Mercado sexual en Cuba: el poder de los dólares

lunes, 13 de octubre de 2003
La Habana, 13 de octubre (apro-cimac) - La noche sigue siendo su mejor aliada Se les ve por centros nocturnos, calles y otros sitios, aunque casi siempre terminan su jornada en casas privadas donde se hospedan los turistas extranjeros que llegan a la isla del Caribe Las “jineteras”, como suele llamarse en Cuba a las jóvenes que venden todo tipo de favor sexual al mejor postor, no han dejado de ejercer la prostitución ni siquiera en medio de una mayor vigilancia policial y social para evitarlo Ni los escarmientos públicos, batidas policiales, medidas restrictivas o intentos por reeducarlas de los últimos años, han podido sustraer del viejo oficio a las jóvenes que alcanzan a los turistas en cualquier lugar del país, aunque tengan a veces que vencer cientos de kilómetros para hacerlo Ellas siguen buscando en el mercado del sexo los dólares, la bonanza material, un nivel de vida que normalmente no tienen o un candidato extranjero para casarse y obtener una visa de salida del país que las llevará al “paraíso” soñado En Cuba la prostitución no está penada por la ley, tampoco se permite su ejercicio con beneplácito, ni existen burdeles o delimitadas zonas de tolerancia A los ojos de la mayoría de la población, el fenómeno no se percibe abiertamente Hay que frecuentar los centros nocturnos, hoteles, restaurantes y espacios por donde se mueven los turistas para entonces notar su presencia “O salir con un carro como éste, con chapa de técnico extranjero, para ver cómo enseguida salen a pararlo”, comentó en días pasados el representante cubano de un comerciante español con negocios en la isla que vivió esa experiencia una noche de sábado reciente, en las cercanías de la Marina Hemingway, complejo turístico al oeste de la capital Niñas a la caza de dólares “Eran unas muchachitas, casi unas niñas, haciendo señas a los autos No les importa quién va al timón, lo que vale son los dólares, aunque saben que con los extranjeros les va mejor y consiguen más”, contó recientemente La vestimenta casi siempre las delata: visten al último grito de la moda, como muy pocas personas pueden hacerlo en la isla, o llevan ropa muy ajustada, llamativa, faldas cortas, pantalones bien ceñidos y blusas mínimas Las hay que se hacen acompañar por jóvenes que simulan ser sus novios y en verdad son “chulos” (proxenetas) que les pactan los encuentros, sacan su parte y a la vez las representan “Pero en el físico hay de todo: altas, bajitas, flacas, malísimas y gordas”, describe un artesano de 27 años Un sondeo periodístico aplicado entre 200 personas de diversas edades en la capital del país, encontró que la prostitución suele circunscribirse hoy a algunos lugares y entornos que la mayoría de los habitantes de la ciudad no frecuenta Así y todo, tienen desde afuera una apreciación del fenómeno, que ubican en determinadas calles de la urbe, las discotecas y, por último, en las casas de cita o de alquiler privadas La mayoría, afirman, provienen de provincias donde la situación económica es peor que en La Habana En la capital, las prostitutas pueden aparecer por los hoteles de las céntricas barriadas del Vedado y Miramar, la heladería Copelia, la Quinta Avenida o la salida del túnel de La Habana, por donde merodean “las de más nivel”, según los encuestados La mayoría de las personas interrogadas --informadas por terceros o por vivencias cotidianas--, coincide en apreciar una ligera disminución del fenómeno en relación con los años 90, cuando irrumpió con fuerza la prostitución junto al inicio de la peor crisis económica que ha vivido Cuba desde mediados del siglo pasado Sobrevivir primero Estudios de entonces la identificaban ya como una vía alternativa de sobrevivencia para enfrentar la crisis y sus carencias; y admitían el deterioro de valores morales y sociales asociados a esos jóvenes, sus familias y entorno Sin embargo, siempre se hizo distinción entre esas “jineteras” y las prostitutas que fueron rehabilitadas en los años 60, poco después del triunfo en enero de 1959 de la Revolución Cubana, liderada por el hoy presidente Fidel Castro Unas 100 mil mujeres que se dedicaban a la prostitución fueron alfabetizadas, atendidas y adiestradas en labores manuales y de diverso tipo para acceder a un empleo digno En los años 70, cuando la prostitución era vista como “un triste episodio del pasado”, aparecieron nuevas prostitutas El mercado eran los marineros extranjeros que podían contactar en la zona del puerto y algunos cubanos que viajan al extranjero les proporcionaban ciertos beneficios materiales Cuando sobrevino la crisis de los 90, reapareció el fenómeno de un modo singular: la mayoría de quienes empezaron a vender su cuerpo y todo tipo de favores sexuales no lo hacían para satisfacer necesidades económicas graves, sino movidas por gustos, placeres y aspiraciones particulares, coincidieron varios estudios Las había, como ahora, con alta instrucción escolar o universitarias, que alternaban la calle con el estudio y el trabajo o, incluso, dejaban tales ocupaciones para dedicarse a los extranjeros como opción más rentable y ajustada a sus intereses Con el paso de los años el fenómeno empezó a preocupar también a las autoridades por su persistencia, niveles de organización y actos asociados, como el consumo de drogas, el contrabando, la corrupción de menores, la pornografía y el delito contra extranjeros De acuerdo con el 70 por ciento de las personas consultadas, en la actualidad se aprecia una situación favorable que atribuyen a la acción policial, cierta recuperación económica y mejoría en los ingresos familiares, aun cuando estos no permiten una situación holgada para el promedio de los 112 millones de habitantes de la isla Según cifras extraoficiales al cierre del primer semestre del pasado año permanecían en prisión por proxenetismo 490 personas, de ellas 39 en campamentos de trabajo correccional con internamiento y 50 en proceso de instrucción Como novedades, han aparecido los catálogos por internet donde se anuncian cubanas en busca de hombres “buenos” y “cariñosos”, aunque también empieza a notarse más la prostitución masculina en jóvenes, pero también hay prostitutos, sobre todo de la raza negra y mestiza, que brindan sus servicios sexuales a turistas mujeres procedentes fundamentalmente de Europa Según afirmó recientemente Ana García, un ama de casa de 55 años, muchas cosas han cambiado de pronto: “Las señoras de antes lo eran por nobleza, ahora las señoras de Cuba son las prostitutas, vienen de visita y son las damas”

Comentarios