Mueren ahogados 14 inmigrantes en España; ministro del Interior deberá comparecer

viernes, 7 de febrero de 2014
MADRID (apro).- La Guardia Civil estimó que suman 14 los inmigrantes que murieron ahogados ayer por la mañana durante un intento masivo por alcanzar la ciudad autónoma de Ceuta, en el espigón que alcanza una parte del mar en la playa de Tarajal, en la frontera con Marruecos. El gobierno de Mariano Rajoy tuvo que ceder a la exigencia de distintos grupos políticos y anunció la comparecencia urgente en el Congreso de los Diputados del ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, para explicar los hechos. El gobierno ha modificado su versión inicial sobre los hechos, sobre todo que se haya atacado a los inmigrantes, en especial desde que se conocieron testimonios de los sobrevivientes que denunciaron que la Guardia Civil les disparó con balas de goma. Asimismo, la cadena de televisión LaSexta emitió el video de un aficionado que documentó cuando los elementos antimotines de la Guardia Civil acompañaron a un grupo de inmigrantes que alcanzaron la playa española y los devolvió a la Gendarmería marroquí, siendo una devolución irregular, porque alcanzando suelo español deben someterlos a un proceso administrativo. Hasta la mañana de este viernes, el gobierno de Marruecos había localizado nueve cuerpos (ocho hombres y una mujer de origen subsahariano) que murieron ahogados, con lo cual sumarían 13 con los hallados en la parte española. Sin embargo, más tarde la Guardia Civil calculó que podrían ser 14 los fallecidos. El incidente se originó a primera hora de la mañana en el perímetro fronterizo con Marruecos cuando la Guardia Civil detectó en sus cámaras térmicas que un nutrido grupo de inmigrantes –se calcula que de 200 a 400— bajaron del monte en las inmediaciones de la ciudad marroquí de Tánger. Los españoles dieron aviso al puesto fronterizo marroquí de Bab Septa y poco después hubo al menos dos intentos de entrada masiva a suelo español, pero fueron repelidos por los marroquíes, por lo cual el grupo de inmigrantes se lanzó al mar para intentar rodear el espigón que se extiende hasta dentro del mar. Según la denuncia de grupos de derechos humanos que trabajan con inmigrantes, fue en ese momento que los oficiales les dispararon balas de goma y los españoles trataban de evitar que llegaran hasta la playa. La Guardia Civil negó los hechos, aunque otro vocero reconoció que sí devolvieron irregularmente a Marruecos a los sobrevivientes del asalto a la valla fronteriza. La delegación del gobierno español en Ceuta dio a conocer que la violencia ejercida por los inmigrantes fue excesiva.

Comentarios