Va EU contra bandas que trafican con menores migrantes

miércoles, 9 de julio de 2014
MÉXICO, D.F. (apro).- El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este miércoles nuevas medidas para enfrentar el problema migratorio de menores no acompañados, que incluyen trabajar con el gobierno mexicano para investigar y procesar penalmente a traficantes. Entre las medidas anunciadas por el subprocurador general James Cole, destaca la reasignación de recursos de la Oficina Ejecutiva para la Revisión de Inmigración (EOIR) a las cortes migratorias. El propósito es aumentar la capacidad para adjudicar casos de inmigrantes que ya están en proceso de deportación, con la contratación de más jueces migratorios, a fin de agilizar su repatriación o asegurarles protección a aquellos que buscan asilo. Cole indicó que la dependencia redoblará los esfuerzos para trabajar con otras agencias federales y el gobierno de México para investigar y procesar penalmente a aquellos que trafican con migrantes a Estados Unidos. Asimismo, señaló que el Departamento de Justicia busca fondos de la partida suplemental para emergencias del presidente, a fin de ayudar a países centroamericanos en el combate del crimen transnacional y la amenaza de las pandillas criminales como estrategia para abordar uno de los factores de la migración forzada. Y dijo que en los próximos días se reunirá con cinco fiscales de Estados Unidos que representan los distritos de la frontera con México para conformar una estrategia que lleve a desmantelar las organizaciones criminales de contrabando humano que están facilitando la transportación de menores no acompañados. La dependencia propuso establecer asesores legales y de aplicación de la ley para ayudar a interrumpir y desmantelar las operaciones del contrabando de inmigrantes. “Los individuos que se embarcan en la peligrosa jornada de Centroamérica a Estados Unidos son objeto de crimen violento, abuso y extorsión al depender en redes peligrosas de contrabando humano para transportarlos”, señaló Cole. Recordó que Estados Unidos reconoce la obligación de ofrecer cuidado humanitario para niños y adultos arrestados en las fronteras, pero destacó que también hará los que sea necesario para detener los flujos de ese “peligroso patrón migratorio”. Durante una audiencia en la Comisión de Seguridad Interna de la Cámara alta del Congreso estadunidense, Gil Kerlikowske afirmó este miércoles que el número de menores sin acompañamiento de adultos que ingresaron clandestinamente a Estados Unidos desde octubre llegó a 57 mil. “Al 1 de julio, tenemos en detención poco más de 2 mil 600 menores sin compañía de adultos”, agregó. No obstante, fuentes oficiales ubicaron la cifra en 52 mil menores en esa situación en la frontera sur de Estados Unidos La comisión senatorial realizó la audiencia para discutir con altos funcionarios del Departamento de Seguridad la reacción del gobierno estadunidense a la crisis generada con la oleada de menores de edad que ingresaron al país de forma clandestina en el último año. De acuerdo con la legislación vigente, cuando agentes de la patrulla fronteriza estadunidense interceptan un menor de edad que ingresó clandestinamente al país tienen que entregarlo a personal del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) Y es el HHS el que se encarga de situar a los menores de edad en centros de acogida y a veces con familiares mientras se realizan los trámites legales para su deportación o "remoción", como denominan los legisladores. La oposición, sin embargo, insiste en que el mecanismo termina sirviendo como un "incentivo" a que familias de países centroamericanos envíen sus hijos a Estados Unidos de forma clandestina. "Creo que estamos incentivando esta crisis", dijo el senador republicano Ron Johnson, para quien el gobierno debería enviar esos niños y menores de edad de retorno a sus países lo más rápidamente posible. El Departamento de Justicia anunció también que concentrará recursos para atender la reciente oleada migratoria, un día después de que el presidente Barack Obama solicitó al Congreso una partida de fondos especiales de 3 mil 700 millones de dólares para la emergencia. El dinero estaría destinado a varias agencias del gobierno y financiaría un aumento de agentes fronterizos y vigilancia aérea para detener el flujo migratorio, así como nuevos jueces de inmigración, funcionarios de asilo y centros de detención. Inquieta al Vaticano crisis migratoria de menores Preocupado por la crisis migratoria infantil en la frontera norte de México, el Vaticano participará en el encuentro internacional sobre migración y desarrollo que se realizará en esta capital el próximo lunes 14. Se trata del canciller de la Pontificia Academia para las Ciencias Sociales, el argentino Marcelo Sánchez Sorondo, quien se mostró preocupado por el fenómeno de los niños que migran solos y alertó sobre el crecimiento exponencial del tráfico de personas y fenómenos vinculados, como el narcotráfico. En lugar de muros, dijo, “hay que construir puentes”. Sánchez Sorondo lamentó la “novedad importante” de la emergencia de los niños migrantes no acompañados que buscan llegar a Estados Unidos para reencontrarse con sus familias o para huir de ellas. Además, calificó al tráfico de seres humanos como la “forma más espantosa de la explotación de las personas”, y advirtió que 80% de este fenómeno está dirigido a engrosar las filas de la prostitución.

Comentarios