Uruguay encara a Philip Morris

viernes, 20 de marzo de 2015
BUENOS AIRES (apro).- “Philip Morris eligió Uruguay por la misma razón que Goliat eligió a David: porque es un país pequeño. Creo que quiere darnos un escarmiento para que otros países de la región no sigan el mismo camino”, dijo el presidente uruguayo Tabaré Vázquez al periódico digital Infobae el pasado 1 de marzo, en referencia al litigio que el pequeño país sudamericano mantiene con la mayor tabacalera del mundo por sus políticas antitabaco. Ese mismo día Tabaré Vázquez asumió por segunda vez la presidencia de Uruguay. Volvió a toparse con una disputa abierta durante su primer mandato entre 2005 y 2010. El primer gobierno de la coalición de izquierda Frente Amplio impulsó, a partir de 2006, la aplicación de un ambicioso paquete de medidas contra el cigarrillo. Philip Morris, representada en Uruguay por la empresa Abal Hermanos, vio afectados sus beneficios. En marzo de 2010 la tabacalera denunció al país sudamericno ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (CIADI). Acusó a Uruguay de haber violado garantías de inversión por medio de sus resoluciones. La multinacional, cuya casa matriz está en Suiza, invocó el acuerdo recíproco de fomento y protección de inversiones que Uruguay firmó con el país helvético en 1988. El gobierno de Tabaré Vázquez prioriza, por el contrario, la salud pública. Aduce que las consecuencias del consumo de tabaco se reflejan en numerosos estudios internacionales publicados con posterioridad a la firma del acuerdo. Y que el Estado no puede colaborar con la enfermedad y la muerte de sus ciudadanos. La decisión está en manos del CIADI. El organismo, dependiente del Banco Mundial, suele privilegiar en sus fallos a las multinacionales por sobre los Estados. Los ingresos de Philip Morris ascendieron a 76 mil 340 millones de dólares en 2011. El PIB de Uruguay fue de 55 mil 707 millones de dólares en 2013. La tabacalera dueña de Marlboro y L&M tiene un gran poder de cabildeo. La posición uruguaya es apoyada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno suizo, el presidente estadunidense Barack Obama, muchas organizaciones no gubernamentales y asociaciones civiles. La reparación exigida por Philip Morris asciende a 25 millones de dólares. El exiguo monto parece corroborar las palabras de Vázquez. El castigo simbólico contra Uruuguay buscaría desalentar la implementación de políticas contra el consumo de tabaco en países como México, donde Philip Morris posee 73.5% de participación en el mercado de venta legal de cigarrillos, según datos de 2012. Logros Tabaré Vázquez es médico oncólogo. En 1990 fue elegido intendente (alcalde) de Montevideo. En 1994 prohibió fumar en las instituciones públicas de la capital uruguaya. La medida se extendió al resto del país en 2006, un año después de que Vázquez asumió la presidencia. Uruguay se convirtió en el primer país latinoamericano libre de humo de tabaco en los lugares públicos. Las imágenes gráficas que advierten acerca de los riesgos del tabaco para la salud pasaron a cubrir el 80% de las cajetillas. Se prohibió el uso de expresiones engañosas para presentar a un cigarrillo como “light”, “mentolado”, “gold”. Philip Morris tuvo que retirar siete de sus 12 productos del mercado. Más tarde se prohibió la publicidad del cigarrillo, se elevaron sus impuestos y su precio de venta al público. El tratamiento del tabaquismo fue incorporado por ley en el Sistema Nacional Integrado de Salud. Se priorizó el primer nivel de atención, es decir, que el médico le recomiende al paciente dejar de fumar. Las medidas impulsadas continuaron durante el segundo gobierno del Frente Amplio, a cargo de José Pepe Mujica (2010-2015). Los resultados de la década son elocuentes. Entre 2006 y 2014, la cantidad de fumadores adultos descendió de 40% a 23%. La baja entre los adolescentes fue de 33% a 12%. Los datos son oficiales. En promedio, el consumo de tabaco disminuyó 23% entre 2005 y 2011. Así lo consignó la revista médica británica The Lancet en 2012. Uruguay registró 22% menos de infartos agudos al miocardio entre 2005 y 2014, de acuerdo con datos oficiales. Por otra parte, un estudio del Consejo Nacional de Investigaciones Económicas de Estados Unidos sostiene que la cantidad de mujeres embarazadas que dejaron el cigarrillo en el tercer trimestre de embarazo creció de 15% a 42% entre 2007 y 