Juan Pablo II sabía de los abusos sexuales de Maciel, revela su portavoz

viernes, 25 de abril de 2014
MÉXICO, D.F., (apro).- El Papa Juan Pablo II estaba “informado” de las pesquisas por los abusos sexuales de Marcial Maciel, fundador de los Legionarios de Cristo, y se mantuvo al tanto de las investigaciones que sobre el caso realizaba un “promotor de justicia”, señaló hoy Joaquín Navarro-Valls, quien fuera portavoz del pontífice, quien el próximo domingo 27 será declarado santo. En un encuentro con periodistas en la sala de prensa del Vaticano, Navarro-Valls recalcó que la investigación canónica contra Maciel la emprendió la Congregación para la Doctrina de la Fe, precisamente durante el pontificado de Karol Wojtyla. Y detalló: “El primer paso fue mandar a Charles Scicluna, promotor de justicia de la Doctrina de la Fe, a hablar con todas las personas involucradas. Esto ocurrió durante el pontificado de Juan Pablo II y el Papa fue informado de este proceso”. La comprobación de un caso de estas dimensiones, subrayó, tomó tiempo, “pues aunque estaba referido a una sola persona tenía muchos involucrados”. Navarro-Valls también reveló que desde finales de los 90 empezaron a llegarle al Papa informaciones sobre esos abusos sexuales, y no se dio cuenta inmediatamente de la magnitud del flagelo. “Pero poco a poco esto fue creciendo y el Papa se preocupó mucho. Para la pureza de su pensamiento esta realidad era increíble, pero la aceptó”, dijo, y aclaró que al morir Juan Pablo II, en 2005, el proceso contra Maciel aún no concluía. “Juan Pablo II no tuvo en la mano el resultado de esta investigación, pero sabía que había comenzado para ir al fondo del caso”. Fue a su sucesor Benedicto XVI –añadió– a quien le tocó concluir el proceso y castigar a Maciel, condenándolo al ostracismo. De esta manera Navarro-Valls se metió en la actual polémica sobre si Juan Pablo II estaba o no enterado de los abusos sexuales de Marcial Maciel. Y es mucho el peso que tienen sus declaraciones debido a que fue vocero del Vaticano durante 22 años, de 1984 a 2006. Esta vieja polémica vuelve a revivir a raíz de la canonización de Wojtyla, quien será llevado a los altares junto con el Papa Juan XXIII en una ceremonia que se realizará el próximo domingo 27 en la Plaza de San Pedro, en Roma. Aparte de los 800 mil peregrinos que llegarán de todo el mundo, al evento también asistirán 61 delegaciones en representación de al menos 54 países, que estarán integradas por 19 jefes de Estado y 24 primeros ministros, según informó el Comité Nacional para el Orden y la Seguridad Pública de Italia. La canonización es considerada por varios analistas como una canonización “política” o de “Estado”, impuesta por la Santa Sede, más que surgida del fervor de los creyentes. Además, se ve empañada por la figura de Maciel, a quien siempre se le consideró como un protegido de Juan Pablo II por las fuertes aportaciones económicas que hacía al Vaticano. En México, país natal de Maciel, la canonización coincidirá con el estreno en las salas comerciales de la película Obediencia perfecta, en la que se abordan los abusos sexuales de ese cura y el encubrimiento por parte de los Legionarios de Cristo.