Miles de iraníes exigen venganza por el asesinato de Soleimani

lunes, 6 de enero de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Miles de iraníes abarrotaron este lunes las calles del centro de Teherán para dar el último adiós a Qassem Soleimani, jefe de la fuerza Al Quds de la Guardia Revolucionaria, mientras exigían venganza y quemaban banderas israelíes y estadunidenses. "Muerte a Estados Unidos, muerte a Israel, muerte a Al Saud (dinastía de Arabia Saudí)", gritaban al marchar por la avenida Enghelab. Durante los funerales, el líder supremo de Irán, el ayatola Alí Jamenei, rezó frente a los féretros de las víctimas del ataque perpetrado por Estados Unidos en Irak, el pasado jueves 2, y advirtió que habrá “una dura venganza”. En la ceremonia participaron altos cargos iraníes como el presidente, Hasán Rohani; el presidente del Parlamento, Alí Lariyani; el jefe del aparato judicial, Ebrahim Raisi, y el sucesor de Soleimani, Esmail Ghaani. La hija de Soleimani, Zeinab, amenazó directamente con un ataque al ejército de Estados Unidos en Oriente Medio, en un discurso ante una multitud que se extendía hasta donde alcanzaba la vista en una de las principales avenidas de la capital iraní, según un despacho informativo de AP. "Las familias de los soldados estadunidenses en Asia occidental (...) pasarán sus días esperando la muerte de sus hijos”, afirmó entre vítores. Y en respuesta a las declaraciones belicistas del presidente estadunidense Donald Trump, quien el sábado 4 dijo que podría atacar 52 objetivos en la República Islámica, el presidente iraní Hasan Rohani lanzó en su cuenta de Twitter: “No amenace nunca a la nación iraní". "Quienes hacen referencia al número 52 deberían recordar también el número 290. #IR655", tuiteó Rohani, en alusión a la tragedia del Airbus del vuelo Iran Air 655, abatido en julio de 1988 por un navío estadunidense en el Golfo y que costó la vida a 290 personas.
Notas relacionadas:
Suleimani, el asesinato que hace temblar al mundo Trump advierte a Irán: nunca tendrá armas nucleares A su vez, algunos de los miles de manifestantes describieron al propio mandatario estadunidense, Donald Trump, como el objetivo legítimo de la venganza iraní. Mohammad Milad Rashidi, de 26 años, predijo más tensión en el futuro. “Trump acabó con la posibilidad de cualquier acuerdo entre Teherán y Washington. Seguramente habrá más conflicto en el futuro”, indicó. En Líbano, el líder del grupo insurgente Hezbollah, que cuenta con el respaldo de Irán, señaló que el asesinato de Soleimani ha convertido en blanco al ejército estadunidense. Y el director del programa aeroespacial de la Guardia, el general Amir Ali Hajizadeh, apuntó que la respuesta iraní no se limitaría a un único ataque. “Disparar un par de misiles, alcanzar una base o incluso matar a (Donald) Trump no es lo suficientemente valioso como para compensar la sangre del mártir Soleimani”, manifestó Hajizadeh en la televisora estatal. “La única cosa que puede compensar su sangre es la total retirada de Estados Unidos de la región y apartar su maldad de la gente oprimida en la región”.