Disminuyen el gasto público y suben gravámenes en España

viernes, 30 de marzo de 2012
MADRID, (apro).- El gobierno de Mariano Rajoy presentó este viernes “el presupuesto más austero de la historia de la democracia” en España, que incluye de entrada un ajuste global de 27 mil 300 millones de euros este año. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, dijo que la medida será “dura, muy dura”. Y es que la propuesta de Rajoy prevé la reducción de casi 17% del gasto de los ministerios de la administración central, así como una “amnistía fiscal” para impuestos no declarados, además del incremento de impuestos de sociedades de las grandes empresas y el impuesto sobre la renta, con los que se pretende recaudar 12 mil 300 millones de euros, a fin de que no se toque el IVA. Asimismo, a partir del próximo 1 de abril se incrementarán las tarifas de la luz en 7% y en 5% las del gas, y se pondrá en marcha un co-pago en Justicia para evitar “la excesiva litigiosidad” con recursos judiciales en segunda instancia, que ayudará también a descongestionar los juzgados. En la conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros de hoy, con una inusual cobertura de medios de comunicación, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría advirtió que los presupuestos responden a una situación “extraordinaria”, y que España va a cumplir “sí o sí” con los compromisos de reducción de déficit, de 8.5% (como cerró 2011) a 5.3% para fines de 2012. Ello sucedió un día después de la huelga general que se vivió aquí, y el mismo día que el ministro de Economía, Luis de Guindos, se reunió en Copenhague con sus homólogos en el Eurogrupo, para tratar de convencerlos sobre las medidas de ajuste que ha puesto en marcha el gobierno español en los primeros cien días de gobierno. Por su parte, el ministro Montoro dijo que los presupuestos obligan al gobierno a “renunciar a muchos programas de gasto” con la finalidad de “equilibrarlo”, porque España vive “una situación crítica”. Por ejemplo, reducción de gastos en renglones de desarrollo, donde se reducirán 594 millones de euros, mientras que las políticas activas de fomento al empleo reducirán mil 557 millones de euros, pese a haber estado en el programa electoral de Rajoy. Este ajuste de 27 mil 300 millones de euros, explicó Sáenz de Santamaría, exige el “compromiso con los españoles y con el resto de países de la Unión Europea”. El recorte, explicó, “no puede ser de otra manera”, porque en el año 2011 se tuvo un gasto de “90 mil millones más de lo que se ingresó”. El gobierno español dio a conocer que mantendrá la actualización de las pensiones públicas y que se congelará el sueldo de los funcionarios, además de que se mantendrán las prestaciones por desempleo y el gasto en becas. En relación al plan de amnistía fiscal, el ministro Montoro dijo que se establecerá un “gravamen especial” del capital que se regularice en 10%, lo que le exonerará de futuras penalizaciones.Esta acción permitirá que afloren capitales que son desviados a paraísos fiscales y en la economía sumergida. El cálculo del gobierno es que se podrían recaudar alrededor de 2 mil 500 millones de euros con esta medida, y permitirá que afloren aproximadamente 25 mil millones del capital que se encuentra fuera del alcance de la Agencia Tributaria. Esta amnistía estará solamente vigente hasta noviembre, después de lo cual se empezará a aplicar un “plan severo de penalizaciones”. Según Montoro –quien en la oposición fue un crítico de esta medida–, este tipo de procedimientos son recomendados por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en países con dificultades económicas.

Comentarios