Halla la ONU fosa común con 75 cadáveres en Sudán del Sur

martes, 24 de diciembre de 2013
MÉXICO, D.F., (apro).- La Organización de las Naciones Unidas (ONU) halló una fosa con 75 cadáveres en la Bentiu, capital del Estado petrolero de Unidad, en el norte del país, donde se han incrementado los combates entre fuerzas gubernamentales y rebeldes del exvicepresidente Riek Machar, que han dejado cientos de muertos en los últimos días. La ONU también denunció la existencia de otras dos fosas en la capital del país, Juba. De acuerdo con un comunicado de la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, publicado en Ginebra, los cuerpos de Bentiu pertenecen a miembros la etnia Dinka que combatió en las filas del Ejército de Liberación del Pueblo de Sudán y después de la independencia en 2011 se convirtió en el núcleo de las Fuerzas Armadas de Sudán del Sur. La funcionaria de Naciones Unidas denunció también "ejecuciones en masa, por fuera de todo juicio", ataques contra individuos basados en su pertenencia étnica y "detenciones arbitrarias" registradas en los últimos diez días en Sudán del Sur. También expresó su inquietud por la suerte de muchas personas que fueron y son detenidas en lugares desconocidos, entre ellos varios cientos de civiles, detenidos durante allanamientos de casas y hoteles en Juba. Al menos 45 mil civiles del Sudán del Sur, dijo, se han refugiado en las bases de la ONU en el país, entre ellos 20 mil en la capital. Pillay advirtió a las diferentes facciones armadas enfrentadas en Sudán del Sur que las acusaciones de crímenes contra la humanidad serán investigadas por la ONU. "El mundo observa a todas las partes (enfrentadas) en Sudán del Sur", dijo el lunes por la noche el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, durante una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la crisis sursudanesa, cuando empezaron a conocerse testimonios de asesinatos por motivos étnicos. La ONU "investigará las acusaciones de graves violaciones de los derechos humanos y de crímenes contra la humanidad", añadió, afirmando que "los responsables de alto nivel deberán responder personalmente y afrontar las consecuencias, incluso si aducen no haber estado al corriente de los ataques". Los combates estallaron hace diez días, luego de que el presidente Salva Kiir acusó a su exvicepresidente Riek Machar, al que destituyó en julio, de intento de golpe de Estado. Desde hace dos semanas Sudán del Sur está sufriendo feroces combates entre el Ejército y grupos opositores. Los rebeldes aseguran tener el control completo sobre el estado de Unidad y su capital, Bentiu, donde se ubican los mayores yacimientos petroleros del país con unas reservas estimadas de 150 millones de barriles.

Comentarios