El SIDA modifica el lenguaje sobre el sexo, pero no los hábitos sexuales

viernes, 29 de noviembre de 2002
Ver fotogalería La abstención y la monogamia estricta y generalizada, los grandes remedios invocados por los grupos conservadores en la lucha contra el SIDA, no parecen destinados a convertirse en rasgos típicos de la cultura sexual predominante, pero lenta, moderadamente, el síndrome de inmunodeficiencia adquirida empieza a modificar los hábitos sexuales de estratos sociales localizados, especialmente los grupos gay ilustrados, los más convencidos de que, en los tiempos del SIDA, amar es amar peligrosamente En los grupos sociales mayoritarios, en cambio, el SIDA es visto todavía como un fenómeno remoto y ajeno, amplificado por la prensa amarillista con propósitos mercenarios, o bien como un mal exclusivo de individuos de vida disipada, homosexuales, bisexuales y extranjeros La reducción del SIDA a enfermedad de grupos cerrados simplifica, a los ojos de mucha gente, la visión del problema, expresada en el trinomio SIDA-homosexual-muerte Por distintas razones ?desconocimiento virtual del problema y un fatalismo de dos sentidos: "A mí no me va a dar", según unos; "a los que más miedo tienen es a los que les da", según otros? grupos de homosexuales y prostitutas asumen una actitud similar a la de la mayoría de la población Se hacen los desentendidos, en una especie de bloqueo psicológico ante los riesgos La crisis económica, no el SIDA, ha ahuyentado en los últimos años a los clientes de prostíbulos y centros nocturnos En otros de medio pelo, beneficiados por el corrimiento hacia abajo de los usuarios que antes acudían a sitios refinados, el ambiente de relajamiento y disipación es lo menos parecido a un estado de emergencia La prostitución sigue tan campante, pese a la maldición de grupos milenaristas que conciben la aparición del síndrome de inmunodeficiencia adquirida como "un castigo de Dios" contra los sodomitas actuales o como un ominoso aviso del fin de los tiempos De oficio legendario, muchas de las mujeres que se acuestan por dinero lo hacen todavía sin precauciones directamente orientadas a impedir la transmisión del SIDA De tiempo atrás han tomado, eso sí, providencias contra la concepción, pero hasta ahí "Entre nosotras nadie se ha muerto de eso", dijo una prostituta de la ciudad de México que resumía la opinión de algunas de sus colegas sobre el SIDA Otra ilustró contundentemente esa actitud: "Seguimos haciendo de tocho morocho" Otras, apremiadas por el miedo o por los clientes, convienen con éstos en el uso de preservativos como condición para establecer la relación íntima "Por el bien propio y del negocio, tenemos condones a la disposición del cliente", dijo una del grupo de las precavidas Modificación de pautas de comportamiento sexual y apertura mental ante los asuntos del sexo son, en suma, los cambios más notorios producidos en los últimos años, a consecuencia de la aparición del SIDA, según la opinión de homosexuales y expertos en esta problemática entrevistados por Proceso Max Mejía, miembro del Partido Revolucionario de los Trabajadores, observa algunos cambios: ?Entre la gente gay, el sector más preocupado es la clase media Quizá por ser el más informado, lo cierto es que está cambiando ciertos hábitos, por ejemplo, "el ligue" con desconocidos, el hacer todo tipo de prácticas sexuales, el cambio frecuente de pareja El uso del condón aún no se generaliza, aunque cada vez más homosexuales lo están usando Pero entre los homosexuales marginados ?obreros, chavos banda, travestis?, quién sabe qué estará pasando Por lo que he podido ver, muchos no quieren ni oír hablar del tema Lo rechazan Temen que sirva para discriminarlos más Otros se burlan de él, bailan la canción del SIDA (de la Sonora Dinamita), no le tienen miedo O quizá no es que no le tengan miedo, sino que no lo encuentran peor que otros males; por ejemplo, la relación con machines que a la hora de la hora te sacan la navaja o la pistola "En cuanto a los heterosexuales, el asunto es todavía más complicado En primer lugar, no ha terminado de ?caerles el veinte? de que el SIDA también los afecta a ellos Muy pocos empiezan a preocuparse, quizá no más que otros círculos de gente enterada, y empieza a tomar precauciones: el uso del condón, por ejemplo Pero la mayoría de la gente sigue como si nada, pensando todavía que la enfermedad tiene que ver con homosexuales Nada será igual El doctor Juan Luis Alvarez Gayou, fundador de la única clínica multidisciplinaria de atención y orientación sexual, autor de varios libros sobre estos temas, consideró que el SIDA constituía un "problema serio de salud", pero está convencido de que "ni remotamente" tendrá las dimensiones