Con problemas mentales y pro racista, asesino de Jo Cox

viernes, 17 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Durante un acto de homenaje a la diputada Jo Cox, asesinada ayer en Birstall, West Yorkshire, el primer ministro británico David Cameron hizo un llamado a erradicar la intolerancia. "Ahí donde veamos odio, donde veamos divisiones, donde veamos intolerancia, tenemos que erradicarlas", dijo Cameron, y recordó que "la tolerancia es la base" de la democracia británica. El primer ministro detalló que esta semana dos niños perdieron a su madre, un hombre perdió a su esposa y el Parlamento “a una de sus defensoras más brillantes y apasionadas". En una ofrenda floral que Cameron compartió con el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, destacó que Gran Bretaña "está conmocionada con toda la razón, y creo que es el momento de dar un paso atrás y pensar en las cosas que valoramos de nuestro país". Añadió: "Tenemos paz, tenemos estabilidad, tenemos un cierto nivel de bienestar económico (...) tenemos democracia en estas islas", y "la tolerancia es la base" de todo ello. Corbyn, quien anunció que el Parlamento se reunirá el próximo lunes 20 en memoria de Cox, con lo que se interrumpirá el receso obligado por el referendo de la Unión Europea del jueves 23, destacó que el asesinato de la parlamentaria fue "un ataque a la democracia". "Nos la arrebataron en un acto de odio, en un acto miserable", afirmó, según un despacho informativo de la agencia AFP. La policía detuvo al agresor inmediatamente después de haber atacado a Cox, copresidenta del grupo parlamentario Amigos de Siria. Se trata de Thomas Mair, de 52 años, que según testigos profirió un eslogan ultraderechista durante el ataque: “Britain first” (“El Reino Unido primero”). De acuerdo con información del diario ‘The Telegraph’, el presunto asesino tenía problemas mentales y estaba interesado en grupos supremacistas blancos, sin que por el momento se conozca el motivo por el que atacó a la parlamentaria. El hermano de Mair, Scott, relató que éste tenía "una historia de enfermedad mental", pero que había recibido "ayuda". "Todavía me cuesta creer lo que ha ocurrido. Mi hermano no es violento y no es para nada político", relató al diario. Los vecinos también contaron que el agresor vivía solo desde hacía 20 años, cuando murió su abuela, y aparentemente nunca había tenido un empleo a jornada completa. Según 'The Telegraph', Mair estaba suscrito a la revista sudafricana 'S.A. Patriot', publicada por White Rhino Club, una organización partidaria del apartheid. Por su parte, el Souther Poverty Law Center, agrupación estadunidense dedicada a combatir el odio, informó que Mair –nacido en Escocia pero residente en Birstall, cerca de Leeds– era un comprometido partidario de la Alianza Nacional (NA), una organización neonazi de Estados Unidos. De acuerdo con ese centro, Mair compró un manual de NA en 1999 que incluía instrucciones sobre cómo construir una pistola. Y varios de los testigos del ataque del jueves relataron que el arma usada parecía ser de fabricación casera o muy antigua. Según los documentos, Mair envió más de 620 dólares a NA en concepto de suscripciones a las publicaciones de la organización, entre ellas obras que daban instrucciones sobre "química de la pólvora y los explosivos", "sustancias incendiarias" y el citado manual sobre la fabricación de pistolas con componentes que pueden encontrarse con facilidad. Mensajes "malintencionados" La Policía informó que Cox, de 41 años de edad, los había contactado tras recibir "mensajes malintencionados" y en respuesta detuvieron a un hombre que no es el sospechoso de haberla asesinado. "Los agentes recibieron una denuncia de comunicaciones maliciosas por parte de Jo Cox, y en marzo de 2016 detuvieron a un hombre en relación con la investigación", indicó la Policía, según la agencia Reuters. Jo Cox hacía campaña por la permanencia del Reino Unido en la Unión Europea. Su último comentario en Twitter decía: “La inmigración es una preocupación legítima, pero no es una buena razón para dejar la UE”.

Comentarios