Principal acusado del caso Gürtel implica a ACS y OHL en la trama de corrupción

viernes, 14 de octubre de 2016
MADRID (apro).— Francisco Correa, el principal acusado en el juicio del caso Gürtel, la mayor trama de corrupción política en España, implicó a ACS, su subsidiaria Dragados, y a OHL como las grandes constructoras españolas que financiaron con dinero negro al Partido Popular (PP), a cambio de adjudicaciones de varios ministerios entre ellos el de Fomento y Medio Ambiente. Ante el tribunal de la Audiencia Nacional, Correa continuó hoy su declaración en la que reveló estas adjudicaciones amañadas en la época del gobierno de José María Aznar, que provocó hoy mismo una reacción de las dos empresas, ACS y OHL, que anunciaron demandas contra el cabecilla de la trama corrupta, argumentando que era falsa la acusación. Correa reveló que las comisiones a cambio de las adjudicaciones de obras eran gestionadas por el entonces tesorero del partido, Luis Bárcenas. Señaló que fueron las “grandes compañías como ACS, OHL o Dragados” que pagaron sobornos y que “dos ministerios, Medio Ambiente y Fomento” les facilitaban las adjudicaciones a esas compañías. El cabecilla de la trama Gürtel confirmó en la declaración que el PP se llevaba entre 2 y 3 por ciento que pagaban aquellos que querían recibir grandes contratos de la administración central. Aparte de destinar fondos de dinero negro a la sede central del PP, en la calle Génova, en Madrid, y otra parte la repartían entre Bárcenas y Correa, según explicó. En el desarrollo de la instrucción del caso, el juez Pablo Ruz, entonces al frente del juzgado 5º de Instrucción de la Audiencia Nacional acredita que los empresarios que figuran en los llamados papeles de Bárcenas entregaron “mordidas” a cambio de recibir contratos de obras y servicios en las administraciones del PP. Correa negó durante su declaración que las siglas “PAC” fueran de Paco Álvarez Cascos, un poderoso miembro del equipo de Aznar, dijo que podría ser él, pero esa información aún no se clarifica. Al respecto, la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) de la Policía Nacional las atribuyó a Álvarez Cascos, quien fue Ministro de Fomento en la época.

Comentarios