Exigen investigar asesinato de periodista mexicano en Texas

viernes, 17 de junio de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- El Comité para la Protección de Periodistas (CPJ) llamó a autoridades de Estados Unidos a investigar el asesinato del periodista mexicano Jacinto Hernández Torres, quien radicaba en Texas, y cuyo cadáver fue hallado en lunes en Garland. También la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó el asesinato del periodista y exhortó a las autoridades locales a realizar una investigación exhaustiva para determinar las circunstancias del crimen. El CPJ destacó en un comunicado que los hijos de Hernández Torres expresaron que el asesinato podría estar relacionado con el trabajo periodístico que realizaba su padre, quien escribía un par de historias sensibles sobre la migración indocumentada y la trata de personas. El comunicador, quien usaba el nombre de Jay Torres, fue colaborador durante más de 20 años de La Estrella, la edición en idioma español del diario de Fort Worth Star-Telegram. También trabajaba en el sector inmobiliario, acotó Notimex este día. “Exhortamos a las autoridades a investigar exhaustivamente el asesinato de Jay Torres, y si su trabajo periodístico fue el móvil de su muerte”, expresó Carlos Lauría, coordinador del programa para América del CPJ,. El martes pasado los investigadores declararon que Jay Torres, de 57 años, murió a causa de una herida de bala y que la policía trataba la muerte como un caso de homicidio. La policía afirmó que aparentemente Torres había sido asesinado varios días antes de que se hallara el cadáver, la noche del lunes en la comunidad texana de Garland. Aline Torres, quien vivía con su padre, declaró en una rueda de prensa que creía que podía haber un vínculo entre el trabajo periodístico del padre y su muerte. Gibrán Torres, hijo del periodista, también señaló al CPJ que su padre había averiguado sobre la instalación de un sistema de seguridad para su casa unos meses antes de morir. Narró que, por una parte, Jay Torres mencionó que investigaba historias más riesgosas y que, por otra, estaba preocupado por tener que lidiar con inquilinos enojados como parte de su negocio inmobiliario. Los homicidios de periodistas en Estados Unidos son relativamente raros; pero al menos siete comunicadores han sido asesinados en ese país en relación directa con su labor informativa desde que el CPJ comenzó a documentar casos, en 1992.

Comentarios