Sacerdotes son enviados a conocer vida nocturna italiana

lunes, 5 de mayo de 2003
“Sin prejuicios, solamente con las ganas de comprender”, 28 sacerdotes católicos visitarán durante los fines de semana las discotecas y centros nocturnos en Italia para acercarse a este ambiente y comprendan cómo funcionan estos lugares La idea de que los clérigos visiten las discotecas, surgió del simposio “Donde hay música”, organizado por la Conferencia Episcopal Italiana para analizar el éxito de “M’interessi” (Me interesas), un centro de reunión donde se baila, pero no se bebe alcohol, ni se fuma, relata el párroco de la diócesis de Lodi, Emanuele Brustai, que asegura que con esta discoteca-oratorio, “los padres de familia se sienten tranquilos, los hijos están contentos” De acuerdo con Brustai, a quien se le conoce como “Don Discoteca”, el éxito del nuevo centro nocturno es tal que el Servicio Nacional de la Pastoral Juvenil de la CEI, encomendó a los 28 sacerdotes o “delegados apostólicos” que vayan a estos centros de diversión para que comprendan cómo funcionan Los religiosos se han enfocado en la localidad de Rimini, reconocida por sus discotecas y los excesos que ahí tienen lugar Su misión requiere de la presencia “en el campo”, o sea, en los mismos centros nocturnos donde los sacerdotes se han encontrado con las “cubistas”, bailarinas con poca ropa que ahí laboran Algunas de las discotecas visitadas son “Prince” y “Cocoricó” Ésta última es recordada por las autoridades como la más famosa de Italia por sus “dark rooms” o cuartos oscuros Para Brustai, la iniciativa es legítima, porque pondera el diálogo antes que la crítica Por otro lado –abundó--, se requiere “llevar la iglesia a la gente para que la gente vaya después a la iglesia” 05/05/03

Comentarios