Uruguay, primer país de Latinoamérica en legalizar la mariguana

martes, 10 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- Uruguay se convirtió hoy en el primer país latinoamericano en legalizar la mariguana y el primero en todo el mundo en dejar en manos del Estado la producción, distribución y venta del estupefaciente. Luego de 12 horas de debate y con 16 votos a favor –de 29– de la coalición de izquierda del gobernante Frente Amplio, el Senado uruguayo aprobó el polémico proyecto que permitirá la producción, distribución y venta de cannabis, el autocultivo y los clubes de consumidores, todo bajo control estatal. El objetivo de la ley, según el mandatario uruguayo José Mujica, es arrebatar el mercado a los cárteles del narcotráfico y evitar que los usuarios se inclinen por consumir drogas duras. De acuerdo con el dictamen aprobado, el Estado asume el control y la regulación de las actividades de importación, producción, adquisición a cualquier título, almacenamiento, comercialización y distribución de la mariguana o sus derivados. Además, se crea un organismo estatal, el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), que dependerá del Ministerio de Salud Pública y emitirá licencias y controlará la producción, la distribución y compraventa. Las licencias podrían empezar a expedirse a mediados del próximo año. La mariguana se podrá comprar en farmacias autorizadas a todos los uruguayos o residentes en el país, mayores de 18 años, quienes se hayan registrado como consumidores para uso recreativo o medicinal. Los usuarios podrán acceder a la hierba por dos vías: mediante el autocultivo personal, limitado a seis plantas y un máximo de 480 gramos por cosecha al año, y en clubes con membresía de mínimo 15 socios y máximo de 45. En este caso el club podrá contar con un máximo de 99 plantas. Una persona podrá poseer un máximo de 40 gramos de mariguana y esa misma cifra será la que se pueda expender por persona al mes. No se ha establecido el precio que tendrá la mariguana, aunque el gobierno pretende que sea de un dólar por gramo para competir con la oferta de los cárteles de la droga. Los productores nacionales que quieran cultivar cannabis tendrán que contar con licencia del Estado, sin embargo, el proyecto de ley no especifica qué criterios se aplicarán para otorgar licencias, cuánto costará o quién se las autorizará. Lo que sí define es que se crearán los registros correspondientes para la producción, autocultivo y acceso a la mariguana a través de farmacias. El gobierno prevé que se produzcan y vendan unas 25 toneladas de mariguana al año, que es lo que se consume en el mercado negro, según estimaciones oficiales. La mariguana también se podrá cultivar con fines científicos y de uso medicinal y se podrá obtener con receta médica, además de que se habilitará la producción del cannabis no psicoactivo, conocido como cáñamo industrial. Sin embargo, toda plantación no autorizada será destruida con intervención de un juez y el IRCCA, que será el encargado de aplicar las sanciones por infracciones a las normas en materia de licencias. Actualmente, el mercado de la mariguana ilegal en Uruguay está valorado en unos 30 mil millones de dólares anuales. “El experimento” Al referirse a la legalización de la mariguana, que él mismo propuso, el presidente uruguayo José Mujica señaló que se trata de una decisión política que “no es bonita” pero que se toma para no “regalar a la gente al narcotráfico”. En declaraciones al Canal 4 de la televisión uruguaya, admitió que el país y sus ciudadanos no están “totalmente preparados” para una decisión de estas características, pero aun así pidió aprobar el “experimento”. “Esto no es un ¡viva la Pepa!, esto es como quien toma un purgante, es tomar medidas que no son bonitas, pero no queremos dejar regalada esa gente al narcotráfico", subrayó Mujica. El mandatario reconoció que existen recelos en torno a la iniciativa y “la duda es legítima”, pero –dijo– ésta no "puede paralizar ensayar nuevos caminos ante un problema que nos tiene agarrados”. No obstante, prometió que el proceso de regulación será “gradual” y su gobierno será “muy observador de la realidad”, sin fomentar el consumo de mariguana. “¿Quién dice que el tabaco es bueno? Y sin embargo la gente fuma”, reflexionó el mandatario de 78 años. Durante la discusión del proyecto, el oficialismo mostró su entusiasmo por la aprobación de la nueva ley porque representa “una política decidida e innovadora frente al crimen organizado”, dijo el senador oficialista Roberto Conde. Su compañera de bancada, la senadora Constanza Moreira, señaló que “esta ley nos vuelve a poner a la vanguardia de América Latina. Para muchos de nosotros hoy es un día histórico. Muchos países de América Latina, y muchos gobiernos, tomarán esta ley como ejemplo”, dijo. Por su parte, la oposición criticó que Mujica se refiriera a esta iniciativa como un “experimento”. “Es terrible hacer un experimento con la gente de un país”, dijo el senador Luis Lacalle, del Partido Nacional, y presidente del Uruguay entre 1990 y 1995. “Yo le diría al señor (George) Soros, al señor (David) Rockefeller y al señor presidente de la República, que con los uruguayos no se experimenta, que los uruguayos no somos cobayos de laboratorio”, dijo en su oportunidad el senador Pedro Bordaberry, del Partido Colorado. Varios senadores oficialistas dijeron que Mujica usó la palabra “experimento” como sinónimo de “experiencia”. Durante la discusión, una importante columna de activistas llegó el martes a las puertas del palacio legislativo en la ciudad de Montevideo para apoyar la propuesta de legalizar el consumo y regular la producción y venta de la mariguana por parte del Estado.  

Comentarios