Senador da luz verde a juicio político contra Dilma Rousseff

martes, 2 de agosto de 2016
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Antonio Anastasia, senador opositor que elabora el informe del impeachment (juicio político) contra la suspendida presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, votó este martes a favor de que el proceso avance, donde la mandataria podría perder su cargo definitivamente. “Voto por la procedencia de la acusación y el proseguimiento del proceso”, escribió Anastasia, miembro del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), en su informe de 441 páginas, donde avaló los cargos de adulteración de las cuentas públicas que pesan sobre Rousseff. La mandataria es acusada de haber violado la Constitución al aprobar gastos sin el aval del Congreso y suscribir decretos para financiar al Tesoro a través de la banca pública, dos infracciones consideradas “crímenes de responsabilidad” que pueden poner fin a su mandato e inhabilitarla para ejercer cargos públicos durante ocho años. “Es innegable la ofensa al texto constitucional de las conductas bajo examen en este proceso de impeachment”, añadió. Una amplia mayoría del Senado, encargado de juzgar la conducta de la ahijada política del expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, considera que será destituida, de acuerdo con la agencia AFP. El dictamen de Anastasia, divulgado en el sitio de internet del Senado, será leído esta tarde ante la comisión especial que tramita este proceso y, tras un día de debate, será votado por ese colegiado de 21 senadores este jueves 4. La recomendación que dé la comisión no es vinculante y para que el proceso prosiga deberá ser refrendada por una mayoría simple (41 votos) en el pleno de 81 senadores el martes 9. De verificarse ese escenario, el presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lewandowski, fijará una fecha para iniciar el juicio final, que ya anticipó podría ser el 29 de agosto tras el cierre de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro que comienzan este viernes. La suspensión de Rousseff en mayo dejó la presidencia en manos de su vicepresidente, Michel Temer, que saltó a la oposición para articular un amplio abanico político que trabaja para destituir a su exaliada y compañera de fórmula, a quien acusan de liderar un gobierno que sumergió a Brasil en su peor crisis en décadas. Rousseff, de 68 años, afirma que es víctima de un “golpe parlamentario” que busca llegar al poder por un atajo, que, en caso de suceder, Temer presidirá el país hasta fines del 2018.

Comentarios