"Vamos México": El rompecabezas de Sahagún

martes, 30 de octubre de 2001
México, D F- Al centro y a lo alto del Polyforum Siqueiros, se leía una pregunta que atrapaba la atención de los invitados, conforme iban entrando: "¿Cómo podemos resolver un rompecabezas de 100 millones de piezas?" La curiosidad pasaba pronto La gente mejor miraba las dos pantallas gigantes que mostraban imágenes de los niños más pobres o, de plano, comentaban señoras ricachonas de peinados altos y trajes elegantes con bolsas que hacían juego: --Preciosa tu casa, Mónica --Gracias, Maru ¿Tu marido? --En la oficina Había muchos jóvenes Muchachas de cabellos pintados, rubias, la mayoría Platicaban de sus novios y un par de ellas hablaron de algo que luego cobraría sentido: --¿En qué coro estás? --En el segundo, ¿y tú? --En el primero Llegaron algunos personajes, como el comunicador Guillermo Ochoa, el presidente de Fundación Azteca, Jorge Garralda, la senadora Cecilia Romero Al mediodía, el olor combinado de uno y otro perfume caro se apropiaron del aire Las señoras, unas jóvenes, otras no tanto y unas más que se empeñaron en aparentarlo, parecían conocerse Se saludaban, se abrazaban y después retiraban de sus mejillas el rastro de la pintura para labios Representantes de distintas iglesias, de organizaciones de asistencia, de fundaciones (señoras sobre todo, las preferidas de Marta) fueron tomando sus lugares Los que portaban un distintivo verde, al frente y a la izquierda; los de azul, al frente a la derecha; los de naranja y blanco, para atrás Carlos Fernández Collado, el estratega, el secretario particular, el que hace de todo, según disponga la esposa del Presidente, revisaba, saludaba, agradecía Las bocinas reproducían New Age, música moderna que, se dice, relaja los músculos y la mente Se cortó el sonido para que el público recibiera la indicación de ocupar su lugar La Primera Dama y el Presidente venían en camino La voz del oculto maestro de ceremonias presentó a María Luisa Barrera de la Serna, presidenta del CEMEFI, Francisco Ibarra, Sergio Díaz y Manuel Arango, socios honorarios de Vamos México, Rodolfo Elizondo, coordinador presidencial para la Alianza Ciudadana, a la presidenta de la Comisión de Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados, en representación de Beatriz Paredes, presidenta de la Mesa Directiva y al director de la fundación, José Antonio Sosa Plata Para la presentación del video que introducía a los objetivos de la Fundación Vamos México, el silencio no fue absoluto Varios ignoraron la petición de apagar los teléfonos celulares El video enseñaba, sobre todo, imágenes de niños de la calle o de pobladores de zonas marginadas Marta de Fox (así fue presentada a lo largo del evento) y su marido, Vicente Fox, no prestaban atención Susurraban "No permitamos que la tragedia se convierta en catástrofe", advertía la voz en off del video, que luego se refirió al cambio del 2 de julio, que no se completaría sin la sociedad Sin entusiasmo, la voz grabada sonó: "Vamos, México" También en el audiovisual, la presidenta de la fundación, Marta Sahagún, explicaba los objetivos de la institución Parecían fragmentos de sus discursos Fox seguía conversando hasta que escuchó: "Sabemos que contamos con el presidente Fox, y él sabe que cuenta con nosotros" "Rompecabezas social" Al fin terminó el video y Marta de Fox se dirigió al público ansioso Afirmó que México es un "rompecabezas social", cuya solución parece imposible Sin embargo, continuó: "La respuesta es sencilla: uniendo las piezas, de los que pueden ayudar y los que necesitan ayuda Esa es la función de Vamos México" Comenzó a tener sentido la pregunta: "¿Cómo podemos resolver un rompecabezas de 100 millones de piezas?", colocada detrás del podium, en medio de las pantallas gigantes Segio Díaz, socio fundador de Vamos México, sostuvo que como empresario sentía la obligación de mantener un compromiso social con los que menos tienen "No hay pieza que sobre", dijo "Una sola pieza no pesa mucho" Solicitó a una persona del público que lo auxiliara Se sintió la timidez Díaz insistió y pasó una mujer Entre ambos, colocaron la pieza, adornada con una fotografía de un mexicano barbón y sonriente, sobre la pregunta Luego fue Cecilia Betancourt, presidenta de Misioneros de Amor, quien colocó, con otra persona del público, otra pieza del rompecabezas Después Laura Larrache, directora de Fundación Los Sesenta, Verónica Navarro, de Fundación para la Dignificación de la Mujer, luego la directora de Amigo Tarahumara Cada vez había más gente dispuesta a pasar al frente a colocar piezas Detectaron el premio a la audacia: saludar, de mano o de beso, al presidente Fox y a su esposa La pregunta fue cubriéndose de piezas con mexicanos blancos, indígenas, feos, bellos, jóvenes y maduros Fue una especie de perfomance sin gracia Los muchachos, entre los 15 y los 20 años, se aburrían, bostezaban, tronaban los dedos, bailaban las piernas Marta Sahagún y su esposo no detenían la conversación, interrumpida por los voluntarios que pasaban a felicitarlos La pareja presidencial no correspondía a las atenciones levantándose de la silla Desde ahí, estiraban la mano Los intrépidos se agachaban para besarlos Marta colocó la última pieza del rompecabezas También pidió la ayuda del público Se levantaron decenas Varios corrieron, más cuando miraron al presidente de pie Ahí estuvo Rodolfo Elizondo La voz en off del presentador pidió que los voluntarios regresaran a sus asientos Marta Sahagún esperó Todos en su lugar, reconoció y expresó su "admiración" a las promotoras de instituciones que han trabajado "por los que menos tienen" "Vamos México es una pieza más que quiere sumarse a todas las demás Vamos México no busca desplazar a nadie, sino acercarse" De alguna manera, Sahagún respondió a las críticas más frecuentes que han surgido en contra de su proyecto Prometió rendir cuentas, prometió que el dinero llegaría a los desamparados, y defendió a los más ricos de México, juntos en el Consejo Consultivo de su fundación Se trata, aseguró, de hombres y mujeres desinteresados "A ellos, mi gratitud" Aunque no refirió a la interpretación de que el suyo es un proyecto político, deslizó: "No quiero asumir un protagonismo estéril Vamos, pues, a hacerlo juntos" El final fue de espectáculo Bien podía haber organizado En Vivo Espectáculos, la filial de Televisa que planeó y realizó el concierto privado de Elton John en el Castillo de Chapultepec Una joven rubia se apoderó del podio y del micrófono Cantó: Un niño triste También es tu niño Una mujer que llora También es tu mujer Nada es ajeno Cuando se ama de verdad Nada es tan lejano Si todos queremos llegar Vamos México Vamos México Nuestras voces unidas En un grito de fraternidad De repente, espontáneamente en apariencia, otros muchachos y muchachas, bien parecidos, se sumaron al frente Hacían los coros y llevaban, con las palmas, el ritmo de la música Los siguieron el presidente y su esposa Pero no, no lo organizó en Vivo Espectáculos El grupo pertenecía al elenco artístico de Luis de Llano, productor de Televisa Los jóvenes entonaban una segunda canción mientras salían Vicente Fox y su señora Por el lado contrario al que llegaron, para repartir más besos y ofrecer más abrazos

Comentarios