"¡Renuncia ya!", exigen miles al presidente de Guatemala

jueves, 27 de agosto de 2015
MÉXICO, D.F. (apro).- Miles de guatemaltecos salieron a las calles para sumarse a las voces que, desde el propio gobierno, piden la renuncia del presidente Otto Pérez, acusado de encabezar una banda de defraudación aduanera llamada “La Línea”. Al grito de “¡renuncia ya!” y en medio de una huelga general que tiene paralizado al país, miles de personas encabezadas por universitarios marcharon este jueves en la capital del país para exigir la renuncia del presidente quien el viernes pasado fue involucrado en la red delictiva que cobraba sobornos a empresarios para eludir el pago de impuestos aduaneros. Por ese hecho, Roxana Baldetti, renunció al cargo de vicepresidenta, fue detenida y llevada a un cuartel militar de la capital y hoy se ordenó su traslado en un plazo máximo de tres días a una cárcel ordinaria para mujeres. En las calles, miles salieron a protestar, mientras que otros grupos bloquearon al menos 10 carreteras en el oeste y norte del país. La manifestación partió desde sus instalaciones y llegó al Palacio de Gobierno donde confluyó con las convocadas por las universidades privadas, que tampoco abrieron sus puertas. Organizaciones campesinas del interior del país y diversos sindicatos también marchan junto a los estudiantes. A las protestas y paro nacional contra la corrupción se sumaron también empresas, entre ellas las trasnacionales McDonald’s y Domino’s. "Al igual que tú, estamos comprometidos y enamorados de la visión de una nueva Guatemala. Por eso este 27 de agosto nos unimos a la voz de los guatemaltecos para que Guatemala vuelva a nacer. Nuestras pizzerías están cerradas porque Guatemala lo vale", se lee en la imagen publicada por la conocida cadena internacional de pizzerías en Facebook. La mitad de los puestos del mercado San Martín, uno de los más grandes de la ciudad, permanecieron cerrados. El Comité Coordinador de Asociaciones Comerciales, Industriales Financieras y Agrícolas de Guatemala, la organización empresarial más importante del país, pidió la renuncia del presidente hace una semana y aunque no se ha sumado al paro nacional, hoy pidió nuevamente al presidente que renuncie. “Hacemos un llamado a Otto Pérez Molina para que no se aferre al cargo y escuche el clamor de todo un país que rechaza de forma categórica los actos de corrupción cometidos en su gobierno”, señaló la organización en un comunicado. Al clamor en las calles en favor de la renuncia de Pérez se sumaron en las últimas horas la Procuraduría General de la Nación y la Contraloría General de Cuentas. Esta última sugirió hoy al presidente Otto Pérez renunciar al cargo para evitar “consecuencias insospechables”. El ente fiscalizador emitió un comunicado en el que pide al mandatario que “en aras de mantener la paz social en Guatemala y ante las demandas de los distintos sectores de la población, presente de manera inmediata su renuncia al cargo de presidente de la República para evitar mayores incidentes sociales, con consecuencias insospechables”. El miércoles pasado la Procuraduría General de la Nación también recomendó al Otto Pérez renunciar a la primera magistratura debido a las denuncias de corrupción que pesan en su contra. Además la Contraloría autorizó a sus funcionarios participar en una marcha contra la corrupción programada para este jueves. Procuraduría y Contraloría se sumaron a la universidad pública, que hoy suspendió sus actividades y convocó a la marcha. “La evidencia de la corrupción es tan insoslayable que no ha quedado otra opción que lo que se está haciendo. La lógica de la corrupción y los datos que se han conocido sumada al cinismo político de algunos resulta insostenible para la población. Nosotros apostamos por el pueblo”, dijo Eduardo Valdés, rector de la universidad jesuita Rafael Landívar. El presidente guatemalteco fue acusado el viernes pasado de encabezar una red que cobraba sobornos en las aduanas nacionales llamada “La Línea”, descubierta el pasado 16 de abril por la Fiscalía y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), ente adscrito a la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los peritajes apuntan a que Pérez es uno de los líderes de la banda de defraudación aduanera junto con su exvicepresidenta, Roxana Baldetti, quien fue detenida y sujeta a prisión preventiva en un cuartel militar de la capital antes de ser trasladada a una cárcel ordinaria para mujeres. El miércoles pasado, el juez penal de Mayor Riesgo B Miguel Ángel Gálvez, ordenó el ingreso de Baldetti al centro preventivo para mujeres Santa Teresa, ubicado en la zona 18. Gálvez pidió al Sistema Penitenciario llevar a cabo el traslado en un plazo de tres días. Según la acusación de la Fiscalía y la Cicig, la exvicepresidenta recibió 50% de los sobornos que supuestamente recaudaba la estructura criminal integrada por funcionarios y particulares que gestionaban comisiones a cambio de evadir impuestos. Desde el viernes y tras las denuncias de corrupción, 13 altos funcionarios, siete de ellos ministros, renunciaron a sus puestos, incluido el embajador ante las Naciones Unidas Fernando Carrera. Los fiscales afirman que en el caso hay 100 personas investigadas, al menos la mitad en prisión desde el 16 de abril cuando se destapó el escándalo. La denuncia contra Otto Pérez fue presentada ante la Corte Suprema de Justicia, que el martes pasado autorizó el antejuicio solicitado por la Fiscalía para investigar al presidente y al Congreso le instruyó formar una comisión para analizar si le retira la inmunidad para que sea investigado penalmente. El trámite parlamentario comenzaría este jueves. El fraude en las aduanas y otros casos de corrupción tienen al gobierno en una crisis institucional que ya derivó en la salida de varios ministros del gabinete y el incremento de manifestaciones populares que piden la renuncia del mandatario. También aumentó la desconfianza de la población en la clase política y algunos sectores ya han pedido aplazar las elecciones generales del próximo 6 de septiembre a fin de aprobar cambios legislativos que eviten futuros casos de corrupción.

Comentarios