Sale de Cerro Hueco el líder de la Unión Francisco Villa

sábado, 8 de febrero de 2003
Tuxtla Gutiérrez, Chis , (apro)- Seis años después, Amado Gálvez Gómez, líder de la otrora Unión Campesina Popular Francisco Villa (UCPFV) quedó libre, pero con un coraje contenido por la injusticia que, según él, se cometió en su contra En su situación previa hay más de 200 indígenas y campesinos presos, que demandan tierra, respeto a sus derechos, justicia para todos No fueron seis días ni seis semanas, fueron seis largos años que se le hicieron “eternos” en esa prisión, dice en entrevista Amado, un joven campesino de 30 años que fue capturado en Piedra Blanca, municipio de La Concordia, una comunidad de la Sierra Madre de Chiapas, el 5 de febrero de 1997 Dice que si bien todos los campesinos poseen al menos un arma de menor calibre, “para sentirse más seguros”, en el momento en que fue capturado él no portaba ninguna, y que sólo fue capturado por estar “en una lista negra de señalados” como miembros de un grupo armado Argumenta que, posteriormente, los policías judiciales del estado y federales le ‘sembraron’ algunas armas de fuego de alto calibre, por lo que fue puesto a disposición de un juez federal que lo sentenció a seis años por portación ilegal de arma de fuego y delincuencia organizada Nada pudieron hacer sus compañeros que tenían temor de ser capturados al momento que fueran a visitarlo al penal, y nada hizo su abogado que sólo se llevó el dinero que le había adelantado para apelar el auto de formal prisión o su sentencia Ahí, donde todos los internos “aprenden a odiar a la gente”, él se guardó su coraje pero contra el gobierno, contra el aparato de justicia local y federal, pues en el tiempo que estuvo preso, desde 1997 hasta el miércoles pasado, vio cómo la población penitenciaria casi se triplicó de poco más de 600 internos a más de mil 800 actualmente Dice que en el penal de Cerro hueco, la corrupción, las drogas, el alcohol, es algo común; pero durante seis años vio cómo caían campesinos presos que luchan por la tierra o indígenas que apenas pueden hablar el español y ni siquiera saben de qué los acusan Y la población sigue creciendo cada día, por cada preso que sale de la cárcel, entran cinco internos más, dice Amado, quien menciona no haber dejado la prisión por la gracia del gobierno, sino por que cumplió su condena por un delito que dice no haber cometido Por su larga trayectoria como luchador social, se alió al grupo penitenciario zapatista La Voz de Cerro Hueco, pero por diferencias con los líderes del movimiento, fue excluido de las listas de presos rebeldes que lograron su libertad en los primeros meses del gobierno de Vicente Fox Ya fuera de prisión, en la puerta de salida, estaban varios de sus amigos exinternos del penal, miembros del Centro de Derechos Humanos Fray Pedro Lorenzo de la Nada, con sede en Ocosingo, y otros activistas de ONG prozapatistas Padre de dos niños, dice que en prisión recibía poco más de 500 pesos como apoyo económico, lo que denominan ‘socorro de ley’; ahí en la cárcel terminó su primaria y hasta la secundaria 07/02/03

Comentarios