Francia: la ultraderecha, un peligro vigente

sábado, 11 de mayo de 2002
Pasada la segunda vuelta electoral en Francia, en la que izquierda y derecha se aglutinaron para derrotar al ultraderechista Jean Le Pen, este país europeo deberá afrontar la siguiente prueba: las elecciones para renovar la Asamblea de Representantes, que presentan un escenario sumamente complicado, ya que la amenaza de la ultraderecha está latente En el reportaje que Proceso presenta en su edición del domingo 12 de mayo se detalla la compleja correlación de fuerzas en juego en el panorama político francés Y es que no parece probable que ocurra lo mismo que en las recientes elecciones, cuando los adversarios de siempre se unieron para derrotar a Le Pen y llevar al poder a Jacques Chirac En juego está la mayoría dentro de la Asamblea Si gana la derecha, Chirac podrá gobernar libremente Si gana la izquierda, se verá obligado a la inacción, como en los cinco años anteriores Al parecer, el destino de las próximas elecciones está en manos de la derecha, que padece el dilema de ir sola y arriesgarse a perder o unirse con la ultraderecha y ganar mayoría, pero en medio del descrédito Incluso, en algunas regiones se habla de alianzas entre derecha y ultraderecha, a fin de reconquistar el Parlamento El recién reelecto Chirac trabaja arduamente para lograr, en este periodo de gobierno, un parlamento favorable, y para ello ha renovado su gabinete, intentando darle un aire plural y de avanzada: un homosexual declarado, un literato y una hija de inmigrantes han sido recientemente integrados al gobierno Nada puede predecirse y, al parecer, tanto la izquierda como la derecha han bajado la guardia frente a la lenta, pero segura consolidación de la ultraderecha, según se desprende en la edición número 1332 de Proceso, que entra en circulación el domingo 12 de mayo

Comentarios