Gran Bretaña: Cameron en la encrucijada

viernes, 22 de marzo de 2013
LONDRES (apro).- El primer ministro británico David Cameron, que para muchos electores representa los intereses de las clases acomodadas y aristocráticas de Gran Bretaña, está cada vez bajo mayor presión para cambiar el impopular rumbo económico y político de su gobierno de coalición, luego de desplomarse el apoyo del electorado y ante el peligro de una triple recesión en el país. Según el último sondeo de opinión en el Reino Unido del pasado domingo 10, elaborado por la consultora Opinium para el dominical inglés The Observer, el gobernante Partido Conservador cayó al segundo lugar en materia de apoyo popular, con sólo 27% de los votos, detrás del opositor Laborismo, que ahora encabeza la encuesta con 39%. Esa diferencia de 12 puntos es una de las más amplias en los últimos años. La sorpresa la dio el Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) –agrupación anti-inmigrante que busca la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea–, al superar a los Liberales Democráticos como la tercera fuerza política del país. El UKIP logró 17% de los votos y se perfila ahora como un posible contendiente de los “tories” (conservadores) para los próximos comicios generales de 2015. Por su parte, los Lib-dems, que junto con los conservadores conforman el gobierno de coalición que a duras penas inició en mayo de 2010, sólo obtuvieron 8%. Cayeron a la cuarta posición, con una de las peores imágenes públicas, luego de haber quedado envueltos en sendos escándalos por abusos sexuales de un lord del partido (lord Chris Rennard) y la condena a prisión del exministro David Huhne por obstrucción a la justicia. De todos modos, el gran perdedor del sondeo fue el propio Cameron, ya que su partido quedó con uno de los peores resultados en materia de apoyo popular de los últimos años, justo cuando su gobierno busca imponer una serie de medidas económicas para reducir el gasto público y achicar de ese modo el déficit fiscal. El sondeo de Opinium también indicó que el rating personal del Primer Ministro cayó ocho puntos en los últimos 15 días, de 26% a 18%. El jefe de los laboristas, Ed Miliband, cuenta con un rating personal de 20%, en tanto que Nick Clegg, al frente de los Liberales Democráticos, tiene 2%. En caso se celebrarse elecciones generales, el Laborismo se quedaría con 93 bancas que actualmente pertenecen a parlamentarios conservadores en la Cámara de los Comunes, hecho que lo llevaría a obtener la mayoría necesaria para conformar un gobierno. Del total de los mil 950 británicos consultados, 58% consideró además que las medidas de austeridad impulsadas por Cameron están dañando gravemente a la economía nacional, y sólo 20% cree que son adecuadas para una reactivación económica. La encuesta se dio a conocer dos días antes que la Oficina Nacional de Estadísticas británica (ONS, en sus siglas en inglés) advirtiera que el sector de la manufactura y la producción industrial en Gran Bretaña cayó en enero a su mayor ritmo desde junio pasado, generando fuertes temores acerca de que la economía británica caerá en la tercera recesión desde la crisis financiera de 2008. El inesperado declive de 15% en el sector de la manufactura, el mes pasado, pondrá más presión al ministro de Hacienda, George Osborne, para anunciar la próxima semana en su Presupuesto Económico de Primavera nuevas medidas que incentiven de una vez por todas el reclamado crecimiento. El Producto Interno bruto (PIB) británico se contrajo 0.3% en el último trimestre de 2012, un hecho que puso en peligro los planes del gobierno para seguir reduciendo el gasto público y que llevó a Gran Bretaña a perder la máxima nota de triple A. Tras el anuncio, el valor de la libra esterlina cayó a su nivel más bajo en dos años y medio frente al dólar, y los bonos del gobierno británico también sufrieron una caída. "Este es el penúltimo clavo del cajón en términos de una triple recesión. Es como un game over. A menos que registremos un rendimiento estelar del sector de servicios, es casi seguro que entraremos en una tercera recesión económica", declaró Alan Clarke, economista jefe del Scotiabank, en respuesta al informe de la ONS. De acuerdo con ese organismo, la producción