Intensa, la segunda fase de bombardeos en Bagdad

jueves, 20 de marzo de 2003
* Más de 40 países apoyan ahora nuestros esfuerzos, dice Bush Washington - Pese a la condena de gran parte de la comunidad internacional, Estados Unidos inició este jueves la segunda etapa de ataques militares a Irak para alcanzar en el tiempo más corto posible el objetivo principal de la guerra: eliminar a Saddam Hussein "Tenemos confianza en que podremos lograr nuestros objetivos", declaró el presidente estadunidense, George W Bush, al concluir una reunión en la Casa Blanca con los miembros de su gabinete para hacer una revisión a la situación de la guerra Los ataques militares a Irak se intensificaron frente a la magnitud de los primeros con los que dio inicio la guerra Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, lo anticipó en el Pentágono; "están contados los días de Saddam Hussein" Como en 1991 durante la primera Guerra del Golfo Pérsico, las diferentes cadenas de la televisión estadunidense, abierta y por cable, transmitieron en vivo las imágenes del ataque Se apreciaba el sonido de estruendosas explosiones, luces de colores como fuegos artificiales iluminando a la capital iraquí, que despertó en la noche por los golpes, edificios destruidos, pero ni una sola víctima Muy temprano en la mañana de este jueves Bush recibió el informe de Rumsfeld, y el general Richard Myers, jefe del Estado Mayor Conjunto, en el que le especificaron la táctica y los objetivos del segundo día de ataques a Irak Ari Fleischer, vocero del presidente de Estados Unidos, se negó a hablar sobre el resultado de los primeros ataques con los que inició la nueva confrontación con Irak Sostuvo que era tarea del Pentágono informar si los 40 misiles crucero de la clase Tomahawk habían logrado eliminar a Hussein Sin embargo, Fleischer indirectamente confirmó que el líder iraquí se escapó del fuego lanzado desde cuatro buques de guerra, dos destructores de la Marina, un submarino y dos aviones bombarderos Stealth F-117A "Le queda la opción de salirse (al exilio)", acotó Además de los bombardeos contra objetivos militares iraquíes en la ciudad de Bagdad, las unidades militares de las baterías de misiles Patriota del ejército estadunidense se enfrascaron en un enfrentamiento con los soldados iraquíes en la frontera sur de ese país; al norte de Kuwait El Pentágono confirmó que se lanzaron por lo menos 70 misiles Patriota para contrarrestar los ataques con misiles Scud de Irak contra Kuwait, y que se habían dado "algunos encuentros" militares en tierra entre las tropas de los dos países En otro acto de arrogancia, Bush declaró que había llamado a la Casa Blanca a los miembros de su gabinete para "revisar nuestras estrategias para hacer un mundo más pacifico, para hacer más seguro a nuestro país y más próspera y saludable" la vida de los estadunidenses El mandatario evitó hacer comentarios específicos de la operación militar bautizada como "Liberación de Irak" Rumsfeld en un tono de política imperialista, en referencia a la nueva guerra contra Irak afirmó que "lo que seguirá no será una repetición de otros conflictos Será una fuerza con un alcance y una magnitud que irá más allá de lo que vimos antes" Como parte de la campaña de la propaganda de la guerra y para minimizar a las críticas anti-bélicas, el secretario de Defensa desmintió los reportes procedentes de Bagdad, asegurando que las tropas de Hussein habían derribado un helicóptero estadunidense; "accidente", aclaró Bush durmió tranquilo, de acuerdo al reporte de Fleischer, y aunque se levantó temprano para analizar la situación, se dio tiempo para agradecer a los jefes de Estado y de Gobierno de los países que apoyan la guerra contra Irak "Más de 40 países ahora apoyan nuestros esfuerzos, estamos agradecidos por la determinación, apreciamos su visión y le damos la bienvenida a su apoyo", declaró Bush sin aceptar una sola pregunta por parte de la prensa Su vocero intentó ser más profundo que Bush con respecto a las naciones que los apoyan; "mil 800 millones de personas están representadas en la coalición de la buena voluntad", añadió El Pentágono advirtió que en la segunda fase de la guerra contra Irak, sus fuerzas aún se estaban reservando el uso de sus armas más sofisticadas para intensificar los bombardeos y acabar con Hussein, sin tomar en cuenta a las víctimas inocentes que corren el gran riesgo de perder la vida 20/03/03

Comentarios