2012. Esto determinó un aumento del peso de los recién nacidos de 163 gramos en promedio. Uruguay recibió diferentes premios internacionales por su decidida lucha contra el tabaco. Por si fuera poco, entre 2005 y 2009, el Estado recaudó 120 millones de dólares adicionales a través del impuesto a los cigarrillos. Pleito En marzo de 2010, Philip Morris interpuso su demanda ante el CIADI. La tabacalera se oponía a dos medidas de regulación adoptadas por Uruguay: la exigencia de retirar del mercado siete de sus 12 productos y la obligación de aumentar a 80% la superficie de las advertencias en las cajetillas. Exigió una reparación económica que en principio se cifró en 2 mil millones de dólares y luego se redujo a 25 millones de la misma moneda. Los países desarrollados suelen pedir a los periféricos la aceptación de ese tribunal como condición para realizar sus inversiones. Venezuela, Ecuador y Bolivia se retiraron del CIADI en la última década. México, Brasil y Cuba nunca aceptaron su competencia. México igualmente acepta al CIADI como árbitro de controversias con empresas de países con las que tiene tratados de libre comercio. Paralelamente a la demanda frente al CIADI, la filial uruguaya de Philip Morris, Abal Hermanos, presentó una acción de inconstitucionalidad ante la justicia uruguaya. En noviembre de 2010, la Suprema Corte de Justicia de Uruguay desestimó de manera unánime el pedido. Un año más tarde, Abal Hermanos despidió a 62 de sus 90 empleados y trasladó su fábrica a Argentina. El gobierno del Frente Amplio facilitó la formación de una cooperativa con los despedidos de la tabacalera, que recorren el país concientizando sobre los males del tabaquismo. El CIADI decidió en julio de 2013 dar curso al reclamo de Philip Morris. Entre sus argumentos alegó que la tabacalera padeció en Uruguay “denegación de justicia”. Los árbitros designados son el italiano Piero Bernardini, por el CIADI, el estadunidense Gary Born, por la tabacalera, y el australiano James Crawford, en representación de Uruguay. Se supone que darán su veredicto a fines de este año o a principios de 2016. Las normas aplicadas por Uruguay para reducir el consumo de tabaco son acordes con los lineamientos de la OMS. El Convenio Marco para el Control de Tabaco (CMCT) cumplió el 27 de febrero pasado diez años desde su entrada en vigor. El primer tratado internacional de salud pública obliga a los Estados firmantes a aplicar una serie de políticas y medidas para reducir el consumo de tabaco y para proteger a sus habitantes de la exposición al humo de tabaco. Ha sido ratificado por 179 países y la Unión Europea (UE). Entre los países americanos sólo Estados Unidos, Argentina, El Salvador, Cuba y República Dominicana no son partes del convenio. Alcohol & Mariguana En su segundo mandato, Tabaré Vázquez se ha propuesto profundizar los programas de prevención y control de consumo de tabaco, drogas y alcohol. La lucha contra el alcohol recibirá, sin embargo, un tratamiento menos incisivo que el que se le da al tabaco. No se prevé un aumento de los impuestos a las bebidas alcohólicas, tal como se hizo con el cigarrillo. El vino, por ejemplo, es un producto que forma parte de la cultura uruguaya y si fuera gravado “habría que ser muy cuidadoso porque muchas familias viven de eso”, dijo el secretario general de la Junta Nacional de Drogas de Uruguay, Milton Romani, a la Agencia Efe el 6 de marzo. De este modo, se promoverá “una política de reducción de daños consensuada que privilegie la salud pública, que despliegue los controles sociales y la fiscalización de los horarios de venta y de las licencias”, agregó el funcionario. En cuanto a la ley de regulación del cannabis, aprobada en diciembre de 2013, durante el gobierno de José Mujica, Tabaré Vázquez decidió aplazar sin fecha la venta de mariguana en las farmacias. El autocultivo doméstico y los clubes de membrecía ya están en funcionamiento. Falta aún implementar la plantación centralizada y la venta en farmacias. Vázquez ha dicho que la ley se va a cumplir. “Va a haber una evaluación estricta y muy de cerca sobre el impacto que tenga en la sociedad esta ley. Lo vamos a analizar con mucho cuidado. Y si en algún momento vemos que no funciona, no dudaremos un instante en hacer las correcciones que sean necesarias”, había dicho Vázquez al semanario uruguayo Búsqueda poco antes de ser elegido presidente.