Luchará Fox por su reforma "hasta el último minuto"

miércoles, 17 de diciembre de 2003
* Acuerda estrategia con panistas a puerta cerrada * Dice que la gente está dispuesta a sacrificarse México, D F, 16 de diciembre (apro)- El presidente Vicente Fox y el PAN acordaron mantener la lucha hasta el último minuto de diciembre para que se apruebe la reforma fiscal que envió a la Cámara de Diputados, con la cual piensan recoger de impuestos en artículos de primera necesidad más de 90 mil millones de pesos Sin bajar el tono agresivo y molesto de los últimos días, Fox advirtió que no claudicará en su empeño para que se apruebe su reforma fiscal que no sea “populista” o ponga en riesgo la economía nacional, y afirmó que la disyuntiva es avanzar o quedarse en la mediocridad Este martes los panistas y el presidente Fox desayunaron a puerta cerrada en Los Pinos para definir la estrategia de defensa de la iniciativa fiscal del gobierno que contempla nuevos impuestos a colegiaturas, alimentos, medicinas, transporte, vivienda, y prestaciones sociales de los trabajadores como aguinaldo y vales de despensa La iniciativa original del presidente Fox plantea ampliar la base de recaudación entre la población en general, pero en especial entre la clase media y baja En recompensa por el pago de los nuevos impuestos de hasta 15 por ciento, el gobierno plantea el incremento en el gasto social A través de un comunicado, la oficina de prensa de Los Pinos informó que en el encuentro con los panistas el presidente Fox declaró a los legisladores: “Yo me siento fuerte, muy fuerte, dispuesto a dar una batalla, cien batallas, mil batallas por México; dispuesto a luchar en este tema hasta el 31 de diciembre a las 12 de la noche, y sé que vamos a ganar” Incluso, ante las críticas de que se le ve cansado a la mitad de su administración, el primer mandatario afirmó que está dispuesto a seguir luchando “cada minuto hasta el 30 de noviembre del año 2006”; y afirmó que “no hay cansancio ni apatía, sólo hay energía, fuerza, motivación y confianza para seguir adelante” Tratando de dar muestras de fortaleza, el jefe del Ejecutivo dijo a los panistas, entre ellos Luis Felipe Bravo Mena; Diego Fernández de Cevallos, Francisco Barrio, Germán Martínez; el secretario de Gobernación, Santiago Creel, y el de Energía, Felipe Calderón: “Ya ganamos la primera batalla, la batalla moral, porque así lo muestran las encuestas” En este sentido argumentó que las encuestas muestran que la opinión pública está de acuerdo en la reforma fiscal y está dispuesta a apoyarla y a sacrificarse “Hoy ya entiende bien que la reforma es para mejorar a los pobres, a los marginados, para luchar contra la pobreza, para construir la infraestructura, los hospitales, las universidades, para impulsar el desarrollo y la generación de empleos Ya está claro”, afirmó Según el comunicado, durante el desayuno con los legisladores federales, en el salón Manuel Ávila Camacho de Los Pinos, Fox consideró que la guerra no se ha perdido; inclusive, aseguró que el gobierno está “a la mitad del camino” y ha planteado sólidos cimientos para seguir construyendo un país justo y democrático “No vamos a claudicar”, remató Advirtió que estos son tiempos extraordinarios y que “el peso de la historia se encuentra sobre nuestros hombros” El presidente Fox insistió ante los legisladores del PAN que es urgente la reforma fiscal, y criticó de nueva cuenta a sus opositores, a quienes acusó de tratar de detener la marcha de México “Grupos populistas, grupos que engañan y mienten, o conflictos internos de partido”, calificó Fox A los diputados y senadores del PAN reunidos pidió seguir viendo por los pobres, los marginados, los excluidos Así mismo, recalcó la necesidad de generar empleos, construir infraestructura y hacer crecer la economía “México necesita avanzar y avanzar rápido, no nos pueden detener”, sentenció Fox reiteró que Acción Nacional es un partido fuerte y decidido, y dijo que juntos “están en pie de lucha” y que no aceptarán una propuesta deficiente para la reforma fiscal, “pues implicaría un verdadero retroceso y sería criminal para México” Posteriormente, al entregar el Premio Nacional de Calidad en una ceremonia efectuada en la misma residencia oficial, planteó una disyuntiva: “La elección es seguir estancados y moviéndonos en la mediocridad o avanzar decididamente hacia la construcción de un México moderno, un México al día, un México competitivo, un México con verdaderas salidas y respuestas para la siguiente generación” Amenazó que si no se aprueba su reforma fiscal se habrá perdido la “gran oportunidad de responderle a la gente y a los ciudadanos, habremos perdido la oportunidad de dejar en el pasado el engaño, la mentira, los conflictos internos, los intereses personales en lugar de los intereses de México” Insistió en que dicha reforma no tiene otro propósito que responder a las necesidades sociales, crear nuevas expectativas para el país, lograr impactar la inversión, la generación de empleos y el crecimiento Para cerrar, el presidente Fox arremetió en contra de quienes votaron en rechazo a su iniciativa “No nos vamos a detener, no vamos a aceptar iniciativas populistas, iniciativas que engañen, iniciativas que no sólo no resuelven los problemas del país, sino nos llevarían hacia atrás, nos llevarían a que se generen más rezagos y más retrasos en nuestro país”

Comentarios