Convierten acto académico de la FIL en manifestación política y religiosa

jueves, 5 de diciembre de 2002
Guadalajara, Jal (apro)- En un sutil pero abierto reclamo a las partes para que se olviden los roces entre los gobernantes y se normalicen plena y estrechamente las relaciones diplomáticas entre México y Cuba, se convirtió el acto académico y posterior convite en el que el doctor Eusebio Leal, diputado de la Asamblea Popular de ese país, recibió el título de "maestro egregio" de la católica Universidad del Valle de Atemajac (Univa) El primer acto revistió toda la solemnidad y sobriedad del caso en el que el rector, monseñor Santiago Méndez Bravo resaltó la destacada trayectoria de Leal, doctor en ciencias históricas y arqueológicas, posgraduado en restauración en Italia, diputado de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y del que dijo: "Es un hombre de letras, pensador católico e intelectual cubano", por lo que se le declaraba "maestro egregio de la Cátedra José Garibi Rivera", primer cardenal mexicano Leal improvisó luego un académico y mejor estructurado discurso para agradecer la distinción de que fue objeto en el aula magna de esta universidad, impulsada por el Arzobispado de Guadalajara Posteriormente, ya en el banquete, al que asistió, como antes lo hizo, la delegación cubana en pleno encabezada por Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea y por el ministro de Cultura, Abel Prieto y el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, el doctor Leal reconoció a éste, en nombre del comandante Fidel Castro, todo lo que ha hecho por la permanencia de las buenas relaciones y el entendimiento entre ambos países, "aunque una sola plegaria de su parte, que le agradecemos todos en esta sala, valdría más que todo", y por ser los miembros de la Conferencia del Episcopado Mexicano los que se han pronunciado de tiempo atrás porque se cese el arbitrario bloqueo de Estados Unidos contra su país Recordó que cuando el Papa visitó Cuba y pidió que se abriera al mundo y el mundo se abriera a Cuba, su país cumplió con ese compromiso y Estados Unidos “no ha hecho lo propio" Recordó también el historiador y arquitecto, responsable de la restauración del Centro Histórico de La Habana, que cuando al inicio de la Revolución Cubana el entonces embajador ante la Santa Sede informó al Papa Juan XXIII de cuanto sucedía, éste le envió el siguiente mensaje: "‘Dígale a mi hijo Fidel que resista’ Y la nación ha resistido" Tras la llegada del cardenal a la comida --fue recibido con un fuerte abrazo por Orlando Silva, operador de relaciones públicas de la embajada cubana-- y su ofrecimiento de disculpas por no haber estado presente en el acto académico --no estaba programado-- "por tener otro compromiso" establecido con antelación, alguien, al frente del micrófono pidió al arzobispo que bendijera la comida y se pidió que todos se pusieran de pie: "Antes --dijo Sandoval-- quiero darles la más cordial bienvenida a esta Guadalajara hospitalaria () He puesto un granito de arena mediando con el señor rector para distinguir a este pensador, a este hombre de letras y distinguido restaurador () Pedimos que Dios estreche los lazos de amistad, que en la historia estos dos países han ido siempre juntos, para crecer y ser más prósperos y fraternos" Después, invitó a todos a rezar el "Padre nuestro” Luego tomaron sus asientos en medio de la mesa Ricardo Alarcón y a su diestra el cardenal Enseguida de él, el empresario José Luis Guardia, inversionista en Cuba; enfrente, Abel Prieto, el homenajeado, y el rector Santiago Méndez Completaban la amplia mesa rectangular, entre otros, el embajador cubano, Cintio Vitier, premio “Juan Rulfo”; el director de orquesta Leo Brawer, y Fernando Retamar Poco después, Cintio Vitier con trabajos se levantó de su asiento y fue hasta donde se encontraba Sandoval Iñiguez para entregarle en sus manos un libro y dos discos compactos De pie ambos, intercambiaron algunas palabras No bien habían terminado cuando Guardia dijo: “Cintio, tú eres católico, pídele la bendición al cardenal” La petición se hizo y la bendición fue dada El escritor se santiguó y se fue a su lugar Al final, una periodista le preguntó al presidente de la Asamblea Popular, Ricardo Alarcón, dónde estaba aquello del monolitismo y ateo de Cuba "Ni monolítica ni atea", repuso de buen agrado Poco antes había dicho a “Apro” que del cardenal Sandoval se guarda especial afecto en Cuba "porque siempre ha promovido el entendimiento entre ambos pueblos", y concluyó que entre ellos hay una vieja amistad Así concluía un acto y una convivencia a la que sólo faltaron el gobernador Francisco Ramírez Acuña, quien ni siquiera envió representante; el rector de la Universidad de Guadalajara, José Trinidad Padilla López, así como su hermano mayor, Raúl, presidente permanente de la FIL y exrector de la U de G 04/12/02