No sólo Raúl Castro, también Maduro se reunió con Obama

sábado, 11 de abril de 2015
PANAMÁ (proceso.com.mx).- Casi seis décadas de congelamiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos y un mes de tensiones de este último país con Venezuela, encontraron un respiro en esta ciudad en el marco de la Cumbre de las Américas. La reunión se concretó luego de que a través de la jornada, los presidentes americanos integrantes de Unasur, y aun algunos que no están alineados con los gobiernos considerados de izquierdas, reprobaron que el gobierno de Barack Obama hubiera emitido un decreto calificando a Venezuela como amenaza para Estados Unidos. En el caso del encuentro con Raúl Castro, los mandatarios conversaron durante cerca de una hora para superar más de cinco décadas de extinción de las relaciones diplomáticas. Naturalmente, los temas espinosos para ambas partes aparecieron a través de la jornada. Si por un parte se ha planteado la salida de Cuba de la lista de naciones patrocinadoras del terrorismo, la exigencia del gobierno de la isla para que se levante el bloqueo económico y en días pasados, una delegación cubana viajó a Washington para dialogar sobre derechos humanos, esta tarde, el restablecimiento de las representaciones diplomática en Cuba fue tema de conversación. “Estamos dispuestos a hablar de todo, pero necesitamos ser muy pacientes”, dijo Castro. “Ahora estamos en condiciones a caminar hacia el futuro”, expresó Obama. La tanda de intervenciones por la mañana fue álgida, pues la mayoría de los oradores reprobaron las sanciones sobre Venezuela. La calificación no sólo fue reprobada, pues la presidenta de Argentina, Cristina Fernández y su homólogo boliviano, Evo Morales, calificaron de ridícula la amenaza, un asunto al que abonó el cubano Raúl Castro al destacar el absurdo de que se mantenga a Cuba en la lista de países patrocinadores del terrorismo. En la intervención de Maduro durante la primera sesión plenaria de la Cumbre, tendió la mano a Obama, aunque condicionando su disposición a cuatro puntos que giraron en torno a la no injerencia estadunidense en su país. Fue hasta esta tarde cuando la vocera venezolana, Teresa Maniglia, informó a través de Twitter que los presidentes Maduro y Obama se saludaron en español, se condujeron con respeto, en un diálogo en el que hubo verdades y cordialidad. La reunión ocurrió en un salón anexo a la plenaria de la Cumbre, es decir, dentro del Centro de Convenciones Atlapa, en esta ciudad.