Analizarán si es legal que EU arreste delincuentes fuera de ese país

martes, 2 de diciembre de 2003
* Tratarán el asunto del cirujano mexicano Humberto Álvarez Machain * La DEA lo mandó secuestrar por el caso Camarena Washington, 1 de diciembre (apro) - La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos analizará en la primavera del 2004 el caso del médico mexicano Humberto Álvarez Machain para determinar si el gobierno federal estadunidense tiene o no la capacidad de arrestar a criminales encausados bajo sus leyes o, en su caso, pedir a extranjeros que detengan por ellos a los presuntos criminales cuando están fuera de la jurisdicción del país del norte La demanda por daños y perjuicios que mantiene el médico mexicano Humberto Álvarez Machain contra el gobierno federal de Estados Unidos, podría resultar en una prohibición para que agentes federales estadunidenses arresten o pidan detener en otro país al presunto terrorista saudita Osama bin-Laden El magistrado supremo indicó que con base en el caso "Estados Unidos contra Álvarez Machain, 03-485 y Sosa contra Álvarez Machain, 03- 339", en la primavera de 2004 decidirá si los agentes federales estadunidenses pueden meterse (encubiertos) en otro país para arrestar a criminales y llevarlos ante la justicia de Estados Unidos Una acción de este tipo contra los agentes federales sería, al mismo tiempo, un fuerte golpe sobre la lucha internacional contra el terrorismo que lanzó el presidente George W Bush Álvarez Machain es el medico a quien la Agencia Federal Antidrogas (DEA), acusó de ser corresponsable en el secuestro, tortura y asesinato del agente antinarcóticos estadunidense Enrique Camarena Salazar, secuestrado en 1985 por el cártel del narcotráfico de Guadalajara que dirigía Rafael Caro Quintero Al médico mexicano la DEA lo acusó de inyectarle medicamentos a Camarena para que durante dos días consecutivos (previos a su ejecución) los narcotraficantes pudieran torturarlo para sacarle la información que había pasado a la Agencia Antinarcóticos sobre el accionar del cártel de Caro Quintero Con el encausamiento formal contra Álvarez Machain y ante los impedimentos jurisdiccionales que tenía con las autoridades mexicanas, la DEA determinó actuar por cuenta propia y de manera ilegal Así, en 1990 contrató a unos mexicanos, a quienes ofreció una recompensa para que detuvieran al médico y lo subieran a un avión especial para ser llevado a territorio estadunidense El asunto del cirujano mexicano secuestrado por la DEA en México causó muchos problemas a la relación bilateral, sin embargo, el detenido permaneció poco más de dos años en una prisión federal en el estado de California, antes de ser regresado a su país En 1992 un juez federal estadunidense calificó de "ilegal" el arresto del médico mexicano, por lo que éste fue liberado y por ello demandó a Estados Unidos por daños y perjuicios, buscando una compensación de 20 millones de dólares La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos enterró la demanda de Álvarez Machain, al determinar que su arresto no violó las reglas del Tratado de Extradición que existe entre los gobiernos de México y Estados Unidos, aunque los nueve magistrados estadunidenses decidirán en la primavera del próximo año si el doctor mexicano tendrá que ser compensado económicamente por el gobierno federal estadunidense y por los mexicanos contratados por la DEA para detenerlo, ya que pudo sufrir daños sicológicos José Francisco Sosa fue el mexicano contratado por la DEA para secuestrar a Álvarez Machain Sosa vive en Estados Unidos bajo el programa de protección de testigos, pero no está libre de ninguna demanda federal en su contra Theodore Olson, solicitor (abogado) general de Estados Unidos, dijo que cualquier acción de la Corte Suprema para impedir los arrestos en el extranjero de criminales encausados en territorio estadunidense, podría ser un obstáculo para la guerra contra el terrorismo y que los únicos beneficiados serían criminales de la talla de Bin-Laden

Comentarios