que ha alcanzado en otros países, por ejemplo Estados Unidos El autor de "La condición sexual del mexicano" apreció que en algunos de los grupos considerados de alto riesgo ?los homosexuales, "muy golpeados por esta situación"? hay una modificación clara de comportamiento sexual, mientras que "en el grupo mayoritario de heterosexuales, más que un cambio de comportamiento, hay pánico, temor" "Más que las campañas de prensa o declaraciones de funcionarios, modifica el comportamiento de una persona saber que un conocido, pariente o amigo ha contraído el SIDA", dijo Para Alvarez Gayou el extendido pánico ante el SIDA se deriva de que es una enfermedad de transmisión múltiple "Muchas personas temen un contagio por transfusión de suero o sangre, por ejemplo" En el hecho de que el SIDA haya surgido dentro de un sector "marginado, rechazado, estigmatizado" ?los homosexuales? encuentra Alvarez Gayou la explicación de que la transmisión sexual del SIDA sea vista como la más grave "En gran medida se le da características de apocalipsis al SIDA por el amarillismo de los medios de difusión", expresó El director de la clínica de tratamiento sexual no ha apreciado cambios de comportamiento sexual en las parejas ni tampoco una disminución de los encuentros casuales de hombres casados con prostitutas "Probablemente algunos dudan de este tipo de relaciones, en la idea de que `puede ser la de malas', pero no debemos considerarla como una conducta todavía" Sí es un hecho, en cambio, que en los centros turísticos a los que acuden extranjeros ha disminuido el "ligue" Sin embargo, según dijo Alvarez Gayou, "eso no es privativo del SIDA: ya sucedió con la aparición del herpes" También el experto en sexualidad saluda un "efecto, extraordinariamente benéfico del SIDA", por paradójico que parezca: que en este país se empiece a hablar abiertamente del sexo Aunque la campaña oficial ?dijo-- es aterrorizante, porque plantea que la única salida es la muerte, sobre todo para los homosexuales "Esto significa que cuando un individuo sabe que tiene SIDA el impacto es tan fuerte que su propio aparato inmunológico se destruye, porque este aparato no es sólo biológico, sino psico-biológico Entonces, si psicológicamente se siente que no hay salida se bloquea su propio aparato inmunológico y disminuye la posibilidad de no desarrollar el virus" Pero no sólo la propaganda oficial infunde terror, Televisa también lo hace, sólo que ésta suma la morbosidad al terror En gran medida, añadió el sociólogo, la publicidad de Televisa de aquella época ha contribuido a que en algunas regiones del país se haya formado la idea de un trinomio fatal: SIDA-homosexual-muerte Más preservativos La doctora Gloria Ornellas Hall, directora del Centro Nacional de Información del ConaSIDA, corroboró en ese entonces que las prostitutas utilizan preservativos con más frecuencia que en el pasado, a petición de sus clientes o por convencimiento propio "Algunas vienen a pedir información sobre la manera de evitar el contagio y otras a que se les aplique un examen serológico" Expresó que la población homosexual "se muestra receptiva a la campaña contra el SIDA" y ha empezado a modificar hábitos de la conducta sexual Sin embargo, el Conasida desconoce los cambios que se han producido específicamente entre la población homosexual, heterosexual, bisexual y de prostitutas "Para esto estamos elaborando un proyecto de indicadores de cambios de conducta sexual, que posiblemente concluya en octubre del año próximo", informó el doctor José Antonio Izazola, investigador principal del estudio Aunque el uso de preservativos tiene como finalidad doble evitar el embarazo y el contagio de enfermedades, el incremento de las ventas de este producto hace suponer que es mayor también la tendencia de las parejas a cuidarse del SIDA Según cifras del coordinador del programa de Conasida de la SS, Salvador Ruiz de Chávez, del primero de julio de 1986 al 30 de junio de este año se vendieron 22 millones de condones, 10 millones de los cuales corresponden a "Protektor", un preservativo de éxito, más barato que otros Protektor, condón de "interés social" distribuido por la SS, tiene un precio más bajo que los 42 que existen en el mercado, pues "el precio promedio de los preservativos comerciales, es de 260 pesos por unidad, mientras que los preservativos del sector salud se venden a 130 pesos" Desde hace dos años, los protektor se venden en 8,000 de las cerca de 17,000 tiendas Conasupo, según un convenio firmado por la Secretaría de Salud y la Compañía Nacional de Subsistencias Populares, con el fin de impulsar la planificación familiar y evitar la transmisión de enfermedades (Proceso 562/ 10 de agosto de 1987)

Comentarios