Los militares de la "guerra sucia": El cerco a Lucio (Segunda y última parte)

sábado, 8 de noviembre de 2003
En septiembre del año pasado, Proceso publicó el reportaje “Los militares de la guerra sucia”, escrito por el reportero Juan Veledíaz, en el que se da cuenta, en detalle, de la participación de militares de alto rango en el exterminio de la guerrilla rural y de la detención de centenares de pobladores que, al paso del tiempo, serían considerados desaparecidos A continuación reproducimos el texto: Juan Veledíaz/ apro México, D F, 7 de noviembre (apro)- La movilidad de los mandos en los batallones, sus compañías y la reasignación de las misiones fueron constantes en los meses del verano de 1974 De acuerdo con un informe "confidencial" de siete hojas, fechado el 6 de agosto de ese año en la comandancia de la 27 Zona Militar, titulado Plan de Operaciones Número Uno, firmado por Jiménez Ruiz, la integración de nuevos agrupamientos militares tenía como primer objetivo "localizar y destruir la gavilla de Lucio Cabañas" Para ello, hubo reasignaciones y se tendió un cerco en carreteras y caminos que comunicaban al estado de Guerrero, en el que nadie salía o entraba sin ser minuciosamente registrado También se rediseñó la estrategia de combate y se formaron, como aplicación de un principio de la "guerra irregular", agrupamientos y patrullas El agrupamiento Petatlán quedó comandado por el coronel Jesús Gómez Ruiz Estaba constituido por dos grupos de tres patrullas cada uno Gómez Ruiz llegó después a general y estuvo relacionado en los ochenta con un caso de protección al narcotráfico, cuando era comandante de la Octava Zona Militar en Tancol, Tamaulipas El agrupamiento Atoyac quedó al mando del teniente coronel Juan López Ortiz, con tres grupos y siete patrullas López Ortiz participó, en enero de 1994, en la lucha contra los zapatistas en Chiapas: siendo ya general, fue llamado de su base en la 33 Zona Militar en Campeche para hacer frente a los combatientes del EZLN que se habían atrincherado en Ocosingo De acuerdo con informaciones publicadas por esos días, encabezó la toma del mercado donde aparecieron los cuerpos de varios indígenas atados de pies, manos y con tiros en la cabeza También se constituyó el agrupamiento Marquelia, encabezado por el coronel Roberto Heine Rangel, al mando de dos grupos de tres patrullas cada uno Fue uno de los militares más promocionados en los años siguientes: ocupó cargos importantes en el Estado Mayor y fue jefe de las comandancias en La Paz, Hermosillo y Pachuca Regresó a Guerrero, en 1987, como comandante de la 35 Zona Militar Otro agrupamiento fue el Acapulco, dirigido por el coronel Enrique Alba Rodríguez, quien iba al frente de dos grupos formados por dos patrullas cada uno Sería uno de los pocos que no ocuparon altos cargos El último agrupamiento era el Montes, que estaba al mando del capitán Alfredo Navarro Lara, que encabezaba un grupo formado de tres patrullas Este oficial, 30 años después, ya como general de brigada, fue acusado de brindar protección al cartel de los Arellano Félix cuando estaba adscrito a la Segunda Zona Militar, en Baja California El concepto de la operación, escribió entonces el general Jiménez Ruiz, era la "reorganización del dispositivo, mediante la integración de patrullas con efectivos de una sección, constituidos en grupos de compañía y éstas en agrupamientos de operación en áreas de responsabilidad que se les asignen" También se trataba de la "reubicación de los puestos de control y posiciones de bloqueo para control de víveres y personas sobre las rutas que conducen a la sierra y procedente de ella Asignación de zonas de rastrilleo a las compañías en el área correspondiente a cada agrupamiento de acuerdo con las características del terreno y la información que se obtenga del enemigo" Las misiones de los agrupamientos eran varias: el Petatlán se encargaría de "reconocimientos detallados en el área de responsabilidad número uno, donde el enemigo ha mantenido contactos y se estima que efectúa desplazamientos" Esta área comprendía las inmediaciones de los poblados El Aguacatoso, Cacahuatán, Cintalapa y Cosumiche El Atoyac tenía a su cargo los "reconocimientos detallados en el área de responsabilidad número dos, donde recientemente han localizado campamentos y se han capturado integrantes de la gavilla" Ésta comprendía los poblados Plan de las Delicias, Río