Deja Obama en manos del Senado acuerdo para librar precipicio fiscal

viernes, 28 de diciembre de 2012
WASHINGTON (apro).- El presidente Barack Obama anunció que los líderes de la Cámara de Senadores trabajan en la elaboración de un plan para evitar el precipicio fiscal y afirmó que si no se logra el compromiso de todas maneras el Capitolio debe someter a votación un plan básico para evitar la debacle. “Se está acabando la paciencia de la gente”, dijo Obama en la sala de prensa de la Casa Blanca, luego de concluir una reunión con los líderes republicanos y demócratas del Congreso federal, la cual, dijo, fue “buena y constructiva”. El mandatario indicó que en la sesión instruyó a Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en el Senado, y a Mitch McConnell, de la minoría republicana, para que definan un paquete fiscal que debe ser sometido a votación antes del 1 de enero del próximo año. “Soy optimista de que se pueda alcanzar un acuerdo que sea aprobado a tiempo en las dos Cámaras. Los senadores Reid y McConnell trabajan en estos momentos en la elaboración de dicho compromiso”, subrayó el presidente. Ante la urgencia de evitar el declive fiscal con consecuencias macroeconómicas mundiales, Obama pidió a los senadores que por lo menos se comprometan en la estructuración de un proyecto de ley que evite el aumento de los impuestos a las personas y familias que ganan menos de 250 mil dólares al año, y que extienda los subsidios para dos millones de estadunidenses desempleados. “Pero --advirtió Obama--, si no se logra a tiempo un acuerdo entre los senadores Reid y McConnell, urgiré al senador Reid a que someta a consideración del pleno del Senado un paquete básico que simplemente sea sometido a una votación de si o no. Un paquete que proteja a la clase media de un aumento en sus impuestos, que extienda la línea de vida de seguro de desempleo para dos millones de estadunidenses que buscan empleo, y que siente las bases para una cooperación futura sobre el crecimiento económico y reducción del déficit”, enfatizó Obama. Los senadores Reid y McConnell, tienen de plazo hasta este sábado por la noche para definir un acuerdo que evite el precipicio fiscal. De concretarse el compromiso e incluso de no lograrlo, la Cámara de Senadores sometería a votación ambas opciones este domingo, y posteriormente se haría lo mismo en la Cámara de Representantes el mismo 30 de diciembre, o el lunes 31 por la mañana para que con ello, antes del primer minuto del 1 de enero de 2013, el presidente Obama promulgue en ley lo aprobado por ambas Cámaras, de ser este el caso. El presidente indicó que él sabe que si las respectivas mayorías que dominan el Congreso, la demócrata en el Senado, y la Republicana en la Cámara de Representantes, logran un acuerdo para evitar la debacle fiscal, ésta podría fácilmente conseguir su aprobación. “Pero si los miembros del Senado o de la Cámara deciden votar ‘no’, lo pueden hacer; pero deben permitir que todos los legisladores voten”, apuntó Obama, quien advirtió a los legisladores que los estadunidenses están observando este impasse político sobre un tema que debe ser prioridad para todos. “El pueblo estadunidense está mirando lo que hacemos en Washington; obviamente, su paciencia ya está acabándose. Esto es otra vez un deja vu”, subrayó Obama en referencia a que desde que él está de presidente, las diferencias políticas entre republicanos y demócratas han obstaculizado compromisos que se enfocan a agilizar la recuperación económica de la nación. En el Capitolio, John Boehner, el líder republicano y presidente de la Cámara de Representantes, se opone al plan de Obama que consiste en incrementar el impuesto a los ricos y reducirlos a los ciudadanos de la llamada clase media. Boehner sólo acepta que se incremente el pago tributario a las personas y familias que ganan mas de un millón de dólares al año.

Comentarios