Pide España préstamo a Unión Europea para evitar quiebra

sábado, 9 de junio de 2012
MADRID (apro).- El gobierno de España acordó hoy con sus socios europeos pedir el rescate de su sector financiero, al solicitar una inyección de fondos comunitarios para evitar la quiebra. El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció esta tarde que “el gobierno español reclama su intención de pedir capitalización europea”. España es el cuarto país europeo que se ve obligado a recurrir al rescate ante el riesgo de quiebra, luego de Irlanda, Portugal y Grecia. Tras una conversación de dos horas y media sobre el rescate de la banca española, los ministros de Finanzas de la zona euro llegaron a un principio de acuerdo para aportar una ayuda máxima de 100 mil millones de euros. Fuentes próximas a la reunión dijeron al periódico El Mundo que este rescate no será sin imponer condiciones de política económica al gobierno español. Las condiciones se centrarían sólo en el sector bancario, que incluye una limitación en la política de dividendo y en la remuneración de los directivos. En su comparecencia, en la sede del Ministerio de Economía, De Guindos señaló que todas las cifras manejadas tanto por los informes del FMI como por los estudios preliminares de los auditores independientes, arrojan “cifras manejables”. Según las fuentes de la UE que se han ventilado en los días recientes, la ayuda oscilaría entre los 40 mil millones de euros y el tope de 100 mil millones. Dijo que la cantidad del rescate será “suficiente” para cumplir las exigencias que se deriven de las conclusiones de los análisis encargados a dos auditorías y las evaluaciones del FMI, además de “un amplio margen de seguridad” que ataje las dudas del mercado. Asimismo, el ministro señaló que se descarta que el rescate lleve implícito un plan de austeridad para el conjunto del Estado. En los últimos días Alemania cedió a que a España se le aplicara un “rescate suave” con ajustes restringidos exclusivamente al sector financiero. En la negociación, en la que participó el FMI, los gobiernos de Holanda y Finlandia fueron los que plantearon una posición más drástica con España, y hasta que éstos cedieron en sus posiciones, se logró arribar al acuerdo anunciado esta tarde (hora española). Una de las discusiones se centró en la participación del FMI en el plan de ayudas, al que España se negaba a la intervención de este organismo, para evitar ser comparado con los rescates de Irlanda, Portugal y Grecia. En los días recientes, España sufrió una de las más duras presiones del extranjero, pese a que el gobierno de Mariano Rajoy prefería esperar a conocer los informes del FMI -que se conoció hoy a las 2 am, hora de España- y de las dos consultoras privadas Roland Berger y Oliver Wyman, cuyos resultados se prevé sean dados a conocer en las próximas dos semanas.

Comentarios