Se ha identificado a ejecutores de Digna Ochoa, asegura su hermano

jueves, 6 de marzo de 2003
Jalapa, Ver (apro)- A año y medio del asesinato de Digna Ochoa y Plácido, las investigaciones a cargo de la fiscal especial Margarita Guerra continúan estancadas, y todo indica que concluirá en la hipótesis del “suicidio”, aun cuando “hay un testigo que conoce los nombres de los sicarios que fueron contratados por quien ordenó que la mataran”, subrayó Jesús, hermano mayor de la defensora de derechos humanos Para localizar a este testigo, cuyo nombre se reserva por razones obvias, Jesús Ochoa y uno de sus abogados se trasladaron al estado de Guerrero y, a través de algunos contactos, cinco meses después pudieron encontrarlo Platicaron con él y finalmente lo convencieron para que se presentará a la fiscalía especial a declarar, lo que ocurrió el 4 y 6 de febrero Su nombre, refirió, “aparece en autos desde 2001” A pesar de que el testigo ya estaba registrado dentro del expediente penal, subrayó que a más de un año de la muerte de Digna Ochoa, ocurrida el 19 de octubre del 2001, ni la fiscalía especial ni la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF), “lo citaron a declarar” y, mucho menos “lo pudieron contactar” En cambio, acotó, “nosotros sí pudimos localizarlo y convencerlo para que se presentara a declarar sobre el caso” Sin embargo, se quejó de que desgraciadamente la fiscalía especial solamente se abocó a preguntarle: ‘cómo es que nos contactó a nosotros, cómo se trasladó de Acapulco a la ciudad de México y quién le dio para el pasaje’ Y de lo que realmente sabe el testigo en torno al asesinato de Digna, aseguró, “no le preguntaron absolutamente nada” Y es que, de acuerdo con las propias investigaciones realizadas por los familiares de Digna Ochoa, el origen del crimen de la defensora de los derechos humanos “se concentra en el estado de Guerrero”, y precisamente tiene relación con el recorrido que un mes antes de su muerte realizara por la sierra de Petatlán De esto, subraya Jesús, “estamos completamente seguros” Para los abogados y familiares de la abogada veracruzana asesinada, las líneas de investigación se deben centrar en elementos del Ejército Mexicano, y sobre el cacique Rogaciano Alba Alvarez Empero, asegura, “es la hora que la fiscalía especial no ha ido a Guerrero ni ha investigado absolutamente nada” Es más, enfatiza, “tenemos la seguridad de que los asesinos tanto materiales como intelectuales provienen de Guerrero” Esto porque, afirma, “tenemos identificadas y ubicadas a dos personas que participaron en el asesinato” Incluso, sostiene, “tenemos identificado al autor intelectual”, es decir, explica, “a la persona que contrató a los sicarios para que asesinaron a mi hermana” Aunque también se reserva los nombres de los supuestos asesinos, señala que todo esto ya lo ha declarado en las diversas diligencias que ha sostenido ante la fiscalía especial y ante la PGJDF Por ello niega que la familia Ochoa y Plácido, junto con sus abogados encabezados por Bárbara Zamora, “estemos obstruyendo la investigación” Y si el titular de la PGJDF, Bernardo Batís, y la fiscal especial Margarita Guerra continúan con sus aseveraciones de que la familia Ochoa y Plácido está obstruyendo las investigaciones sobre el caso Digna, advierte, “nosotros vamos a exhibir públicamente la serie de artimañas que han venido elaborando con tal de que el suicidio sea la solución de este crimen” --Esta persona, ¿fue testigo o participó en el crimen de Digna Ochoa? --se le preguntó a Jesús en entrevista antes de partir hacia el Distrito Federal, donde dará una conferencia de prensa --A esta persona precisamente los criminales le confesaron haber participado en el asesinato de Digna, toda vez que a él lo contrataron para que matara a otra persona de los mismos sicarios contratados para cometer este crimen Ellos estuvieron en la ciudad de México dos semanas, y uno de los sicarios se desesperó porque les habían dicho que harían el ‘trabajo’ en unos cuantos días; como no pasó nada decidió regresarse a Guerrero Fue en esta entidad, explicó, “en donde contactaron a este amigo (el testigo), para que asesinara a esa persona que se había regresado antes de cometer el crimen de Digna Ochoa, incluso con la pistola que le habían dado y 5 mil pesos que le dieron para gastos” Es decir, agregó que uno de los sicarios contratados para cometer el crimen de la defensora de derechos humanos sería ejecutado posteriormente --¿Ese testigo que menciona tiene toda esa información? --se le preguntó a Jesús Ochoa —El tiene toda esa información y creo que son elementos bastante importantes que la PGJDF no contempla en sus investigaciones, ni obra en autos del expediente y tampoco se ve que le interese conseguir esa información De hecho, refirió que el testigo “tiene miedo, es perseguido y fue amenazado por la gente que le ofreció trabajo para matar a uno de los asesinos”, sobre todo, precisó, “porque a él le dieron información muy importante” Por lo que, en estos momentos, “prácticamente está huyendo” Si en la actualidad el titular de la PGJDF dice que la familia Ochoa y Plácido está obstruyendo las investigaciones, menciona, “seguramente se refiere al testigo que llevamos” Consideró que Bátiz se está contradiciendo, porque además de que “estamos haciendo el trabajo que deberían hacer ellos, estamos exponiendo nuestras vidas al ir hasta Guerrero, y señalar públicamente a ciertas personas” A seis meses de que Margarita Guerrero asumió el encargo de la Fiscalía Especial, dijo, “ni una sola vez ha ido a Guerrero” En cambio, ya casi viven en Veracruz, acusó, “porque han investigado todos los antecedentes de la familia Ochoa”, cuyos miembros son los más interesados en que se esclarezca el crimen de Digna Lo que es cierto, subrayó, “es que ellos han demostrado poco interés para investigar el caso” 05/03/03

Comentarios