El presidente de Colombia reconoce la amenaza del Cártel de Sinaloa en su territorio

martes, 7 de enero de 2020
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Además de los “grupos locales”, Colombia enfrenta en su territorio a miembros del Cártel de Sinaloa, reconoció el presidente de ese país, Iván Duque. A través de una entrevista realizada por el periódico local El Tiempo, Duque dijo que el cártel mexicano emplea a francotiradores para evitar la erradicación de los cultivos ilegales. "La mayor amenaza a la seguridad nacional es el narcotráfico. Hay lugares del territorio donde hay cárteles de la droga de otros países que tienen francotiradores a sueldo y sembrados de minas antipersona para evitar la labor de erradicación", declaró el mandatario colombiano. Según las declaraciones del presidente, la organización delictiva de la que “El Chapo” Guzmán fue líder lleva muchos años en Colombia y tiene vínculos con grupos armados ilegales. Antes del gobierno de Duque, expertos ya habían advertido sobre la llegada a Colombia de emisarios del cártel de Sinaloa e incluso del llamado Jalisco Nueva Generación. Según esos analistas, la presencia de estas organizaciones en el territorio colombiano busca asegurar el flujo de cocaína a Estados Unidos, ante la salida de las FARC, que por años impusieron las reglas para el cultivo y producción de cocaína. Desde su llegada al poder, el 7 de agosto de 2018, Duque ha arreciado el combate al narcotráfico en su país, tomando en consideración que, pese a cuatro décadas de lucha y la colaboración de Estados Unidos, Colombia sigue siendo el principal productor de cocaína. La Corte Constitucional decidió en junio de 2019 que el gobierno podía regresar a las fumigaciones aéreas de narcocultivos -suspendidas en 2015- siempre y cuando se minimicen sus efectos adversos contra el medioambiente y las poblaciones.