Análisis Político: En manos del PRI

jueves, 20 de noviembre de 2003
México, D F, 19 de noviembre (apro)- En 1997 el PRI, con el apoyo del PAN, aprobó en la Cámara de Diputados el IVA generalizado de 15 por ciento Ese mismo año el partido en el gobierno perdió por primera vez en su historia la mayoría en la Cámara de Diputados, hecho que para muchos marcó su declive histórico hasta llegar a la derrota electoral de julio del 2000 Esto, quizá, es el temor más fuerte que tienen en la mente los priistas a la hora de discutir la iniciativa de reforma fiscal del presidente Vicente Fox, la cual se centra en la aplicación de 10 por ciento de IVA a medicinas y alimentos, como fuente de ingresos frescos para sacar adelante los programas de este gobierno Los priistas saben que una nueva decisión de aplicar impuestos en las más amplias capas sociales les puede revertir severamente en sus intenciones de recuperar la Presidencia de la República en las elecciones del 2006 Esto no es ningún descubrimiento, pero es el punto de partida que habrá de tomarse en cuenta para explicar la conducta que seguirán los priistas en los próximos tres años Paradójicamente, a pesar de haber perdido el poder presidencial, en las manos del PRI se sigue jugando una buena parte del futuro inmediato del país Ni una sola de las decisiones importantes a nivel municipal, estatal o nacional puede dejar de pasar por el tamiz del poder priista en estos tres niveles de gobierno Así ha sido desde el 2001 con las llamadas reformas estructurales que envió el presidente Fox al Congreso de la Unión Ni la reforma eléctrica, ni la hacendaria, ni la laboral han sido palomeadas por los legisladores priistas, a pesar de todos los esfuerzos hechos por el PAN y el gobierno foxista Sólo la santa voluntad de los priistas puede desatorar el nudo gordiano que se ha tejido en el Poder Legislativo Y como todo depende de la disposición de los priistas, entonces la agenda nacional será definida por y para los intereses del tricolor, que tiene en su poder el Comité Ejecutivo Nacional, las coordinaciones legislativas y algunas de las gubernaturas Esto es, por las prerrogativas de Roberto Madrazo, Elba Esther Gordillo, Enrique Jackson, Manlio Fabio Beltrones, Emilio Chuayffet y los gobernadores Arturo Montiel, Manuel Angel Núñez, Tomás Yarrington y Miguel Alemán Velasco Pero el panorama se complica más si vemos que en el propio PRI no hay unidad sino que cada uno de estos personajes responde a los intereses de un grupo determinado, a saber tres: el salinista, el labastidista-delamadrista, y el resto De estos tres grupos, el primero, donde la cabeza visible es Elba Esther Gordillo, es el que más ha tenido movimiento visible y el que mayor interés ha mostrado por la privatización de algunos sectores estratégicos, principalmente el energético Basta con señalar que el exsecretario particular de Salinas, José María Córdoba Montoya, es el representante de la empresa Proveedora de Servicios de Energía SA de CV, dedicada al arrendamiento, operación o administración de todo tipo de plantas energéticas, la cual ya está trabajando en algunos estados como Puebla O también con saber que los principales asesores del gobernador de Sonora, Eduardo Bours, para hacerse llegar de energía eléctrica desde los Estados Unidos, son Luis Téllez y Pedro Aspe Esta misma disparidad de intereses se ha reflejado en la discusión de la reforma fiscal Por un lado vemos al grupo de Elba Esther Gordillo; por el otro al de Madrazo y Manlio Fabio Beltrones, y en otro más al de Emilio Chuayffet Cada quien jala por su lado y, en medio de la negociación, ha salido una propuesta que sólo es un disfraz de la enviada por Fox para aplicar más impuestos a la población cautiva Según esta contrapropuesta, no se aplicaría el 10 por ciento de IVA a medicinas y alimentos, sino a los industriales y comerciantes, con lo cual se generarían 80 mil millones de pesos Los priistas no quieren firmar como autores la iniciativa de reforma fiscal basada en la aplicación de mayores impuestos, sino que quieren dejarle toda la carga al PAN, para que sean ellos los que sufran las consecuencias Conocedores de los efectos negativos de una medida antipopular por esencia, el PRI, sin embargo, también será responsable de cualquier decisión que se tome por el Legislativo sobre la reforma fiscal, porque siendo mayoría ninguna iniciativa puede aprobarse en la Cámara de Diputados o en el Senado sin su visto bueno Por eso, aunque traten de zafarse, ellos también habrán de sufrir las consecuencias de una decisión de esta naturaleza que, a todas luces, les restará votos en las elecciones del 2006 Comentarios jgolmos@procesocommx

Comentarios