La NASA: burocracia en manos de contratistas

domingo, 9 de febrero de 2003
Washington —El lunes 3 --dos días después de la tragedia del transborador Columbia--- el presidente de Estados Unidos, George W Bush, entregó al Congreso su proyecto de presupuesto para el año fiscal 2004, que comienza el 1 de octubre próximo y en el que incluyó un aumento de los fondos para la National Aeronautics and Space Administration (NASA) Algunos congresistas adelantaron que son favorables a revisar los números y considerar una adición de fondos para mejorar la seguridad de los proyectos de la agencia Así, a pesar de las voces críticas que se levantaron sobre la seguridad y las ambiciones de la agencia espacial tras el estallido del transbordador con sus siete tripulantes a bordo, la Casa Blanca confirmó que se mantendrá el alza el presupuesto Éste se destina a pagar a varios contratistas que casualmente figuran en la mayoría de las licitaciones militares, y a sostener económicamente su infraestructura y cuarteles, los dos principales de ellos (Houston y Cabo Cañaveral) ubicados en Texas y Florida, dos feudos del clan Bush La explosión del Columbia dejó al país conmovido y entristecido por la suerte de sus tripulantes, todos ellos señalados como destacados científicos y técnicos que llevaron a cabo una exitosa misión de 16 días de experimentos fuera de la atmósfera terrestre El lunes 3, las banderas de los edificios públicos y privados amanecieron a media asta Pero la preocupación de muchos no coincidía con la tristeza de la mayoría En los pasillos de las corporaciones relacionadas con la industria espacial y las inversiones federales a través de la NASA, el clima era --y es-- de preocupación por el futuro Aun cuando Bush dispuso de un presupuesto de 15 mil 500 millones de dólares para la agencia espacial (un 3 por ciento superior al del 2003 y con un alza del 47 por ciento para el proyecto del transbordador), algunos nubarrones podrían oscurecer las expectativas de negocios de gigantes como Boeing o Lockheed Martin, esta última responsable de la construcción del tanque de combustible externo, la parte del transbordador donde --según las primeras hipótesis-- habría ocurrido el desperfecto que derivó en la tragedia Lockheed Martin y Boeing llegaron hace años a un acuerdo para usufructuar de manera conjunta el negocio de la exploración espacial, constituyendo una empresa denominada United Space Alliance (USA), con base en Houston, que en 1996 recibió de manos de la NASA el encargo de manejar prácticamente por completo el proyecto del transbordador espacial Tan grande es la compenetración de la USA en este proyecto que la empresa tiene actualmente en marcha un programa de un año para mejorar la seguridad de los vuelos del transbordador Aunque a la luz de la tragedia del sábado suene irónico, en octubre del 2001 Boeing y Lockheed pusieron en marcha el Space Flight Awareness, un programa para comprometer a los empleados en el conocimiento sobre las necesidades de seguridad y “la importancia de su papel en los vuelos espaciales tripulados por seres humanos” “La seguridad en los vuelos es nuestra prioridad número uno en todo lo que hacemos en el espacio”, afirmó entonces Mike Mott, vicepresidente de Boeing NASA Systems El primer contrato de seis años de la empresa conjunta con el gobierno estadounidense fue de unos 9 mil millones de dólares La renovación se concretó por otros dos años, por un monto de 2 mil 900 millones de dólares para Lockheed, Boeing y sus alrededor de 120 subcontratistas EN LOS FEUDOS DE LOS BUSH Quienes critican a la NASA recuerdan además que nueve de cada diez dólares que gasta la agencia espacial van a parar a manos de sus contratistas Paradójicamente, algunos especialistas señalaron una presunta falta de coordinación y de dinero detrás de los problemas de seguridad de la NASA “Claramente, los fondos para la NASA vienen siendo muy estrechos”, dijo el lunes el diputado demócrata Steny Hoyer después de una reunión con el administrador de la agencia, Sean O’Keefe “Tenemos la esperanza de que no descubriremos que la falta de fondos fue la causa del accidente”, agregó Sin embargo, organizaciones que critican las operaciones de la agencia espacial se preguntan cómo es posible que la NASA gaste un promedio de 500 millones de dólares en los lanzamientos de los transbordadores cuando los rusos, por ejemplo, lo hacen con presupuestos mucho menores

Comentarios