Bálsamo y San Andrés de la Cruz, entre otros El Marquelia era responsable de los "reconocimientos detallados en el área de responsabilidad número tres, donde según información se desplaza el enemigo" Se trataba de los poblados Las Delicias, El Paraíso y El Cacao, donde habían sido anteriormente emboscados los militares, y la ranchería Las Juntas Para el Acapulco, tenían asignados los "reconocimientos detallados en el área de responsabilidad número cuatro, en la que se estima puede desplazarse el enemigo" Éstos eran Yerbasantita, lugar de anteriores emboscadas, así como Barrio Nuevo, La Laja y Cerro Prieto Y para el agrupamiento Montes, los "reconocimientos detallados en el área de responsabilidad número cinco, donde según información se desplaza y abastece el enemigo" Esa área comprendía el eje Cosumiche, Cintalapa, Cacahuatán, el Ticuí, Corral Falso, El Cerrito y Tecpan El documento menciona a los militares que tenían a su cargo los puestos de control, colocados estratégicamente en las entradas y salidas de los poblados de las zonas y en los que decenas de personas fueron detenidas, algunas de ellas sin que jamás se les volviera a ver Eran cinco puestos de control El primero estaba en una zona conocida como El Corinto, a cargo de la patrulla Lasso Uno, comandada por el teniente coronel Ángel Lasso de la Vega Corona El dos, en el camino a San Juan de las Flores, a cargo del Primer Batallón de Policía Militar, tenía como comandante al teniente coronel Francisco Quiroz (o Quirós, como apareció en algunos documentos recientes) Hermosillo; el tres, en San Vicente de Benítez, también con elementos de la Policía Militar; el cuatro, en el camino a Cacalutla y El Quemado, a cargo del Primer Batallón de Fusileros Paracaidistas, donde se encontraban destacados, en la Primera Compañía, el mayor Mario Arturo Acosta Chaparro, y en la segunda, el mayor Elías Alcaraz Hernández, dos personajes que años después hicieron carrera como jefes policiacos en la entidad y a quienes se señala como responsables de varias desapariciones ocurridas en esa época El puesto de control cinco estaba localizado en el kilómetro 17 de la carretera Acapulco-Zihuatanejo, a cargo también de la Policía Militar, comandada por el que era llamado jefe Quiroz La misión de los puestos uno, dos, tres y cuatro era "impedir el paso de víveres, armamento y municiones que pudieran ser destinadas para el enemigo", así como la "identificación y captura de integrantes de la gavilla y sus contactos" La misión del puesto número cinco era la "identificación y captura de integrantes de la gavilla y sus contactos" y la "revisión de vehículos como parte de la campaña contra enervantes" El 9 de agosto, Jiménez Ruiz informaba al general Cuenca, en el radiograma 8636, de un enfrentamiento ocurrido al mediodía entre los poblados de Plan de los Molinos y La Cebada Era la vanguardia del agrupamiento del mayor Escobedo Corvera, el especialista en operaciones en la jungla, que fue emboscada por un grupo de guerrilleros Los militares repelieron la agresión y en el lugar los soldados contaron 50 cuerpos de guerrilleros muertos, así como cuatro militares heridos y dos muertos, el sargento Eladio Pérez Ochoa y el cabo Rubén Zavala Enríquez El informe menciona la captura de un "paquete", el cual fue trasladado a Acapulco para ser interrogado El apoyo llegó de los grupos al mando del teniente coronel López Ortiz y del coronel Gómez Ruiz, quienes persiguieron a los que habían huido Por esos días, el general Rangel Medina, comandante de la 27 Zona Militar, fue relevado El motivo, que se comentó mucho en aquel momento, fueron las declaraciones a la prensa respecto del tiempo que se tardaría en capturar a Lucio, que no gustaron al secretario En su lugar, el general Cuenca designó a Jiménez Ruiz, quien en la práctica era el cerebro y ejecutor de la campaña desde su cuartel en Chilpancingo A ese puerto, sede de la 35 Zona Militar, llegó como nuevo comandante el general Óscar Archila Moreno, un viejo amigo del destituido Rangel Medina, quien años atrás lo llevó con él a Guerrero al mando del 49 Batallón de Infantería, cuya base se estableció en Iguala Las Fuerzas de Tarea El 19 de agosto de 1974 hubo otra reorganización El general Jiménez Ruiz recibió la orden de "apretar el cerco", para lo cual se reorganizaron los planes Ya como comandante de la 27 Zona, dictó la "orden de operaciones número