En misa guadalupana pide el Papa no presumir de la 'sociedad de bienestar” en América

lunes, 12 de diciembre de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).— Durante la misa que ofició hoy a la Virgen de Guadalupe, el Papa Francisco pidió no “presumir” de la “sociedad de bienestar” en el continente americano, ya que hay miles y miles de niños, mujeres y ancianos que viven en la pobreza y la exclusión. “Qué difícil es presumir de la sociedad del bienestar cuando vemos que nuestro querido continente americano se ha acostumbrado a ver a miles y miles de niños y jóvenes en situación de calle”, dijo el pontífice, en su homilía en honor a la Guadalupana, oficiada en la Basílica de San Pedro, en el Vaticano. Y agregó: “Niños y jóvenes explotados en trabajos clandestinos u obligados a conseguir alguna moneda en el cruce de las avenidas, limpiando los parabrisas de nuestros autos, y sienten que en el ´tren de la vida´ no hay lugar para ellos”. Siempre hablando en español, Bergoglio señaló que muchas familias de América “van quedando marcadas por el dolor al ver a sus hijos víctimas de los mercaderes de la muerte”. También se refirió a “lo duro” que resulta ver cómo se “ha normalizado la exclusión de nuestros ancianos”, los cuales son orillados “a vivir en la soledad simplemente porque no generan productividad”. Igualmente hizo referencia a las mujeres “que son sometidas a múltiples formas de violencia dentro y fuera de casa”. La sociedad en América, recalcó, deja “fuera de juego a muchos, especialmente a aquellos a quienes se les hace difícil alcanzar los mínimos para llevar adelante su vida con dignidad”. Y señaló el siguiente contraste: “Una sociedad a la que le gusta jactarse de sus avances científicos y tecnológicos, pero que se ha vuelto cegatona e insensible frente a miles de rostros que se van quedando por el camino, excluidos por el orgullo que ciega a unos pocos”. Indicó que, de esta manera, se “termina instalando una cultura de la desilusión, del desencanto y la frustración en muchísimos de nuestros hermanos, e inclusive de angustia en otros tantos, porque experimentan las dificultades que tienen que enfrentar para no quedarse fuera del camino”. La gente –prosiguió-- se está acostumbrando a vivir en lo que denominó la “sociedad de la desconfianza”, la cual va generando “estados de desidia y dispersión” y una grave “división y fragmentación”. De esta manera, el Papa Francisco le dio a la Virgen de Guadalupe una dimensión no solo mexicana, sino también americana, ya que también es considerada patrona de América, por los millones de fieles que tiene en todo el continente. Y por tercer año consecutivo, el Papa Francisco celebró en El Vaticano el 12 de diciembre para conmemorar las apariciones de la Virgen del Tepeyac, por lo que le está dando un fuerte impulso al culto guadalupano.