Análisis político: Pemex, Madrazo... y la impunidad legalizada

viernes, 25 de enero de 2002
México, DF (apro) - El esquema de transferencia ilícita de recursos públicos al PRI, como lo presume la investigación en curso sobre la vinculación entre Pemex y la campaña de Francisco Labastida, ya ha sido antes acreditada documentalmente y, sin embargo, sus autores se mantienen todavía impunes El caso más emblemático de este uso de recursos públicos, mezclados con otros de procedencia oscura, en beneficio de campañas priistas, lo representa Roberto Madrazo, uno de los actuales contendientes por la presidencia nacional del PRI y aparentemente ajeno al escándalo que involucra a Labastida, su rival en la pelea por la candidatura presidencial de su partido Madrazo dispuso en su campaña por la gubernatura de Tabasco, en 1994, de 141 millones de pesos de entonces --equivalentes a 70 millones de dólares--, según acreditó la Procuraduría General de la República (PGR) con información que le proporcionó la Comisión Nacional Bancaria y de Valores No obstante la base documental irrebatible de este despilfarro en su campaña --mediante el cual rebasó por mucho los 4 millones impuestos por autoridades electorales de Tabasco--, la PGR no pudo sancionar a Madrazo y a sus colaboradores porque la Procuraduría Fiscal de la Federación no formuló la querella de ley Mediante ésta y otras argucias legaloides, como la controversia constitucional que formuló ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Madrazo logró que la investigación de la justicia federal regresara a Tabasco, donde, como era obvio, ordenó que se le diera carpetazo Pero el fondo del asunto, el uso de 241 millones de pesos en su campaña, quedó ampliamente demostrado, si bien la mayor parte del origen de ese dinero se mantiene en la opacidad La PGR presumió que provenían del erario estatal y aun del narcotráfico Desde que el pererrista Andrés Manuel López Obrador formuló, en 1995, una denuncia ante la PGR contra Madrazo y su equipo, luego de que obtuvo documentos de la campaña, el nombre del exbanquero Carlos Cabal Peniche fue clave para explicar una de las vertientes del origen de los recursos Los documentos entregados por López Obrador a la PGR, que luego los validó, daban cuenta de la aportación de 13 millones 440 mil pesos a la campaña de Madrazo, algo que éste negó reiteradamente Sólo con el paso del tiempo, en 1998, tuvo que reconocer que efectivamente sí recibió dinero de Cabal, pero ante las evidencias hizo una maniobra que involucrara a otros priistas: El exbanquero también benefició a Luis Donaldo Colosio y a Ernesto Zedillo El grueso de los recursos que usó para su costosa campaña, y que la PGR no pudo seguir investigando por los valladares legales impuestos por Madrazo, tendrían su origen en el presupuesto del gobierno de Tabasco, a cargo entonces de su primo, Manuel Gurría Ordóñez, personaje cercanísimo a Carlos Hank González El gobierno de Tabasco recibió, el 8 de diciembre de 1993 ?un año antes de las elecciones--, un préstamo de Banca Serfin por 240 mil millones de viejos pesos, de acuerdo con documentos "Dicho crédito despierta sospechas porque, casualmente, en vísperas de las elecciones de Tabasco, Manuel Gurría contrató un endeudamiento público por una cantidad similar a la de los gastos de campaña de Roberto Madrazo", escribió López Obrador en Fobaproa, expediente abierto, un libro que acredita que el PRI está involucrado en el quebranto bancario "Sobre este asunto, Madrazo, en vez de decir la verdad, sólo se ha dedicado a repetir que es cosa juzgada y que ya lo exoneró la Procuraduría, aunque es ingenuo pedir congruencia a alguien que no sabe hacer política de otra forma" La fórmula de Madrazo para encubrir el uso de recursos públicos en su campaña por la gubernatura era simular sorteos para obtener financiamiento e informar a las autoridades electorales --por lo demás coludidas con él-- un monto menor al establecido Algo semejante a lo que la PGR y la Secretaría de la Contraloría presumen hizo Labastida en colusión con Pemex y el sindicato de esta paraestatal, y que se trata en realidad de una vertiente de lavado de dinero Madrazo, ya como gobernador, dispuso también de recursos públicos para cimentar su lanzamiento por la candidatura presidencial del PRI mediante los spots televisivos con la leyenda de "Un madrazo al dedazo" y tildar de "Perfecto fracasado" a Labastida, con cuyo aparato del gobierno de Zedillo lo aplastó Ya sin la presidencia de la República, Madrazo sigue operando políticamente con recursos cuya procedencia nadie sabe, pero que se presumen ilícitos por la red de complicidades que tejió el grupo de Carlos Salinas, al que pertenece No hay que olvidar que Madrazo impuso como gobernador de Tabasco a uno de sus incondicionales, Manuel Andrade, que según denuncias de priisas sigue siendo su "caja chica"

Comentarios