seis" desde la comandancia general, cuyo puesto de mando estaba establecido en Atoyac de Álvarez (En los archivos la secuencia de los acontecimientos se rompe, pues las órdenes de operaciones, dos, tres, cuatro y cinco no aparecen en la documentación disponible en el AGN) En un documento de ocho hojas, se describe que la "organización para el combate" se deberá realizar a partir de la constitución de las llamadas Fuerzas de Tarea Una unidad de esta clase, de acuerdo con el manual de operaciones de la Sedena, está compuesta por unidades de Arma, que pueden ser Caballería, Infantería o Artillería, apoyadas por los servicios de Sanidad, Transportes, Transmisiones y Materiales de Guerra, todos bajo un mando común Son unidades más flexibles para adaptarse a los movimientos de una guerrilla La Fuerza de Tarea Chilpancingo quedó al mando del mayor Eloy Ruiz Apreza, que tenía a su cargo cinco puestos de control y cuatro agrupamientos En la Fuerza de Tarea, Granados fue designado el teniente coronel Ángel Lasso de la Vega Corona al mando de nueve puestos de control El coronel Jesús Gómez Ruiz quedó al frente de la Fuerza de Tarea Petatlán, constituida por cuatro grupos La Fuerza de Tarea Atoyac, compuesta de dos puestos de control y cuatro grupos, quedó al mando del teniente coronel Juan López Ortiz El coronel Enrique Alba Rodríguez fue nombrado comandante de la Fuerza de Tarea Acapulco, integrada por un puesto de control y cuatro grupos En la Fuerza de Tarea Marquelia fue designado el coronel Roberto Heine Rangel, al mando de dos puestos de control y tres grupos La Fuerza de Tarea Euroza quedó con el mayor Jesús Coronel Portilla como comandante y a su cargo un puesto de control En la documentación destaca la presencia de la Fuerza de Tarea Zorba, que estaba al mando del teniente coronel Quiroz Hermosillo Bajo su responsabilidad estaban cuatro puestos de revisión, los cuales fueron ubicados estratégicamente en los caminos aledaños a la región del conflicto El primero quedó en el kilómetro 17 de la carretera México-Acapulco, el segundo en el camino a San Vicente de Benítez; el tercero en el camino a San Juan de las Flores y el último en la desviación a Atoyac, sobre la carretera federal número 200, conocida como La Costera En estos puntos de control, de acuerdo con el informe sobre desaparecidos que la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) dio a conocer en noviembre de 2001, decenas de personas fueron detenidas por los militares Entre quienes fueron detenidos está Rosendo Radilla Pacheco, quien componía y cantaba los corridos de Lucio Cabañas, desaparecido desde el 25 de agosto de 1974 Por la descripción que hace el informe de la CNDH, el lugar de su detención correspondería al puesto de control número cinco Radilla Pacheco es padre de la señora Tita Radilla, una de las fundadoras de la Asociación de Familiares de Desaparecidos (Afadem) En la hoja cinco de la orden de operaciones, en el apartado "misiones a las unidades subordinadas", Jiménez Ruiz ordenó a la Fuerza de Tarea Zorba que "el Puente de Revisión Número Uno continuará con su misión de identificación y captura de integrantes de la gavilla y sus contactos, así como la revisión de vehículos como parte de la campaña contra enervantes" y "los Puestos de Revisión Números Dos, Tres, Cuatro y Cinco, llevarán a cabo la identificación y captura de integrantes de la gavilla y sus contactos, así mismo impedirá el paso de víveres, armamento y municiones que pudieran ser destinadas al enemigo" Este objetivo se explicaba en el "esquema de maniobra", para todas las unidades, que era "continuar el aislamiento del área de operaciones mediante puestos de control y revisión que impidan el acceso no controlado de víveres que pudieran ser utilizados para abastecer a la gavilla y capturar a aquellos miembros del grupo armado y bastimenteros que sean identificados cuando traten de abandonar y entrar al área" Jiménez Ruiz informaba: "Como resultado del intenso patrullaje en el área de operaciones, se tiene conocimiento que la gavilla de Lucio Cabañas se ha divido en grupos de aproximadamente 25 hombres, con intenciones de marchar en direcciones diferentes para sustraerse a la acción de las tropas" Las misiones para los comandantes de las Fuerzas de Tarea coinciden en que todos deberán efectuar "reconocimientos en fuerza en las áreas que oportunamente se señalen para localizar