Suspende EU deportación a indocumentados menores de 30 años

viernes, 15 de junio de 2012
WASHINGTON.- (apro).- El presidente Barack Obama emitió un memorándum ejecutivo por el que ordena cesar la deportación de cientos de miles de indocumentados que entraron a territorio estadunidense siendo menores de edad. “No es amnistía, es lo correcto y lo que se tenía qué hacer”, declaró Obama en una ceremonia especial en la Casa Blanca que de inmediato fue aplaudida por los defensores de los inmigrantes indocumentados. Sin embargo, el anuncio hecho desde el Jardín de las Rosas de la Casa Blanca fue considerado por parte de los republicanos del Congreso y por el sector más conservador de la sociedad de Estados Unidos, como “una violación de las leyes”. Además, acusaron a Obama de ordenar la medida para beneficiarse del voto de la comunidad hispana, justo ahora que está perdiendo terreno frente a la candidatura presidencial del republicano Mitt Romney. El anuncio de la suspensión de las deportaciones, que según el Centro Pew beneficiará a 1.4 millones de indocumentados, lo hizo Obama justo cuando su campaña está registrando una caída en su nivel de popularidad y su contrincante, Mitt Romney, repunta en términos de apoyo entre los votantes estadunidenses. “Esta medida es una acción correcta que se debía tomar”, enfatizó Obama, quien incluso fue interrumpido por un reportero de un diario conservador, quien lanzó críticas al presidente por anunciar el fin de las deportaciones de indocumentados. La orden emitida por el Ejecutivo, que deberá poner en práctica el Departamento de Seguridad Interior, define cinco requisitos verificables para beneficiarse de esa acción. Primero, se aplica únicamente a las personas que llegaron a Estados Unidos como indocumentados antes de que cumplieran los 16 años de edad. Segundo, que los beneficiarios demuestren que han residido de manera consecutiva en Estados Unidos por lo menos durante un periodo de cinco años. Tercero, que el beneficiario esté actualmente en la escuela (para el caso de los menores de edad), que haya terminado la secundaria en Estados Unidos, posea un certificado de desarrollo de educación general o sea veterano de guerra dado de alta con honores en las Fuerzas Armadas o el Servicio de Guardacostas. Cuarto, que no tenga antecedentes penales ni que se le considere como amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos. Y quinto, que no sea mayor de 30 años. En el Capitolio, Lamar Smith, representante federal por el estado de Texas y presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, acusó a Obama de violar la ley. “Este cambio de acción política enorme tiene consecuencias horribles para nuestra democracia”, declaró Smith en el Congreso. Por su parte, Janet Napolitano, secretaria de Seguridad Interior, aclaró que la medida anunciada por Obama lo que hace es “parar” de manera temporal --dos años-- la deportación de los inmigrantes indocumentados que se beneficiarán con esa decisión. Al mismo tiempo, abundó, se les permitirá estar en la Unión Americana por 24 meses, y en ese lapso los beneficiarios tendrán derecho a conseguir un permiso de trabajo. Pese a que el voto de la comunidad hispana en Estados Unidos aún carece del poder, en números reales, para definir una elección presidencial, se considera que su sufragio es esencial para elegir al ganador en los estados de Florida, Colorado, Nevada y Nuevo México. Estos votos podrían ser muy importantes para Obama en su puja contra Romney de cara a los comicios del próximo 6 de noviembre.

Comentarios