Dan 19 años y cuatro meses de prisión a empresario por fraude a Petrobras

martes, 8 de marzo de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El empresario brasileño Marcelo Odebrecht, preso desde hace nueve meses, fue condenado a 19 años y cuatro meses de cárcel por su involucramiento en el multimillonario fraude a la estatal Petrobras. De acuerdo con la sentencia del juez Sergio Moro, que tramita la causa, "entre los crímenes de corrupción, lavado y asociación criminal hay concurso material, motivo por el cual las penas sumadas llegan a 19 años y cuatro meses de reclusión, que reputo definitivas". Añadió: "El Grupo Odebrecht y la empresa, por él controlada, Constructora Norberto Odebrecht, juntamente con otras grandes contratistas brasileñas, habrían formado un cártel a través del cual, en arreglos previos, habrían frustrado sistemáticamente las licitaciones de Petrobras para la contratación de grande obras a partir del año 2006". Odebrecht es un conglomerado empresarial de ingeniería e infraestructura con presencia en 23 países, y hasta antes del escándalo facturaba anualmente decenas de miles de millones de dólares, de acuerdo con un despacho informativo de la agencia AFP. La trama revelada por la Operación Lava Jato (lavado de autos) echó luz sobre un esquema en el que grandes constructoras sobornaban a directivos de Petrobras apadrinados por partidos políticos para poder manipular las subastas y cobrar sobreprecios por las obras, apuntó. Según la investigación, los excedentes eran luego distribuidos entre los involucrados y distintas fuerzas políticas, predominantemente el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda) y sus aliados. Por esta causa fueron detenidos directivos de grandes constructoras como Camargo Correa o Andrade Gutierrez, el exjefe de gabinete del gobierno de Luiz Inacio Lula da Silva (2003-2010) Jose Dirceu, el extesorero del PT Joao Vaccari, y hay decenas de legisladores con cargos vigentes en la mira de la justicia. Incluso la semana pasada la policía llevó a declarar forzadamente al expresidente Luis Inacio Lula da Silva, quien aseguró que no teme a la justicia y denunció los intentos de "criminalizar” al Partido de los Trabajadores. Hoy en Brasil, "ser amigo de Lula es algo criminal", se quejó, luego de calificar como "un show mediático" y "un espectáculo de pirotecnia" su detención y posterior liberación, el pasado viernes 4, para que declarara sobre el caso Petrobras.

Comentarios