industrial en Gran Bretaña, que incluye los sectores de energía y minería, cayó 1.2%, principalmente debido al cierre de la plataforma petrolera Schiehallion en el Mar del Norte, que produce entre 3 y 6% del petróleo en el país. El debilitamiento del sector de producción industrial fue la principal razón que llevó a la economía británica a caer en recesión en el último trimestre de 2012, y contribuyó a un achicamiento del PIB para ese período. Otra reducción del PIB para este trimestre dejará a la economía en recesión, que se define como dos trimestres consecutivos de contracción económica. El sector de la construcción también se contrajo el mes pasado. Sin embargo, el sector de servicios registró un crecimiento en febrero, su mayor ritmo en cinco meses, mucho más que lo estimado inicialmente. El índice de compras Markit/CIPS (PMI, por sus siglas en inglés) para los servicios aumentó de 51.5 puntos en enero a 51.8 puntos el mes pasado, superando los pronósticos de economistas, de 51 puntos. Los expertos temen que de repetirse la caída del PIB en el primer trimestre de 2013, el Reino Unido entrará en su tercera recesión en casi cinco años, después de la de 2008-2009 y la de 2011-2012, en gran medida por la debilidad de la producción, el mal tiempo que afecta al país y los problemas de las exportaciones británicas debido a la crisis en la eurozona. Sin embargo, pese a los crecientes problemas, Cameron afirmó que su gobierno mantendrá el rumbo económico de ajuste y reducción del gasto público, ya que de lo contrario Gran Bretaña "caerá de nuevo en el abismo". Cameron respondió así a sugerencias del secretario de Negocios, el liberal democrático Vince Cable, para que el gobierno considere endeudarse más con el fin de reactivar la economía. Esa posición es apoyada por varios parlamentarios liberales democráticos, así como por el Laborismo. El pasado jueves 7, en una ponencia que presentó en Yorkshire, en el norte de Inglaterra, el Primer Ministro insistió que "se mantendrá el mismo plan" económico ideado en mayo de 2010, cuando se conformó la coalición entre conservadores y liberales democráticos al no lograrse una mayoría absoluta por parte de ningún partido político. Para Cameron, un mayor endeudamiento público terminará poniendo más peso a las generaciones futuras, que eventualmente deberán pagar la deuda contraída por el Estado. "Sé que algunos piensan que es obstinado seguir con el mismo plan", declaró el jefe del gobierno británico ante empresarios, sindicalistas y políticos. "Mis motivos para seguir con este plan económico son hacer lo que creo es correcto para ayudar a las familias y negocios en todo el país", agregó enérgico. Según el premier, cuando se registran las primeras señales de una reactivación económica "es cuando hay que mantenerse en el camino establecido". "Y sí, el camino que tenemos frente es duro, pero no tengan duda que las decisiones que tomamos ahora marcarán el rumbo económico para años futuros", continuó Cameron. Durante su ponencia, el Primer Ministro confirmó que gracias a sus políticas económicas se crearon un millón de nuevos puestos de trabajo en el sector privado, y que ahora Gran Bretaña cuenta con niveles de empleo más elevados. "Por supuesto que los desafíos son enormes y que aún queda mucho por superar, pero ya hay señales de que nuestro plan está comenzando a funcionar. El mayor déficit fiscal de la historia se ha reducido en un 25%, las tasas de interés se mantienen a un mínimo récord, las exportaciones están creciendo", sostuvo. Destacó que el Reino Unido vio en los últimos años un aumento de las exportaciones a países emergentes como Brasil, India y China, y se incrementaron 133% a Rusia. De todos modos, el jefe de la oposición, el laborista Ed Miliband, no está convencido. Para el político opositor, el jefe del gobierno está "fuera de contacto con la realidad", y señaló al gobierno por perjudicar a millones de británicos que, dijo, "deberán vivir con salarios más bajos y en medio de una inflación creciente". Añadió: "Cameron es responsable por la economía estancada del país y por haber fallado para lograr un crecimiento económico. Ha perdido todo contacto con la realidad y debe cambiar de rumbo o considerar abandonar el poder".

Comentarios