Análisis político: IFE, el retorno de los brujos

lunes, 10 de noviembre de 2003
México, D F, 10 de noviembre (apro)- Irrita, indigna, entristece, todo a la vez, la mercadería política que padece México, cuya principal víctima es el Instituto Federal Electoral (IFE), una de las escasas instituciones que disfrutan del afecto de la sociedad El canje entre los sectores conservadores de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Acción Nacional (PAN) está más que claro y forma parte de una convergencia que no es novedosa, porque es indispensable no olvidar la convalidación de esos dos partidos del saqueo que perpetraron los banqueros a raíz del colapso financiero de diciembre de 1994 Al robo y desmantelamiento de un sector clave para el desarrollo nacional, como es la banca, esos dos partidos le llaman responsabilidad, y también es “responsabilidad” que el PAN devuelva al PRI el control de los procesos electorales, en una amnesia histórica que sin duda se le revertirá A cambio, el gobierno de Vicente Fox y el PAN obtendrán los votos priistas en el Congreso para convalidar las reformas al sector eléctrico y la aplicación del IVA alimentos y medicinas, en los que el grupo formalmente en el poder cree cimentar su proyecto, que a tres años de gestión no revela sino ineptitud Los cinco consejeros que el PRI tiene como embajadores en el Consejo General del IFE implican un retroceso inadmisible para la consolidación del proceso democrático, y de eso son culpables el PAN y su gobierno, cuya ausencia de memoria es ridícula Al PAN y al gobierno de Fox, en el que Santiago Creel cobra como secretario de Gobernación, se les debe atribuir el retorno de la defraudación electoral, un fenómeno que fue acotado por la imparcialidad y el compromiso democrático de miembros del Consejo General, pero también en los niveles estatales y distritales El caso de Virgilio Andrade Martínez es clave: se ostentaba, en 1994, como representante suplente del PRI ante el Consejo General al lado de un correligionario de la talla de César Augusto Santiago, su mentor, y reputado como experto en obtener votos falsos Ahora se pretende que la sociedad confíe en Andrade Martínez, quien sigue militando en el PRI, o en el abogado Marco Antonio Gómez Alcántar, amigo de Emilio Chuayffet y miembro del despacho trasnacional Baker and MacKenzie, muy vinculado, por cierto, al secretario de la Función Pública, Eduardo Romero No es necesario que estos dos personajes emitan, descaradamente, acuerdos públicos para favorecer al partido que le dio chamba, ni que instruyan a funcionarios para que rellenen de votos falsos las ánforas en las elecciones No Con el solo hecho de que se muestren omisos ante irregularidades, que suelen presentarse todavía en la labor electoral, estarán cumpliendo con su partido, el PRI Por eso tiene razón en su furia Hugo Almada, miembro de Alianza Cívica y quien operó la integración de los consejos locales y distritales en todo el país en el año 2000 como asesor del consejero Jesús Cantú, vetado por el PRI y el PAN A los negociadores del PAN, dice Almada, se les olvidó la importancia de integrar consejos imparciales y democráticos “Se les olvidó que durante las dos recientes elecciones hubo consejos con mayoría democrática en 28 de los 32 estados del país y en los distritos, donde se juega en realidad el proceso electoral, hubo mayorías democráticas en por lo menos 230 de los 300, de manera particular en los estados que eran ‘graneros’ del PRI y donde estaban, y están todavía, las estructuras más corruptas” Ahora la garantía de elecciones limpias será de los cinco embajadores del PRI y los cuatro del PAN, tal como lo aceptaron Germán Martínez y Juan Molinar Horcasitas, negociadores panistas y a quienes Almada advirtió el riesgo de retroceso “Ahora, hagan lo que hagan, no tienen defensa Ya perdieron Ahora deben confiar en que el PRI va a hacer las cosas bien Solicitar cortésmente a Roberto Madrazo cuando tengan algún problema Pedir a la mayoría de cinco consejeros del PRI que, por favor, vigile las estructuras ejecutivas Y decirles que no sean malitos y ojalá puedan integrar buenos consejos” Y concluye: “Germán y Molinar confiaron en el PRI Se les olvidó la historia, la vieja y la reciente Se les olvidó hasta quién es Roberto Madrazo Los perdió su soberbia y lo dieron todo” Lo grave es que este olvido lo padeció también otro personaje clave para la evolución democrática de México, Santiago Creel, quien es también responsable del retorno de los alquimistas a la operación electoral La garantía de impunidad en el Consejo General del IFE alienta a los mapaches electorales, a los que Creel padeció y combatió, y por cuya omisión o incompetencia ahora les desvuelve el control Ya hay voces que piden la renuncia de los nuevos consejeros, que sería lo deseable para que sean sustituidos por personas independientes, pero eso no va a ocurrir Hoy más que nunca, el escrutinio social es clave Comentarios: delgado@procesocommx

Comentarios