Niega Arizmendi que obispos ambicionen poder político o económico

sábado, 28 de junio de 2003
Tuxtla Gutiérrez, Chis (apro)- Las autoridades, los partidos, sus candidatos y los “enemigos de la Iglesia”, no deben temer porque no van a encontrar entre los obispos de México la “competencia por el poder”, asegura el titular de la Diócesis de San Cristóbal de Las Casas, Felipe Arizmendi Esquivel En su homilía del próximo domingo y que adelantó hoy a los medios de comunicación, Arizmendi Esquivel dice que los obispos “no ambicionan el poder político, social o económico”, ya que, dijo, son continuadores de la misión de los apóstoles “Por tanto, que no teman las autoridades, los partidos, sus candidatos y los enemigos de la Iglesia En nosotros no van a encontrar competencia por el poder Debemos predicar el Evangelio a todos, incluso a los políticos, sobre todo a los creyentes en Cristo, para que vivan su fe cristiana también en la política”, señala el prelado sucesor del obispo emérito Samuel Ruiz García Menciona en su texto que los políticos cristianos son los que deberían llevar la delantera en la construcción de la democracia, de la justicia y de la paz, promoviendo la unidad, dentro de la pluralidad Agrega que si los obispos se dirigen a sus comunidades para invitarles a participar con su voto en las próximas elecciones y si les piden que tengan presentes los mandamientos de la ley de Dios a la hora de votar, “es para evitar que se hagan corresponsables de una degradación de la sociedad mexicana”, pero que ello no significa que intenten adquirir poder político “Si tuviéramos esa ambición, desde hace tiempo habríamos renunciado a nuestra vocación Nuestra misión es continuar la tarea que nos confió Jesucristo, de predicar y celebrar el amor de Dios, para que se viva conforme al Evangelio, también en la política”, dijo el obispo Arizmendi apunta que los obispos tampoco son dueños de las diócesis, y no las pueden presidir guiados sólo por sus ideas personales Su misión, añadió, es servir de puente de comunión entre la Iglesia local, las demás iglesias católicas y quien preside la Iglesia universal Pide, además, orar para que la jornada electoral del próximo domingo 6 de julio transcurra en paz y en serenidad, para que los ciudadanos sean conscientes de su responsabilidad al votar, y se derrote al abstencionismo Sostiene que espera que los elegidos sean legisladores que no se sirvan de su puesto para otros intereses menos dignos, sino que elaboren las leyes que el país requiere para una vida digna para todos, en particular para los pobres, los campesinos, los migrantes, los indígenas, las mujeres, los trabajadores “y los niños no nacidos” “Sobre todo, que también sean sensibles a la necesidad de avanzar en una legislación más respetuosa del derecho a la libertad religiosa Y que sean humildes y sencillos servidores de la comunidad”, concluye 27/06/03

Comentarios