Maduro decreta los viernes como 'día no laborable”; es para garantizar el ahorro energético, dice

jueves, 7 de abril de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Como parte de un plan especial de ahorro en el consumo eléctrico en Venezuela, el presidente Nicolás Maduro decretó los viernes como "día no laborable" durante los próximos 60 días ante la caída en el nivel de sus embalses debido a los efectos del fenómeno climático El Niño. "Mañana debe salir en la gaceta oficial el decreto especial estableciendo todos los días viernes como día no laborable a partir del viernes de esta misma semana", informó anoche el presidente en un mensaje en la televisora estatal. "Vamos a tener fines de semanas largos", comentó Maduro, y descartó que su decisión vaya a afectar la productividad del país petrolero sumido en una recesión económica, según información difundida por la agencia Reuters. En marzo pasado, el gobierno de Venezuela ya había ordenado extender hasta una semana el tradicional asueto de Semana Santa como medida de ahorro, y días antes aprobó recortar el horario de atención en los centros comerciales. Las nuevas medidas –que no se sabe si serán obligatorias para las empresas privadas o únicamente regirán a las oficinas del sector público– llegan luego de que el nivel del embalse que surte a la mayor hidroeléctrica de Venezuela se redujo a mínimos históricos la semana pasada, debido a los efectos de El Niño. El viernes 1 el embalse de la Central Hidroeléctrica del Guri, en el sur de Venezuela, estaba a un mínimo de 244.37 metros sobre el nivel del mar, y de llegar a la cota de 240 metros, la instalación tendría que reducir su generación. De acuerdo con el anuncio del mandatario venezolano, las empresas de mayor consumo deberán utilizar plantas eléctricas por algunas horas del día para frenar la demanda, y las industrias básicas de Venezuela tendrán que reducir un 20% su consumo de energía. Sin embargo, dijo, estas medidas serán insuficientes si no se reduce el consumo de electricidad en los hogares venezolanos, por lo que dejó abierta la posibilidad de acudir a nuevas políticas de ahorro. Maduro descartó que por ahora su gobierno ordene un aumento en las tarifas eléctricas que están reguladas, o la aplicación de esquemas de racionamiento, e informó que la reducción del horario en la jornada laboral de la administración pública ha permitido ahorrar hasta 400 megavatios.

Comentarios