y destruir a la gavilla de Lucio Cabañas", y deberán cubrir las rutas de acceso a las diferentes regiones de la sierra donde han sido desplazados siempre con un objetivo: "La captura de los gavilleros y sus contactos" Fueron los días de detenciones masivas en los poblados asignados a cada Fuerza de Tarea y enfrentamientos armados continuos El radiograma 8906 del 21 de agosto, dirigido a Cuenca Díaz por el general Jiménez Ruiz, así lo ilustra Se informaba a "la superioridad" que las patrullas Escobedo y Llanos de la Fuerza de Tarea Atoyac tuvieron un enfrentamiento con una columna guerrillera con saldo de dos guerrilleros y un soldado muertos También fueron capturados "dos paquetes", además que se recibieron de otros puntos "siete paquetes para su revisión" Otro informe señala que el agrupamiento Maximiliano, de la Fuerza de Tarea Chilpancingo, de acuerdo con el radiograma 9708 del 25 de agosto, tuvo un enfrentamiento en que resultó un "gavillero muerto y se recibieron ocho paquetes para su revisión" Fechado el 30 de agosto, el radiograma 9832 informaba al general Cuenca que el grupo Fonseca, al mando del teniente coronel Eulalio Fonseca Orozco, perteneciente a la Fuerza de Tarea Acapulco, enviaba "paquete sospechoso al cual procede a investigación" Informes como éste, en los que se señala la captura de "paquetes", aparecen dispersos en los expedientes del AGN Los resultados El 31 de agosto, el general Jiménez Ruiz giró el radiograma 9833 para todos los agrupamientos que integraban las fuerzas de tarea desplazadas en la zona Les informó: Las "operaciones que realizan, los reconocimientos que efectúan, la vigilancia que ejercen sobre los poblados, el estricto control de los alimentos y la constante presión que se ha mantenido en contra del grupo del cabecilla Lucio Cabañas, ha dado como resultado que un número considerable de gavilleros, entre los que se cuentan algunos miembros importantes, hayan caído en distintas ocasiones, que la fuerza física, moral y combativa del enemigo haya disminuido, al grado que actualmente Lucio sólo cuenta con 12 hombres mal alimentados que son los que le siguen, que la población se está dando cuenta de los inconvenientes, carencias y limitaciones que sufren como consecuencia de la presencia de este grupo y, por tanto, esté principiando a negar apoyos al cabecilla Todos estos resultados me brindan la oportunidad para hacer a ustedes un nuevo exhorto, invitándolos a que con el mismo entusiasmo, la misma decisión y renovados esfuerzos continúen desempeñando las tareas que nos conduzcan, mediante acciones agresivas y violentas, a la destrucción total de la gavilla" Hay un escueto informe fechado el 8 de septiembre que está incompleto Se trata de un oficio dirigido por el general Cuenca al secretario de Gobernación, Mario Moya Palencia, donde le comunica lo ocurrido esa mañana en las inmediaciones de la ranchería El Quemado, municipio de Atoyac Señala que un grupo de "maleantes que mantenían secuestrado al senador Rubén Figueroa Figueroa" fueron abatidos Como resultado, fueron liberados Figueroa y sus acompañantes: su secretaria Gloria Brito de Díaz, Febronio Díaz Figueroa, así como Luis y Pascual Cabañas, tíos de Lucio En oficios posteriores se habla, primero, de siete guerrilleros muertos, y después, de 16, y sólo un militar herido En los expedientes no aparece qué agrupamientos encabezaron la liberación del viejo cacique guerrerense, pero por los pocos radiogramas disponibles sobre la operación, se desprende que entre los que participaron estuvo la patrulla Tepeden, integrante de la Fuerza de Tarea Acapulco, comandada por el coronel Alba Rodríguez Las últimas acciones Una vez liberado Figueroa, el cerco contra Lucio se redujo De la lectura de los documentos posteriores al 8 de septiembre, se desprende que la cacería desatada contra lo que quedaba de la Brigada Campesina de Ajusticiamiento Partido de los Pobres", tenía otros frentes, en los que el actor principal fue la Policía Militar, cuyas operaciones no se encuentran documentadas en los archivos Sólo indicios, breves referencias sobre episodios que redituaron en detenciones El radiograma 10220, del 13 de septiembre, firmado por Jiménez Ruiz y dirigido a Cuenca, señala que "en búsqueda de informes e indicios sobre ubicación de grupo de gavilleros en plaza de Acapulco, el grupo de Policía Militar obtuvo un paquete importante, el cual