España

Ahora la Ministra de Turismo de España recibe sobre con amenazas y una navaja

El ministerio del Interior dio a conocer que la navaja –que venía en medio de unos discos compactos para pasar sin ser detectado por el filtro de seguridad—estaba “aparentemente ensangrentada”, “manchas rojas, que aún no se sabe si es sangre o pintura”.
lunes, 26 de abril de 2021

MADRID (apro).- La ministra de Industria y Turismo de España, Reyes Maroto Illera, fue amenazada de muerte este lunes al recibir un sobre con una navaja “aparentemente ensangrentada” y recortes de periódico, informó el Ministerio del Interior, que abrió una investigación sobre este hecho.

Maroto fue propuesta por el candidato socialista Ángel Gabilondo para la vicepresidencia de la Comunidad de Madrid en caso de ganar los comicios del 4 de mayo.

En su cuenta de Twitter, la ministra posteó: “Las amenazas y la violencia nunca acallarán la voz de la democracia. La libertad prevalecerá. Muchas gracias por todas las muestras de apoyo en un día que refuerza mi voluntad de trabajar por un futuro mejor”.

El ministerio del Interior dio a conocer que la navaja –que venía en medio de unos discos compactos para pasar sin ser detectado por el filtro de seguridad—estaba “aparentemente ensangrentada”, “manchas rojas, que aún no se sabe si es sangre o pintura”

Se trataría de la cuarta amenaza de muerte contra miembros de la clase política española en el marco de las elecciones de la próxima semana.

Primero fueron las cartas enviadas al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, y el exvicepresidente del gobierno y candidato de Unidad Podemos (UP) a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Pablo Iglesias.

En estos casos recibieron cada uno sobres conteniendo mensajes amenazantes acompañados de munición de un fusil de asalto, como dio a conocer Apro.

Interior resaltó el hecho de que la navaja estaba camuflada entre dos discos compactos, para poder pasar los escáneres de los controles de seguridad.

Apoyo 

Al enterarse de la amenaza, la vicesecretaria general del PSOE y portavoz en el Congreso, Adriana Lastra, señaló que el fascismo “no vas a pasar, se acabó”.

El propio candidato socialista Ángel Gabilondo expresó su acompañamiento a Reyes Maroto. “Reyes no está sola. Estamos con ella. Nosotros también nos sentimos amenazados en nuestro corazón, nuestras convicciones, en nuestros valores”.

El otro amenazado, Pablo Iglesias, candidato de Unidas Podemos a la Comunidad de Madrid, se expresó en redes sociales: “Toda nuestra solidaridad con Reyes Maroto. Ya está bien de amenazas fascistas”.

De la misma manera, la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, manifestó su “condena” por la amenaza en un mensaje de Twitter. Agregó: “espero que se dé con el autor de esta barbaridad y responda ante la justicia. Esto no puede seguir así, hacemos un llamamiento a la sensatez para frenar ya esta deriva”.

También la candidata de Más Madrid, Mónica García, se solidarizó con la ministra. Y se preguntó al ser abordada por la prensa: “¿Cuántas amenazas más hacen falta para que (Isabel) Ayuso (candidato del Partido Popular) deje de avalar la política del odio de la extrema derecha?”.

Y es que Vox y su candidata Rocío Monasterio no solo se han negado a condenar las amenazas recibidas por estos dirigentes políticos, sino que han puesto en duda la veracidad de los mismos, sin ofrecer ninguna prueba para desacreditar dichas amenazas. Y han sugerido un montaje del propio gobierno, en una reacción que se está haciendo común en el populismo de ultraderecha, que es culpar a la víctima, en este caso a los amenazados, en especial a Pablo Iglesias.

Refuerzan seguridad de los amenazados

El sitio de internet del diario El País adelantó que fuentes del Ministerio del Interior y de Unidas Podemos confirmaron que se ha reforzado la seguridad de los dirigentes políticos amenazados.

El medio tuvo acceso a una notificación remitida por la secretaría de Estado de seguridad en la que alude que “habida cuenta de las cartas con contenido amenazante”, se “adopten las medidas de protección que, en atención a la valoración del riesgo por la actual amenaza, considere precisas y necesarias para garantizar la seguridad de los mismos”.

Fuentes policiales también confirmaron que se reforzaron “las medidas de escolta”, sin ofrecer mayor detalle.

La carta dirigida al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska le daba diez días de plazo “para dimitir”. Y añadía: “El tiempo de reírte de nosotros se ha terminado. La Policía Nacional. La Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos”, éste último un término aparentemente utilizado en la jerga militar para referirse a un tiro de arma de fuego.

El sobre tenía fecha de haber sido enviado el 19 de abril y contenía dos cartuchos de calibre de un fusil que en el pasado fue utilizado por las fuerzas armadas, pero que es un calibre que se sigue utilizando entre cazadores.

La carta a la directora general de la Guardia Civil, María Gámez, contenía un mensaje similar al anterior.

Por su parte, la carta que llegó a Pablo Iglesias, exvicepresidente del gobierno y actual candidato a la Comunidad de Madrid, le decía que había dejado “morir a nuestros padres y abuelos”, responsabilizándole de las muertes de las personas de la tercera edad, aunque éstas eran facultades de las comunidades autónomas.

Y añade: “Tu mujer, tus padres y tú están sentenciados a la pena capital. Tu tiempo se agota”, rezaba el mensaje, que iba acompañado de cuatro balas de fusil.

Este caso, como los anteriores, fueron denunciados y son investigados por las fuerzas de seguridad. El secretario general de Podemos presentó su denuncia luego de que también tuviera un choque en un debate radiofónico en la que la candidata de Vox se negó a condenar los hechos, incluso, los ponía en duda.

En su denuncia, Iglesias señaló que entiende que los hechos constituyen “una grave amenaza” contra él y su familia. Puntualizó que se trata de una “amenaza que incluye material de guerra, que en apariencia es real y pertenece a un arma de fuego de gran calibre”, por tanto, aceptó que “teme” por su seguridad y la de sus familiares.

Más de

Comentarios