El Papa Francisco dio sus condolencias a padres de periodista asesinado

viernes, 22 de agosto de 2014
México, D.F., (apro).- Para mostrarles su “cercanía”, el Papa Francisco se comunicó telefónicamente con los padres del periodista estadunidense James Foley, decapitado por los yihadistas del Estado Islámico a principios de esta semana. Ciro Bendettini, vicedirector de la sala de prensa del Vaticano, informó que el Papa quedó impresionado por la fe que los padres del reportero mostraron ante la desgracia, por lo que decidió hablarles personalmente a las 8 de la noche de ayer jueves, luego de que el pontífice terminó de cenar. “El Papa quiso demostrar su cercanía a esta familia golpeada por el dolor”, dijo Bendettini a Radio Vaticana. El máximo jerarca de la Iglesia católica, agregó, dio sus condolencias a la familia tanto en inglés como en español. Primero se comunicó en inglés con la madre del reportero, Diana Foley, para luego hablar en español con otro miembro de la familia. Detalló: “Habló al inicio con la madre, que es católica, y que demostró una gran fe que impresionó al santo padre. Después habló con el padre, y también con un miembro de la familia en lengua española, por lo que el Papa pudo hablar en español”. De acuerdo con Bendettini, el pontífice y la familia enlutada –que reside en Richmond, New Hampshire-- rogaron a Dios para que este tipo de tragedias no vuelvan a repetirse. La Compañía de Jesús, congregación religiosa a la que pertenece el Papa, le dio instrucción religiosa y universitaria al periodista Foley, de 40 años, quien estudió en la Marquette University, manejada por los jesuitas. El próximo martes 26 esta universidad organizará una ceremonia religiosa en memoria de su exalumno muerto trágicamente. Por separado, el jesuita estadunidense James Martin indicó que los padres del periodista quedaron conmovidos y agradecidos por la llamada telefónica que les hizo el pontífice. La decapitación de Foley fue divulgada en internet a través de un video. En él se muestra al periodista y a su verdugo, un extremista musulmán que aparece encapuchado y lanza proclamas contra Estados Unidos y su presidente Barack Obama. La decapitación fue una advertencia a Estados Unidos por los bombardeos que realizan sus tropas al norte de Irak y con los que intenta frenar el avance de los milicianos del Estado Islámico, que a su vez han provocado decenas de muertes y miles de desplazados. En días previos, Bergoglio señaló que el Estado Islámico se ha convertido en un “agresor injusto” que debe ser detenido. Por ejemplo, en una conferencia de prensa que dio en el vuelo de retorno de su reciente viaje a Corea, el pontífice dijo que “una sola nación no puede juzgar cómo detener a un injusto agresor”, aludiendo a Estados Unidos y sus bombardeos. Y exhortó a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a actuar más decididamente en este conflicto, al señalar lo siguiente: “Después de la Segunda Guerra Mundial surgió la idea de las Naciones Unidas. Estas son las cuestiones que deben ser discutidas. ¿Se trata de un injusto agresor? Parece serlo. ¿Cómo detenerlo? Solamente esto, nada más”. Mientras tanto, los milicianos islámicos amenazan con asesinar a otro periodista que tienen como rehén, Steven Sotloff, en caso de que continúen los bombardeos estadunidenses ordenados por el presidente Obama.

Comentarios