Renuncia el Papa a atenciones especiales para su viaje a Brasil

viernes, 12 de julio de 2013
MÉXICO, D.F. (apro).- El papa Francisco renunció a todo tipo de atenciones especiales durante el vuelo de Alitalia que lo llevará de Roma a Brasil para presidir la XXVIII Jornada Mundial de la Juventud, que se celebrará del 22 al 28 de este mes. Fiel a la austeridad franciscana que practica, Jorge Mario Bergoglio renunció incluso a la cama acondicionada para los Papas durante los prolongados vuelos trasatlánticos con objeto de que puedan descansar. A través de sus colaboradores, Francisco envió una carta a Alitalia para que la aerolínea no haga ningún acondicionamiento al Airbus 330 en el que viajará al país sudamericano. Bergoglio solamente aceptó viajar en el área de primera clase de la aeronave, pues los organizadores lograron convencerlo de que ahí podría estirar mejor los pies. Esto ya representó un cambio en su estilo de vida, debido a que siempre viaja en clase turista. Así ocurrió el pasado 26 de febrero, cuando era cardenal, fecha en que voló de Buenos Aires a Roma para asistir al cónclave del que salió electo Papa. En su viaje a Brasil, Francisco también pidió que el avión no partiera de la base militar de Ciampino, como estaba previsto, sino del aeropuerto romano de Fiumicino, que es el que utilizan los pasajeros normales. “No quiero crear molestias para partir de Ciampino”, dijo el Papa a sus colaboradores. El próximo lunes 22, Bergoglio saldrá del aeropuerto de Fiumicino y llegará ese mismo día al aeropuerto internacional Galeao/Antonio Carlos Jobim de Río de Janeiro, donde será recibido por una comitiva del gobierno brasileño. Posteriormente será trasladado al palacio presidencial de Guanabara, donde se reunirá con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, en una ceremonia oficial.

Comentarios