España

"Dejo todos mis cargos": Pablo Iglesias tras la derrota de la izquierda en Madrid

Iglesias se convirtió en el objetivo de los más duros del Partido Popular y del ultraderechista Vox, por tanto, en su mensaje señaló que tenía la conciencia de “haberse convertido en un chivo expiatorio”.
martes, 4 de mayo de 2021

MADRID (apro).- Pablo Iglesias, líder de Unidas Podemos, anunció que se marcha de la política activa.

Lo anterior, luego de lamentar los malos resultados obtenidos por los partidos de izquierda, entre ellos el suyo, en la elección que este martes se celebró en la Comunidad de Madrid, misma que –dijo-- ganó la “derecha trumpista” del Partido Popular.

“Dejo todos mis cargos, dejo la política de partido y la política institucional”, anunció quien hasta hace unas semanas era el vicepresidente del gobierno de coalición encabezado por el socialista Pedro Sánchez.
    
“Cuando uno deja de ser útil tiene que aprender a retirarse”, lanzó en su intervención tras conocerse los resultados de la elección madrileña de este martes.
    
Iglesias se convirtió en el objetivo de los más duros del Partido Popular y del ultraderechista Vox, por tanto, en su mensaje señaló que tenía la conciencia de “haberse convertido en un chivo expiatorio”.
    
Durante la campaña se recibieron dos sobres con amenazas de muerte en contra de Pablo Iglesias, su familia y sus padres, y uno de ellos, además del mensaje, contenía cuatro proyectiles de fusil.
    
“Hemos constatado un incremento y una normalización sin precedentes de los discursos fascistas en los medios de comunicación y mi conciencia absoluta de haberme convertido en el chivo expiatorio que moviliza los efectos más oscuros, más contrarios a la democracia”, sostuvo.

Y añadió: “Estos resultados lo dejan claro, yo no soy una figura política que pueda contribuir a mejorar nuestro peso electoral. Ser útil para Unidas Podemos es mi mayor aspiración, y creo que es evidente a que al día de hoy no contribuyo a sumar, no soy una figura que contribuya a sumar para que podamos ganar en la Comunidad de Madrid y el ayuntamiento, y cuando la situación es esa, cuando te han convertido en chivo expiatorio, cuando tu papel moviliza lo peor de los que odian la democracia, uno toma decisiones. Dejo todos mis cargos, dejo la política de partido, la política institucional”, subrayó.

Iglesias se convirtió en el líder del partido que representaba el espíritu del 15-M, el llamado ‘movimiento de los indignados’ que surgió el 15 de mayo de 2011, como consecuencia de la afectación a la juventud por la grave crisis de 2008.
    
Durante siete años tuvieron algunos resultados notables, pero derrotas en elecciones regionales.
    
Con el triunfo electoral de Pedro Sánchez, Unidas Podemos formaron gobierno apoyando al Partido Socialista Obrero Español, e Iglesias se convirtió en vicepresidente del gobierno en enero de 2020. Hace unas semanas decidió abandonar el cargo y lanzarse como candidato en la comunidad de Madrid, con el argumento de que haría su esfuerzo por ayudar a parar a la ultraderecha.
    
Sin embargo, los resultados no le acompañaron porque solo pasó de siete a 10 escaños. Y ni con el resultado de Más Madrid y del PSOE podrían lograr un bloque de izquierda que les permitiera gobernar.
    
En su mensaje, Iglesias dijo: “No voy a ser tapón para una renovación de cargos que se tiene que dar en la formación política. Pienso que Yolanda Díaz –vicepresidente del gobierno de Sánchez-- puede dirigir el partido”, el cual, adelantó, seguramente se va a feminizar. 
    
El secretario general de Podemos saludó el liderazgo de Yolanda Díaz y el de Isa Serra, dos de sus compañeras en la dirigencia.
    
Iglesias reconoció que, en su esfuerzo por detener la ultraderecha, que calificó como la “derecha trumpista” de Isabel Díaz Ayuso, “nuestro esfuerzo fue insuficiente”. “El éxito de la derecha es una tragedia”, dijo, y criticó la “deslealtad institucional” de la Comunidad de Madrid hacia el gobierno central en la gestión de la pandemia del coronavirus, haciendo una política de oposición, crispación y mentira.
    
También apuntó que los nuevos liderazgos de Unidas Podemos deben cumplir con la promesa de “feminizar el espacio político”.
    
“No hace ni siete años que conocíamos los resultados de las elecciones europeas, y en este tiempo pocos se podían imaginar lo que hemos conseguido. Estoy orgulloso de haber liderado un proyecto que terminó con el bipartidismo. Después de siete años Unidas Podemos gobierna en muchas comunidades autónomas. Yolanda Díaz va a determinar el futuro de la izquierda en España en los próximos años. Estoy orgulloso, pero cuando uno deja de ser útil tiene que saber retirarse”, puntualizó.
    
Y terminó con una frase de despedida: “No sé lo que es el destino, caminando fui lo que fui, hasta siempre”.

 

Más de

Comentarios