Inaugura el Papa Juan Pablo II la Jornada de la Juventud en Canadá

jueves, 25 de julio de 2002
Entre llantos, gritos y cantos religiosos, más de 200 mil jóvenes católicos de todo el mundo, el Papa Juan Pablo II inauguró la XVII Jornada Mundial de la Juventud que se celebra en Toronto, Canadá En un breve discurso, el Pontífice se describió así mismo: soy "un Papa envejecido, cargado de años, pero joven de corazón" El mensaje que trajo a América es de resistir los placeres superficiales del dinero, el éxito y el poder Así mismo, recordó los atentados terroristas del 11 de septiembre pasado en Estados Unidos; actos que, dijo, reflejan "el trágico rostro de la malicia humana" Por ello, pidió a la juventud mundial congregada en ese evento católico que se cierren los ojos "a la atracción del pecado" Y, por último, mandó "saludos jubilosos y agradecidos a todos" los presentes en la jornada juvenil Pese a la dolorosa artritis que lo aqueja, así como el mal de Parkinson que padece, el Pontífice viajó en helicóptero desde la isla Strawberry al Exhibition Center de Toronto, para enviar su mensaje a los jóvenes Fue recibido por cinco muchachos que simbolizaban los cinco continentes del mundo; después entró en procesión la cruz de esta jornada, la misma que Juan Pablo II entregó a unos jóvenes en 1984, al inaugurar estas jornadas La jornada juvenil concluyó con el himno del evento cantado por varios artistas canadienses Después, Juan Pablo II regresó a la isla Strawberry, ubicada en las inmediaciones del lago Simcoe, propiedad de la congregación de San Basilio, para seguir descansado Karol Wojtyla permanecerá hasta el 29 de julio en Canadá Sus actividades para estos días son: un almuerzo con 14 jóvenes originarios de Estados Unidos, Canadá, Sudán, China, Jordania, Alemania, Austria, Tahití, Boznia Herzagovina, y Perú, programado para el viernes Una vigilia nocturna de la jornada juvenil que se celebrará el sábado y una misa al aire libre, el domingo El lunes partirá rumbo a Guatemala, donde participará en la ceremonia de canonización del beato Hermano Pedro de San José de Betancurt El 30 de julio arribará a México, en lo que será su quinta gira pastoral, esta vez para canonizar al beato Juan Diego y beatificar a los mártires Juan Bautista y Jacinto de los Angeles De acuerdo con la Iglesia católica de Canadá, en esta jornada juvenil se inscribieron 205 mil personas en el evento, de las cuales 110 mil proceden de México 52 mil de Estados Unidos, 35 mil de Canadá, 20 mil de Italia, 20 mil de Francia, 7 mil 100 de España, y 200 de Cuba En los preparativos del evento se fomentaron diversas fuentes de empleo, entre las que destacaron: la confección de 500 estolas que usarán los sacerdotes en la jornada juvenil, que fueron elaboradas por indígenas mayas de San Cristóbal de las Casas, dijeron los organizadores Así mismo, las mochilas de peregrino que se regalaron a cada joven que asistió al evento fueron hechas por presos canadienses, y las pequeñas cruces de madera fueron talladas a mano por trabajadores colombianos, señalaron La XVII Jornada Mundial de la Juventud costó alrededor de 80 millones de dólares; dinero que fue destinado a proveer de comida y transporte a los asistentes, comentaron los organizadores, tras confiar que la venta de artículos y recuerdos arroje una ganancia de tres millones de dólares, que se sumarían a los 50 millones de dólares que se espera obtener de cuotas de inscripción al evento 25/07/02

Comentarios