Internacional

Desconfianza en gobiernos y desigualdad agravaron la pandemia: PNUD

Luis Felipe López-Calva, director regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, explicó que la confianza de los ciudadanos en los gobiernos en América Latina es baja y ha caído en los últimos diez años.
miércoles, 18 de noviembre de 2020

CIUDAD DE MÉXICO (apro).- La desconfianza en los gobiernos y la desigualdad son condiciones preexistentes que agravan los efectos de la pandemia de covid-19 en América Latina, advirtió Luis Felipe López-Calva, director regional del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

El experto explicó que la confianza de los ciudadanos en los gobiernos en la región es baja y ha caído en los últimos diez años. “La confianza es algo que se construye vía resultados y vía procesos mediante dar respuesta a la gente, y mediante procesos de decisión en los que aquellos que van a ser afectados por las decisiones puedan tener la posibilidad de participar”, explicó.

Una de las consecuencias del escepticismo de la población ante las instituciones es, dijo, la desinformación o infodemia. Es uno de los mayores retos la respuesta a la pandemia, pues aún existen personas que niegan la existencia del coronavirus o desconocen su gravedad, y se niegan a seguir las medidas de distanciamiento social o uso de mascarillas a pesar de que la ciencia aconseje lo contrario, dijo.

“Es un mecanismo que se refuerza mutuamente. Hay una gran incertidumbre y la solución de la pandemia necesariamente pasa por cambios de comportamiento individual porque las personas son quienes transmiten la enfermedad. Entonces al requerir de cambios de comportamiento, la información se vuelve un insumo central”, relató.

El experto resaltó que en la región pululan las noticias falsas, aunque en unos países más que en otros. “En promedio sólo el 59% de la información que está en las redes sociales en América Latina es verificada o es confiable y hay grandes diferencias”, aseguró.

Mientras que en países como Argentina y Jamaica casi el 80% de las noticias se consideran fiables, en países como Venezuela y Perú esta proporción cae a un 25% o menos, lo que significa que en esos dos países solo uno de cada cuatro tuits contiene noticias fiables, las tasas más bajas a nivel mundial, de acuerdo con datos de un observatorio de la Fundación Bruno Kessler que cuantificó la "fiabilidad de las noticias" en publicaciones relacionadas con el covid-19.

El director regional aseguró que la combinación de niveles bajos de confianza en los gobiernos y la  fiabilidad de las noticias en países como Venezuela, Perú, El Salvador y Ecuador, tiene el potencial de empeorar la propagación del virus si esto causa que las personas no cumplan con las medidas de salud pública o respeten el confinamiento. Por lo que destacó que el liderazgo comprometido con la calidad de información tiene un rol muy importante.

Por otra parte, resaltó que el bajo crecimiento económico, la alta vulnerabilidad y la desigualdad son otros problemas estructurales que enfrenta América Latina. “Las distintas dimensiones de la desigualdad eventualmente terminan reflejándose en la incapacidad de individuos y hogares de participar en el crecimiento, y a la vez de poder protegerse contra los choques, ya sean choques macroeconómicos o relacionados con el medio ambiente u otros factores”, afirmó.

Para el experto, la perspectiva económica en la región es muy compleja por la contracción, los mayores niveles de deuda y las situaciones fiscales con las que saldrán los países de la pandemia, y comentó, que al ser de renta media tendrán poco acceso a recursos concesionales a nivel global y requerirán mecanismos innovadores de financiamiento y apoyo de la comunidad internacional y el sector privado.

En ese sentido, indicó que una transformación digital incluyente, un rediseño de los sistemas de protección social para que sean más incluyentes y fiscalmente sostenibles, motores de crecimiento más amigables con el medio ambiente y el fortalecimiento de la gobernanza serán vitales para el desarrollo de la región.

El PNUD, agregó, ha programado cientos de millones de dólares para respuesta al covid, con una primera etapa treinta millones de dólares y se están revisando proyectos para disponer otros 100 millones de dólares. Sin embargo, este esfuerzo no ha sido suficiente, porque la región enfrenta un choque muy grande.

Sin embargo, afirmó que los ciudadanos tienen un papel muy importante que jugar, no sólo a través de los cambios de comportamiento de los cuales depende controlar la transmisión del covid-19, sino también como parte de la solución hacia la buena gobernanza y la legitimidad.

“Para eso existen los cuatro elementos centrales de toda democracia. El primero es ser parte activa de los procesos democráticos, ser parte activa políticamente y contribuir a la cohesión social y finalmente, tener participación en la deliberación pública. La ciudadanía es un insumo clave para una salida estable y positiva de esta situación”, concluyó.

Comentarios

Otras Noticias