Condena internacional por masacre en Paquistán

martes, 16 de diciembre de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- En uno de los hechos más sangrientos de los últimos años, un grupo talibán atacó un colegio gestionado por el Ejército paquistaní en la ciudad de Peshawar, al noreste de Pakistán, con un saldo de 141 muertos y unos 80 heridos. El ataque, informó la agencia EFE, fue reivindicado por el principal grupo talibán paquistaní, Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP). El grupo justificó la agresión al considerar que en las operaciones militares lanzadas contra los insurgentes en las zonas tribales de Waziristán del Norte y Khyber, para el “Ejército nuestras familias son objetivos”. Muhamad Umar Jorasani, portavoz de los talibán paquistaníes, dijo que los milicianos tenían orden de no herir a los niños. Sin embargo horas después, justificó la masacre al señalar que los talibán quieren responder así a los ataques que reciben sus "familias" por parte de las Fuerzas Armadas paquistaníes. "Hemos elegido la escuela del Ejército para el ataque porque el Gobierno está atacando a nuestras familias y mujeres. Queremos que sientan el dolor", dijo Jorasani, a Reuters. El director general de Comunicación de las Fuerzas Armadas paquistaníes, Asim Bajwa, dijo en rueda de prensa recogida por el diario Express Tribune, que dos oficiales y siete militares resultaron heridos durante la operación en la que ultimaron a nueve milicianos talibanes. "Había mil 99 estudiantes y personal registrados en la escuela (...) 960 fueron rescatados tras la operación militar", apuntó. El ataque inició momentos antes del mediodía, hora local (sobre las 8.00 GMT) cuando 10 insurgentes vestidos con uniformes del Ejército dispararon contra el personal que controlaba el acceso al recinto, entraron en la escuela, abrieron fuego y lanzaron granadas contra niños y profesores, relató el portavoz de la Policía de Peshawar, Seid Wali. Imágenes de televisión difundidas por Internet muestran a los milicianos a bordo de una furgoneta y cómo uno de ellos, tras realizar varios disparos, abre la barrera para entrar en el centro. Hacia las 18:20 hora local (13.20 GMT) el Ejército logró despejar por completo los cuatro edificios que componen la Escuela Pública del Ejército y cerraron las operaciones hacia las 20:00 horas. Desde junio pasado, el Ejército paquistaní desarrolla una campaña contra enclaves en las regiones de Waziristán y Kyhber con bombardeos continuos y operaciones terrestres que, según fuentes oficiales, han causado más de mil muertos. El de hoy es uno de los peores ataques de los últimos años en el país asiático, donde a principios de noviembre se registró otro atentado en el puesto fronterizo de Pakistán con la India de Wagah que causó 57 muertos y 112 heridos. Malala Yousafzai, la joven paquistaní de 17 años ganadora del Premio Nobel de la Paz 2014, calificó el ataque, a través de un comunicado, como “atroz y cobarde”. “Tengo el corazón destrozado por este ataque sin sentido y a sangre fría cometido en Peshawar. “Condeno este acto y apoyo al gobierno de Pakistán en el esfuerzo para abordar este problema”, afirmó Malala, quien en 2012 sufrió un atentado de un talibán que le disparó en la cabeza por su férrea defensa de la educación femenina. Malala lamentó la muerte de los niños, a quienes llamó “hermanos y hermanas”, víctimas inocentes que acudían a la escuela que no deberían haber sufrido ese “horror” y afirmó que este tipo de actos nunca la harán doblegarse. Condena internacional El primer ministro paquistaní, Nawaz Sharif, así como mandatarios de países vecinos como el presidente afgano, Ashraf Ghani, y el primer ministro indio, Narendra Modi, condenaron el atentado. Sharif se desplazó este martes a Peshawar para supervisar las operaciones contra los milicianos islamistas y de antemano advirtió que la lucha contra el terrorismo “no terminará hasta que Pakistán acabe con todos los terroristas”. Convocó para este miércoles en la residencia del gobernador en Peshawar a todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria para analizar lo sucedido y estudiar medidas a adoptar y decretó tres días de luto por los muertos. En el mismo sentido se pronunció el jefe de Estado Mayor de la Defensa paquistaní, el general Raheel Sharif, que también se desplazó a Peshawar. Sharif dijo que los talibán atacaron "el corazón de la nación" pero advirtió que no podrán disminuir "su determinación". "Este horrible acto de cobardía de matar inocentes indica claramente que no son solo enemigos de Pakistán sino de la humanidad", dijo, y prometió que las fuerzas armadas continuarán persiguiendo a las "bestias inhumanas" que son los terroristas hasta lograr su "eliminación final". La Unicef, señaló en un comunicado que “el horrible e insensible” asesinato de más de un centenar de niños en Peshawar, “debe hacer algo más que sacudir la conciencia del mundo- como lo hará”. También, abundó, “nos debe unir, aún más”, para apoyar a los padres de Pakistán que desean para sus hijos la mejor educación posible – al igual que todos los que están trabajando para proporcionarla. Asimismo, expresó su pésame a las familias de los niños fallecidos. “Nos unimos a su dolor”, señaló. UE ofrece apoyo contra el terrorismo Por su parte, la Alta Representante para la Política Exterior de la Unión Europea (EA), Federica Mogherini, expresó su "conmoción" por el ataque de los talibán paquistaníes contra el colegio gestionado por el Ejército y ofreció asistencia a Pakistán en la lucha contra el terrorismo. "La UE está plenamente comprometida a hacer frente a la amenaza planteada por el terrorismo y dispuesta a prestar más asistencia al gobierno pakistaní", dijo Mogherini en un comunicado. El ataque de hoy, abundó, deja a todos en un estado de conmoción, “cuando se asesina a inocentes, cuando se apunta contra niños en su lugar de estudio, es un ataque no sólo contra valores y derechos universalmente reconocidos, sino también contra el futuro del país, contra el futuro de todos", destacó la diplomática italiana. La Alta Representante manifestó su "más sincero pésame" a las familias de las víctimas y su apoyo a los ciudadanos y las autoridades de Pakistán "en este día trágico". "Lo ocurrido hoy nos recuerda a todos lo fuerte que es todavía la amenaza que plantean los talibanes y lo frágil y peligrosa que sigue siendo la situación en la región", subrayó.