La UNESCO apoyará a Francia para reconstruir la catedral de Notre Dame

martes, 16 de abril de 2019
GINEBRA (apro).-  La directora general de la UNESCO Audrey Azoulay expresó su dolor por el incendio que devastó la histórica catedral de Notre Dame en París, patrimonio universal de la humanidad, y ofreció su colaboración para reconstruir y salvaguardar el emblemático recinto de la fe católica. “Tenemos el corazón roto”, dijo en un mensaje a la prensa la directora general de la UNESCO ante el devastador incendio ocurrido ayer 15 de abril hacia el final de la tarde. La catedral ubicada a orillas del Sena, que era visitada por millones de personas de todo el mundo y de todas las denominaciones religiosas fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1991, lo que también incluye los puentes, muelles y orillas del Sena, en la parte histórica de su recorrido entre el puente de Sully y el puente de Iéna, así como las Islas de la Cité y Saint Louis.
“Notre Dame representa un patrimonio universal excepcional: histórico, arquitectónico, espiritual, un monumento también del patrimonio literario y un lugar único en el imaginario colectivo. Es patrimonio de los franceses, pero también de la humanidad en su conjunto. Este drama nos recuerda la fuerza de lo que nos une”, dijo Audrey Azoulay, quien acudió inmediatamente al lugar del siniestro junto con las autoridades francesas.
La catedral está considerada el más bello ejemplo de la arquitectura gótica francesa, con un uso innovador de la bóveda de crucería y de los contrafuertes de los rosetones de vidrio tintado y de la decoración escultórica. La construcción de la iglesia comenzó en 1160 y continuó durante un siglo. Misión de emergencia La titular del organismo cultural de la ONU anunció también que se va a llevar a cabo una evaluación urgente de los daños.
“La UNESCO está junto a Francia para salvaguardar y rehabilitar este patrimonio inestimable. Ya estamos en contacto con expertos y listos para enviar una misión de emergencia para evaluar los daños, preservar lo que se pueda preservar y estudiar las medidas posibles a corto y mediano plazo”, declaró.
La evaluación se llevará a cabo con todas las autoridades competentes, incluidas las autoridades nacionales y locales, la dirección del sitio y las autoridades eclesiásticas, con el fin de elaborar un plan de acción y evitar un mayor deterioro del edificio y recuperar en la medida de lo posible sus elementos originales.
“Posteriormente, la UNESCO acompañará y apoyará a las autoridades en su rehabilitación”, reiteró Azoulay.

Comentarios