ya se revisa" Los documentos que registran la "detención de paquetes para su revisión", tanto en Acapulco como en las zonas aledañas a Atoyac, son continuos Entre el 14 y 30 de septiembre de 1974, de la documentación disponible, se desprende la detención de al menos 11 "paquetes" En el radiograma 10252, que se encuentra en la caja 99 del AGN, Jiménez Ruiz informaba a Cuenca que había concluido la Operación Acapulco llevada a cabo por elementos de la "Policía Militar al mando del teniente coronel Quiroz" La Policía Militar tenía entre sus filas a un mayor que, años después como general, fue jefe de la policía capitalina, pero también uno de los que, un par de sexenios después buscó ser secretario de la Defensa Nacional en el gobierno de Vicente Fox: José Domingo Ramírez Garrido Abreu, quien, como integrante de la Policía Militar en octubre de 1974, comandaba la Fuerza de Tarea Garrido El radiograma 12875, del 26 de octubre de 1974, subrayaba la preponderancia de las detenciones en áreas urbanas Con "misión búsqueda de información sobre Lucio Cabañas, se incrementó la actividad de grupos de información en áreas urbanas, habiéndose detenido dos paquetes para investigación" En los archivos aparecen nombres de militares que, sin comandar alguna fuerza de tarea, estaban al frente de alguno de los siete batallones desplazados en la región Resalta el caso del teniente coronel Alfredo Cassani Mariña, comandante del 27 Batallón de Infantería, citado en el informe de la CNDH por familiares de varios desaparecidos --es el caso de Raymundo Barrientos Reyes-- como uno de los que encabezaban los interrogatorios y detenciones Cuando el 2 de diciembre de 1974 Lucio Cabañas cayó en un enfrentamiento en la región de El Otatal, municipio de Tecpan, con tropas al mando del recién ascendido general Jesús Gómez Ruiz, la acción se atribuyó al capitán Pedro Bravo Torres Este informe, hecho público en diciembre de 2000, no aparece en ninguno de los expedientes del AGN sobre la campaña militar de 1974 Quien comandaba una de las columnas aquel 2 de diciembre era el recién ascendido a coronel Ángel Lasso de la Vega Corona, que tenía una peculiaridad en su currículum: cuando era oficial y estudiaba su curso de mando y Estado Mayor en la Escuela Superior de Guerra, desertó, y meses más tarde se entrevistó con el secretario de la Defensa Nacional, Marcelino García Barragán, quien lo readmitió en las filas del Ejército Después, estuvo comisionado en la Escuela de Unidades Blindadas y ocupó diversos cargos, como el de jefe de Estado Mayor de la Brigada de Fusileros Paracaidistas Uno de sus últimos puestos, ya como general, fue la comandancia de la 36 Zona Militar en Tapachula, Chiapas, en la primera mitad de los ochenta Al finalizar 1974, la mayoría de los militares que habían participado en la campaña militar contra la guerrilla de Lucio Cabañas ascendieron al grado inmediato superior Jiménez Ruiz, que siguió como comandante de la 27 Zona Militar hasta 1976, cuando las tropas a su mando prácticamente aniquilaron la guerrilla, pasó a ser general de brigada Su jefe de Estado Mayor hasta 1974 en Chilpancingo, Enrique Cervantes Aguirre, se convirtió en coronel y, a partir del 1 de diciembre de 1976, secretario particular del nuevo secretario de la Defensa Nacional, el general Félix Galván López Quiroz Hermosillo, López Ortiz y Escobedo Corvera también ascendieron Fonseca Orozco, Heine Rangel, Coronel Portilla, Cassani Mariña, Acosta Chaparro y Navarro Lara, igual El jefe de inteligencia militar del general Cuenca, el coronel Contreras Guerrero, fue subsecretario de la Defensa ya como divisionario cuando en 1994 Cervantes Aguirre fue designado secretario A partir de 1975, cuando Figueroa Figueroa fue candidato del PRI a la gubernatura y, al asumirla, vinieron los años del entonces mayor Mario Arturo Acosta Chaparro y del también mayor Elías Alcaraz al frente de las policías del estado El antecedente de la campaña militar contra Lucio Cabañas les dio margen para actuar contra lo que quedaba de la guerrilla En junio de 1976, Quiroz Hermosillo fue comisionado como comandante de la Policía Militar, que se incorporó a llamada Brigada Blanca Destaca en los archivos de la Sedena enviados al AGN que la participación militar contra la guerrilla, ya sin teatro de operaciones fijo desde finales de 1974, se encuentra mutilada, con referencias incompletas

Comentarios