarlos a regresar a la mesa de negociaciones que conlleven a la paz entre Israel y Palestina, así como a la demarcación de fronteras entre ellos. En su largo discurso, Obama colocó como tema principal el tema de la paz y conflictos bélicos en el Medio Oriente. Hizo énfasis en que la lucha contra el terrorismo y las guerras en Irak y Afganistán finalmente están dando los frutos esperados por el mundo. “Sí ha sido una década difícil”, reconoció Obama en referencia a los 10 años que han transcurrido desde los ataques terroristas a Nueva York, Washington y Pennsylvania, el martes 11 de septiembre de  2001. “Este ha sido un año extraordinario. Se acabó el régimen de Muammar Gadaffi (Libia) y no están más en el poder Laurent Gbagbo (Costa de Marfil), Ben Ali (Túnez) y Hosni Mubarak”, destacó el presidente de Estados Unidos, quien también anunció que pronto las tropas estadunidenses saldrán de Irak y de Afganistán, para que este ultimo país se haga cargo de su propia seguridad a partir del 2014. Pero también insistió en la necesidad de que la comunidad internacional continúe presionando a gobiernos como Irán y Siria, en el Medio Oriente, para que adopten medidas democráticas como las que acabaron con los regímenes de Egipto y Túnez. “Por el bienestar de Siria, de la paz y la seguridad en el mundo, debemos hablar con una sola voz. No hay excusa para la falta de acción. Hoy es el momento para que el Consejo de Seguridad de la ONU imponga sanciones al régimen de Siria”, declaró Obama. Asimismo, insistió en la necesidad de que la ONU siga interviniendo para que Irán y Corea del Norte no concreten sus objetivos de desarrollar armas nucleares. Precisamente a las armas nucleares, pobreza, ignorancia y a las enfermedades, el presidente Obama las catalogó como los principales enemigos de la humanidad. “Estas fuerzas corroen la posibilidad de una paz duradera y juntos debemos confrontarlas”, añadió. También hizo un llamado a la comunidad internacional a unirse en el combate a la volatilidad de los mercados financieros por medio de la reducción de déficits federales. Obama señaló que los déficits fue la causa de la crisis económica mundial de 2009, de la que, subrayó, todavía no logra salir la mayoría de los países. “Una vez más debemos tomar acciones coordinadas y urgentes… Alrededor del mundo la recuperación sigue siendo muy frágil”, remató Obama.

Comentarios